Abascal, el hombre del año

Abascal, el hombre del año

Rafael Sánchez Ferlosio, q.e.p.d., tuvo talento suficiente para ganar los premios Nadal, Cervantes y de la Critica. Apellidarse Sánchez no le vincula con el grotesco maniquí que se enroca en La Moncloa y al que la cultura le produce urticaria. Sánchez Ferlosio nació en Roma y vivió como un sabio, nutriéndose de libros. Pedro Sánchez nació idiota, sufre constantes recaídas y prefiere vivir en las nubes. Vaya mi homenaje a un lúcido escritor que nos legó sentencias demoledoras: “Todos los nacionalismos son ridículos, y el más ridículo es el catalán”. Ahora se entiende porqué el okupa pacta con catalufos, le va lo estrafalario, meterle caña al Falcon, su juguete más exótico. Le pone perpetuarse en palacio, pues no tiene otra cosa que hacer.

Continuemos con los intelectuales, que los cenutrios no aportan sino ruina. Fernando Sánchez Dragó (y van 3 Sánchez, 2 superdotados + el torpe), presentó en “Es la mañana de Federico”, su último libro: “Santiago Abascal, España vertebrada” (Ed. Planeta), 72 horas de conversaciones con el líder de Vox. Aunque la idea primigenia del autor fuera reunir al hombre del año, Abascal, con eruditos de la talla de Escohotado o Savater, también fue convocado otro político de moda, Rivera, líder de C´s. Pero éste se rajó, para no toparse con el de VOX. El lince no se anima a vérselas con el toro. Desde que anda envolviendo en idilio a la guapa gitana Malú y su voz de cruda miel, parece ido y comete insensateces. Rivera, no desprecies tanto a Abascal, porque acabará dándote sopas con honda.

Tezanos, esbirro de Sánchez que vicia las encuestas del CIS según le exige su amo, no dio una en el clavo en las elecciones andaluzas, lo cual nos hace colegir que sus corruptas predicciones sobre al 28-A también son filfa. Nada se opone a que pensemos que va a ocurrir lo mismo de entonces, donde arrasó lo insólito y se produjo la primera gran victoria de Abascal, al sacar de la junta a los ladrones del sur, victoria a la que seguirán otras muchas. No deje de leer a Dragó en “España vertebrada”, y convénzase. El toro Abascal despachó a la gansa Díaz y al cisne Sánchez de una sola embestida y, una vez desplumados, los mandó a hacer el ridículo, profesión a la que aún se aferra el pelele en funciones. Pues Susana está de baja debido a tremenda depresión.

Intuir, según duchos en analítica, consiste en operar sin datos. Al ser intuitivo, antes que racional, creo más en lo que dicta el corazón que en esas encuestas elaboradas por tipos de baja calaña como Tezanos. Si hubo sorpresa el 2-D, ¿por qué no ha de haberla el 28-A? De su voto a quienes nunca traicionarán a España, y se llevará una alegría.

Lo último en Opinión