Mano derecha de Ignacio González en el Canal de Isabel II en Latinoamérica

El juez de Lezo fija una fianza de 100.000 euros para Rodríguez Sobrino

canal de isabel ii
Edmundo Rodríguez Sobrino, tras ser detenido por la Guardia Civil. (Foto: EFE)

El instructor del ‘caso Lezo’ en la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha fijado este viernes una fianza de 100.000 euros en metálico para el expresidente de Inassa y mano derecha de Ignacio González en los negocios del Canal de Isabel II en Sudamérica, Edmundo Rodríguez Sobrino.

Rodríguez Sobrino abandonará la prisión madrileña de Estremera donde se encuentra cuando abone el pago. El que fuera presidente de la filial colombina del Canal de Isabel II, Inassa, fue encarcelado tras estallar el caso Lezo el pasado 21 de abril.

El auto del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional considera "inexistente" el peligro de fuga que se apreció en su día respecto del investigado.

Valora igualmente que tampoco hay peligro de destrucción de pruebas, además de tener en cuenta la colaboración del empresario con la justicia al haber señalado la existencia de "activos patrimoniales que proceden indiciariamente de las arcas públicas procedentes de comisiones ilegales" que se habrían repartido los integrantes de la trama.

En los últimos meses, ha declarado ante el instructor del caso Lezo y la Fiscalía reconociendo "haber cobrado comisiones junto a González". De hecho, confesó el cobreo de 2,5 millones de dólares en la empresa de aguas madrileña y ha devuelto el dinero, que lo tenía oculto en Suiza y Panamá.

Por su parte, la defensa del expresidente madrileño negaba estas acusaciones y afirmaba que todo respondía a un "pacto alcanzado por Rodríguez Sobrino para evitar el encarcelamiento de su hija embarazada". Patricia Ana Rodríguez es abogada de profesión según los investigadores, presunta testaferro de su padre.

La Fiscalía colombiana localizó en un apartamento de la ciudad de Barranquilla, a nombre de la hija de Rodríguez Sobrino, 262.000 euros en billetes. Concretamente, el dinero estaba oculto en un zulo de la habitación principal de un lujoso apartamento en el 1803, del edificio Alto Prado, ubicado al norte de Barranquilla.

En otro auto, el juez García Castellón ha decidido archivar las acusaciones de presunto blanqueo de capitales contra el padre de Ignacio González, al considerar que "no existen indicios" del origen delictivo de los fondos utilizados para devolver los préstamos suscrito entre González y su padre de 91 años, Pablo González Liberal.

Lo último en Investigación