OKDIARIO les tiende una trampa y el investigador canta 'La Traviata'

Risto, cazado: contrata a un detective "para darle a Inda una hostia definitiva"

Risto Mejide, cazado por OKDIARIO. En su obsesión por denigrar a Eduardo Inda contrató a un detective privado para investigar su vida privada y aflorar “sus asuntos sucios”. Sin embargo, el presentador de Todo es Mentira de Cuatro cayó en su propia trampa: un reportero de OKDIARIO logró infiltrarse en la trama conspiratoria del presentador de La Fábrica de la Tele y ha desenmascarado el operativo. Éste es el resultado.

El periodista de investigación logró convencer al detective valenciano Juan de Dios Vargas, que había realizado varias gestiones en Madrid para obtener información sobre Inda, de que había sido despedido de OKDIARIO y, por despecho, estaba dispuesto a desvelarle las intimidades del director del periódico. El investigador privado le reconoció que había sido contratado por Mejide, entre otras cosas, "para darle a Inda una hostia definitiva", como queda reflejado en la grabación registrada por OKDIARIO. 

El detective, con una larga experiencia en el sector de la investigación privada y en programas de televisión de crónica negra, picó el anzuelo y durante más de dos meses intentó manipular al reportero, en nombre de Mejide, para que le facilitara información sobre Inda.

Lo que desconocía era que todos sus encuentros estaban siendo grabados y que los datos que creía que atesoraba eran totalmente falsos. Previamente, la dirección de OKDIARIO había ilustrado a su periodista infiltrado para alimentar su condición de topo.

"Quiere humillar a Inda"

Este periódico dispone de los vídeos en los que el periodista relata los preparativos de la operación de infiltración. Las imágenes no dejan ningún margen de duda porque están grabadas sirviéndose de un programa de televisión en el que se puede apreciar la hora y la fecha. Siempre, antes del día del encuentro con el detective.

En las imágenes que reproducimos el detective desvela al periodista que Risto Mejide lo contrató el pasado mes de febrero para indagar en la vida privada del director de OKDIARIO, Eduardo Inda. En las entrevistas con el infiltrado del periódico el investigador privado aseguró en reiteradas ocasiones la inquina personal que Risto tiene contra Inda y su interés en “humillarle”.

El detective no se reprimía cuando le pedía información que fuera contraria a lo que Inda defendía en sus intervenciones televisivas: “Si tú criticas a determinada gente por determinadas conductas y tú haces lo mismo pues eso sería válido”.

El periodista de OKDIARIO, que se hizo pasar por un trabajador despedido por Inda para actuar como gancho y poder ofrecerse como colaborador al detective, se entrevistó por primera vez el pasado 8 de febrero para confirmar los planes de Risto. La iniciativa fue del propio periodista, que se enteró por una fuente que conocía el operativo de los planes del publicista catalán. Llamó al detective, a un móvil que le facilitaron sus fuentes, y acordó una cita. Tanto era el interés del investigador que se desplazó desde Valencia, donde reside y regenta la sociedad Código Uno SL, exclusivamente para la entrevista.

 

La reunión se llevó a cabo en la Cafetería Santander, ubicada en la Plaza de Santa Bárbara de Madrid, a las 11,45 y duró media hora. La entrevista era todo un montaje, el redactor grabó un vídeo antes de entrar a la cita relatando que todo iba a ser una farsa y detallando cómo iba a actuar de gancho.

Dos días antes del encuentro, tras recibir la llamada telefónica, el detective le mandó el siguiente mensaje: “Hola. ¿El viernes le va bien? Voy expresamente a verle. Dígame cuándo le va mejor y dónde. Yo voy en coche”. El detective, que reside en la ciudad del Turia, estaba dispuesto a conducir casi 400 kilómetros con el único interés de recabar información contra Inda en nombre de Risto Mejide, como confirmó varias veces durante la entrevista.

A las 11,27 del 8 de febrero, quince minutos antes de la cita, Juan de Dios Vargas avisó al periodista infiltrado de que ya se encontraba en la cafetería: “Estoy en la barra. Chaqueta azul y pantalón gris”. Cuando entró el reportero, el detective se encontraba leyendo el periódico frente a un plato con cuatro porras. Se estrecharon la mano y se trasladaron a una de las mesas del establecimiento, próxima a la cristalera que da a la calle Sagasta.

Antes, OKDIARIO ya había desplegado un equipo con cámaras tanto por el interior de la Cafetería Santander como en el exterior del establecimiento y en los aledaños de la plaza ubicada en Alonso Martínez. De esta manera, todos los planes de Risto contra Inda, narrados por el detective, quedarían grabados en imagen y sonido, como pueden descubrir nuestros lectores en los archivos que reproducimos.

