Cataluña

La tensión interna empuja Torra a una crisis de gobierno en los próximos días

Miquel Buch Quim Torra
Quim Torra abraza a Miquel Buch en su toma de posesión como consejero de Interior. (Foto: EFE)

Uno de los afectados es Miquel Buch, actual consejero del Interior, al que le podría acompañar otro consejero del PDeCAT tras hacerlo ya Elsa Artadi, Laura Borràs y Ernest Maragall.

La tensión dentro del Govern es insostenible. Muchos de los ‘consellers’ prácticamente no se hablan entre ellos y el presidente, Quim Torra, sigue instalado en la radicalidad y la obediencia de las órdenes que le llegan desde Waterloo (Bélgica). Tal es la situación, tras otro consejo ejecutivo movido -el de este martes- que Torra se dispone a crear una crisis de gobierno que afectaría a dos consejeros actuales.

En concreto abandonarían sus carteras el consejero del Interior, Miquel Buch y otro de los tres consejeros del PDeCAT, probablemente Damià Calvet o Jordi Puigneró. A estas bajas del ‘Govern efectiu’, cuando aún no se ha cumplido un año de su toma de posesión, hay que sumar también las de Elsa Artadi, Laura Borràs y Ernest Maragall, que ya han abandonado el barco anteriormente.

Buch, que mantiene muy mala relación con Quim Torra por intentar mantener a los Mossos dentro la legalidad, abandonaría la política institucional para centrarse en la orgánica, cogiendo el timón de la relación entre el Partit Demòcrata Europeu Català, Junts per Catalunya y La Crida. Al ex alcalde de Premià de Mar se le crearía un cargo similar al de un coordinador de organización, para que estabilice la relación entre las tres formaciones que, es muy tensa.

Su figura ha estado cuestionada desde el primer minuto, a raíz de varios dispositivos de los Mossos de Escuadra que han provocado la reprobación por parte de la CUP, socios prioritarios del Govern. Además, la actitud de Buch -que en los últimos días ha mandado a la policía autonómica a retirar lazos- tampoco es del agrado de todos ni en el PDeCAT ni en Esquerra Republicana. Miquel Buch sería sustituido por su número dos, Brauli Duart.

Los cambios, de producirse, se harán a pocos meses para que Quim Torra disuelva el Parlament y convoque elecciones anticipadas para después del verano. El jefe del ejecutivo catalán está “cansado y aburrido”, dicen colaboradores cercanos a él, y quiere abandonar el cargo lo antes posible. La sentencia del juicio, según varios dirigentes independentistas, será también la sentencia de un Govern que no ha hecho nada durante estos meses.

Lo último en Noticias