Rivas Vaciamadrid

El policía de Rivas suspendido por pedir EPIS multó en 2012 al concejal de IU que lo ha sancionado

OKDIARIO ha tenido acceso al correo íntegro que ha supuesto la una sanción que supera a otras por casos de torturas policiales.

El policía de Rivas suspendido por pedir EPIS multó en 2012 al concejal de IU que lo ha sancionado
montaje-concejal-IU-interior

Un oficial de la Policía local del municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid ha sido suspendido de empleo y sueldo durante 3 años y 4 meses por escribir un correo electrónico a los empleados del ayuntamiento denunciando, en marzo de 2020, que el gobierno municipal, ostentado por Izquierda Unida, no estaba por la labor de dotar de Equipos de Protección Individual (EPIs) a los agentes policiales del municipio. Ahora, OKDIARIO ha sabido que el concejal responsable de la sanción fue cazado dos veces por este mismo oficial de policía conduciendo bajo los efectos del alcohol y, más tarde, conduciendo sin carné porque se le había retirado.

Donde muchos ven una sanción exagerada otros creen que se ha cumplido una vendetta 8 años después y que un concejal de Izquierda Unida se ha despachado a base de bien con el policía suspendido que casi le costó su carrera política, pillándolo dos veces conduciendo bajo los efectos del alcohol y sin carné.

Pero empecemos por el principio. ¿Por qué un oficial de policía local decide mandar un correo electrónico denunciando el comportamiento del ayuntamiento de Izquierda Unida? Lo hizo tras leer parte de un documento, al que ha tenido acceso OKDIARIO, y del que es necesario destacar este fragmento. Desde el mes de febrero de 2020 son varios los cuerpos policiales que exigen medidas de protección contra el contagio de coronavirus. La respuesta del ayuntamiento de Rivas que leyó este oficial resulta vergonzante:

“Hemos solicitado mascarillas de protección. Y la respuesta ha sido que no nos van a dotar de mascarillas de protección, que no son necesarias y que no van a proceder a dotar a la Policía de esta medida de protección. Que no somos un grupo de riesgo y que no son necesarias. Entendemos que es difícil conseguir mascarillas y que hay escasez, pero recordamos que las pedimos el 15 de febrero y los deberes, tenían que haberse hecho con antelación. Sabemos que hay otras Policías Locales y otros servicios policiales, que están siendo dotados de ellas, además ya no es solo la protección individual, sino que entendemos que somos un servicio básico y debemos de minimizar al máximo los riesgos, para seguir dando el servicio correctamente. Además, hemos tenido que aguantar en este punto, que el Director de RRHH, diga literalmente “un Policía con la mascarilla, puede crear una sensación de alarma”.

Esto fue en marzo, justo en las fechas en las que entró en vigor el Estado de Alarma, con todo lo que ello conllevó, y lo anterior fue la causa del correo electrónico enviado por el policía suspendido. OKDIARIO tiene una copia íntegra de ese correo electrónico que le ha costado a este policía su trabajo durante 3 años y 4 meses. Recordamos aquí el plazo de la suspensión de empleo y sueldo para compararla con otras. En un expediente en el que un agente fue acusado de golpear a un detenido la sanción fue de 2 años de suspensión. ¿Por qué aquí, en el caso de la petición de mascarillas, es 15 meses más severa?, ¿qué puso el oficial de policía en su mail? Léanlo:

El mail completo

«Hola buenos días soy el oficial Arturo y hay que decir que la gestión municipal con el coronavirus y miembros de la policía local es penosa. Hay un gabinete de crisis que se ha tomado a cachondeo la solicitud por parte de los policías de equipos de protección individual, se reía una concejala y un director asignado a dedo, que desconoce la enfermedad y no está en la calle. Que sepan que los hospitales están colapsados, facultativos infectados ingresados, y los policías locales de Rivas, debe ser por el traje azul de superman que llevamos puesto, que les debe proteger, aun cuando los facultativos llevan trajes que les hace trabajar con dificultad. No se puede prohibir que los policías trabajen con mascarillas, y yo como mando no lo voy a prohibir, no pueden decir el comité de crisis que crea alarma social. Hable usted con los facultativos de hospitales a ver qué le dicen que por cierto han salido pidiendo que se queden en casa aprovecho para decir a los policías locales que estamos en la calle que no abandonan el barco salvo que estén enfermos. Es un momento difícil pero tenemos que estar en estos momentos difíciles aunque no nos quieran y nos pongan pegas (…) es momento para que los trabajadores que no sean esenciales se vayan a casa y se quedan allí. Este es un escrito desde la sinceridad de un trabajador municipal. En este momento muchos más necesitamos medios. Seguramente es un escrito que pueda conllevar alguna medida disciplinaria pero sinceramente la vida de los policías, funcionarios municipales y vecinos está por encima de siglas políticos y cargos y cargas».

“Gestión municipal penosa” y “gabinete de crisis que se ha tomado a cachondeo” la solicitud de EPIs. Estás son las expresiones que al policía suspendido le ha costado tan severisima sanción. Ojo que el jefe de policía niega que hubiera orden de no usar mascarillas. Entonces, ¿cómo puede acusar al oficial sancionado de insubordinación? ¿Acaso lo sanciona por desobedecer una orden que nunca se dio? De locos, una auténtica chapuza disciplinaria. Pero hay mucho más.

En el ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, según fuentes consultadas por OKDIARIO, hay una persona que acumula un llamativo número de cargos. Se trata de José Manuel Castro, 4º teniente de alcalde, coordinador del área de economía y Organización, concejal de Hacienda y Patrimonio, y concejal de Organización y Función Pública. Uno de los hombres de confianza del alcalde, de Izquierda Unida, igual que él, y el máximo responsable de que al oficial de policía autor del controvertido correo electrónico le cayera la del pulpo en forma de sanción. Pues bien, donde algunos ven una sanción justa, como el propio jefe de policía, nombrado a dedo por el alcalde, otros ven más, mucho más. ¿Dónde estaba José Manuel Castro en el año 2012? En un momento dado estaba conduciendo su coche triplicando la tasa de alcohol permitida, lo que le costó la retirada del carné de conducir. ¿Y dónde estaba meses después de ese episodio? Conduciendo de nuevo por Rivas pero sin carné. Poco después dimitió “por motivos personales”. ¿Y dónde estaba el oficial de policía suspendido que escribió el mail? Parando al concejal una vez con dos copas de más y la otra sin carné.

Aún así el alcalde de Rivas no ha visto problema alguno en que su concejal, al que rescató en las elecciones de 2018, sea quien instruya el expediente contra el policía que casi le hace salir para siempre de la actividad política. No, no parece muy higiénico, de hecho, por menos de eso se recusan a jueces. Sin embargo, en el gobierno de Izquierda Unida de Rivas todo esto les parece de los más normal y llegan a denunciar ser víctimas de una persecución. El oficial sancionado llevará su suspensión a los tribunales y seguro que no se olvida de comentar tan curiosos precedentes. Solo pretende seguir trabajando porque de consolidarse el castigo no cobrará ni podrá trabajar en nada hasta 2024. Por no tener no tendrá derecho ni a paro. Leyendo el mail que mandó es difícil defender que el ayuntamiento de Rivas, su alcalde, el concejal y el jefe de policía hayan velado mucho por su trabajador y por los ciudadanos del municipio. Más bien han empleado su tiempo en castigar el desaire de que todos sepan lo que opinaban ellos sobre proteger a los suyos en el momento más duro de la pandemia.

Lo último en España

Últimas noticias