La Policía evitó que los Mossos destruyeran pruebas de la fortuna oculta de los Pujol en Andorra

Pujol
El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol Soley y su mujer, Marta Ferrusola.
  • C. Cuesta y M.A Ruiz

Tan sólo 24 horas antes de que Carles Puigdemont declarara la independencia de Cataluña, los Mossos d’Esquadra intentaron destruir pruebas documentales sobre la fortuna que la familia Pujol ocultó en Andorra.

La Policía Nacional evitó el pasado 26 de octubre que los Mossos destruyeran en la incineradora de San Adriá del Besós (Barcelona) los documentos que portaban en tres furgones. Los agente de la Policía Autonómica, todavía bajo la dirección de Josep Lluís Trapero, se negaron inicialmente a entregar el material a la Policía y alegaron que se trataba de una operación rutinaria.

Tras escenas de tensión entre los miembros de ambos cuerpos, que se prolongaron durante casi tres horas, la Policía Nacional obtuvo una orden judicial para requisar todos los documentos: su análisis va a poner ahora en serios apuros a Trapero ante la Justicia.

Los viajes a Andorra con bolsas de billetes

Entre los papeles que los Mossos pretendían destruir hay un informe sobre la fortuna que el ex presidente Jordi Pujol Ferrusola y sus hijos ocultaron en Andorra durante más de dos décadas. La Policía Nacional intenta determinar ahora quién ordenó destruir estos documentos precisamente el 26 de octubre, pocas horas antes de que el Gobierno tomara el control de la Generalitat aplicando el artículo 155 de la Constitución.

La Policía evitó que los Mossos destruyeran pruebas de la fortuna oculta de los Pujol en Andorra

La Justicia comenzó a investigar la fortuna oculta de los Pujol después de que Victoria Álvarez revelara los viajes que había realizado a Andorra con su entonces novio, Jordi Pujol Ferrusola, portando bolsas llenas de billetes de 500.

El ex presidente de la Generalitat reconoció finalmente, en una declaración pública, el botín familiar oculto en Andorra pero aseguró que el dinero procedía de la herencia del abuelo Florenci. Según su explicación, el dinero se había multiplicado luego milagrosamente, gracias a la habilidad del primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola (hoy en la prisión de Soto del Real) para las inversiones.

Vaciaron las cajas de seguridad

La investigación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha echado por tierra, sin embargo, esta coartada. El análisis de los movimientos de las cuentas de Andorra demuestra que la familia Pujol llegó a ingresar más de 30 millones de euros en metálico entre 1990 y 2010. Buena parte del dinero procedería, presuntamente, del cobro de comisiones ilegales. Una actividad que va a llevar ahora a la cárcel a Oriol Pujol Ferrusola, quien ha confesado que cobró sobornos a cambio de amañar las concesiones de las ITV otorgadas por la Generalitat.

El primogénito Jordi Pujol Ferrusola era el encargado de repartir luego el dinero de las mordidas entre todos los hermanos y su madre, Marta Ferrusola, daba instrucciones al banco en Andorra usando el nombre de «la madre superiora». Cuando la Justicia comenzó a investigar estos fondos, el clan desvió el dinero a otros paraísos fiscales como Panamá y Belice.

El juez De la Mata también ha acreditado un viaje realizado a Andorra en marzo de 2016 por Marta Ferrusola y dos de sus hijas (Marta y Mireia) para «vaciar discretamente» las cajas de seguridad que tenían en una de las entidades bancarias. Según la investigación, la «madre superiora» y sus hijas llegaron al Principado a bordo de un helicóptero pilotado por un ciudadano francés, tal como ha informado OKDIARIO.

Lo último en Investigación

Últimas noticias