Intentó comprar al redactor

El detective preguntó al infiltrado de OKDIARIO cómo había logrado averiguar que Risto había contratado sus servicios, para posteriormente confirmar que había sido así. El investigador preguntó al redactor cuántas personas trabajaban en el periódico, cómo accedían los directivos al edificio de la sede. Incluso, insinuó que ya había hecho guardia a las puertas de la redacción. Pero el objetivo de la reunión era encontrar alguna debilidad de Inda.

“Aquí sería importante tener algo que fuera contrario a lo que él predica. Si tú criticas a determinada gente por determinadas conductas y tú haces lo mismo pues eso sería válido. Por ejemplo todo el tema de si estás acusando a Podemos de financiación de Irán o de financiación de Venezuela, luego a lo mejor alguien también está detrás de él…”, se explayó el investigador privado.

Además, el detective contratado por Risto trató de comprar al redactor de OKDIARIO que actuaba como infiltrado prometiéndole un trabajo en el programa de Risto o en alguna de sus empresas. Todo a cambio de acceder a contar todo lo que sabía de Inda, incluidas sus fuentes informativas.

“Habría que hacerlo de forma que no fuese directo. En alguna de las empresas de Risto, en alguna productora… Eso no es difícil. En principio se te podría colocar. Yo tengo acceso directo a Risto. Y sabemos que su programa lo está centrando el 90% en darle a Eduardo”, insistió el detective.

Un detective perseverante

Al finalizar el encuentro, el infiltrado de OKDIARIO condujo al detective a una de las puertas de salida de la Cafetería Santander, donde se ubicaba estratégicamente un fotógrafo de este periódico para poder inmortalizar el encuentro. Ambos se despidieron y cada uno tomó un rumbo distinto: mientras el detective subió la calle Santa Engracia para dirigirse al parking donde tenía aparcado su vehículo, el infiltrado de OKDIARIO bajó por la calle Hortaleza para reunirse con el equipo del periódico y comprobar que todo había salido bien.

Risto, cazado: contrata a un detective
El detective contratado con Risto junto al infiltrado de OKDIARIO Alejandro Entrambasaguas en la puerta de la Cafetería Santander

Juan de Dios Vargas, el detective contratado por Risto, regenta desde 1992 un despacho de detectives privados. La sociedad con la que oferta sus servicios se llama Código Uno SL, está ubicada en la calle Vives de Liern de Valencia, y sólo cuenta con dos empleados. Según el Registro Mercantil, junto al detective contratado por Risto en la empresa también figuró como administradora solidaria Maria Isabel Martínez Chulvi hasta 2013.

Pero Juan de Dios no se conformó con la entrevista en Madrid para captar a quien creía iba a ser su topo en OKDIARIO. En los días siguientes siguió manteniendo el vínculo con el reportero a través de mensajes de Whatsapp. Entre esos mensajes, uno que avisaba de una segunda cita con Risto o alguien de su equipo, que finalmente nunca se llevó a cabo: “Posible reunión al más alto nivel el martes por la mañana. Falta cerrar flecos, lugar y hora”.

Otro de los mensajes que el detective contratado por Risto envió al infiltrado de OKDIARIO fue para trasladarle que sus gestiones con Todo es Mentira se encontraban en un estado bastante avanzado y que Risto estaba interesado en el material sucio contra Inda: “De momento hay interés en Madrid. En un par de horas hablaremos por teléfono para ver qué y cómo”.

La fábrica de la Tele

La productora quiere aclarar los siguientes puntos sobre esta información:

"La noticia aludía a la supuesta contratación de un detective privado por parte de Risto Mejide, a fin de que recabara información que pudiera perjudicar al Sr. Inda con objeto de difundirla posteriormente en el programa. Asimismo, se indicaba en la información que, a través de este detective, se había prometido un trabajo en el espacio televisivo Todo es mentira a un redactor de OKDIARIO a cambio de que desvelara los datos que conocerá del Sr Inda y de sus fuentes informativas.

Ante tales manifestaciones debe significarse que ninguna persona vinculada al programa Todo es mentira, incluido su presentador, ni ninguna otra persona que trabaje o preste servicios para La Fábrica de la Tele S.L., ha contratado los servicios de ningún detective privado, ni para que rastree los supuestos secretos inconfesables del Sr. Inda ni para ningún otro cometido. Mucho menos se ha contratado al Sr. Vargas, que es la persona que se menciona por el diario y cuya primera noticia sobre su identidad y existencia se tuvo a raíz de que contactara con el programa tras aparecer la información que ahora se rectifica.

Igualmente, y ante lo que se insinúa en la información, resulta por completo incierto que sea una práctica que La Fábrica de la Tele S.L. haya realizado o pueda efectuar en el futuro, la de contratar o prometer la contratación a periodistas descontentos con su situación profesional y, como contrapartida, exigirles que faciliten información sobre los medios para los que trabajan o sobre sus responsables".

Lo último en Investigación