DILIGENCIAS P14783/2018: CASO TESTAFERROS

La Fiscalía de Ginebra también investiga a Álvaro de Orleans, testaferro de su primo el Rey Juan Carlos

(Vídeo: OKDIARIO)

El procurador de Ginebra, Yves Bertossa, también ha dirigido sus investigaciones hacia la figura de Álvaro de Orleans Borbón, el primo del Rey Juan Carlos. Para el fiscal suizo, el aristócrata sería otro de los testaferros en los negocios de Su Majestad (SM) fuera de España. Su nombre figura así mismo en los documentos que el Ministerio Público tiene en su poder sobre los movimientos financieros de los testaferros Arturo Fasana y Dante Canonica.

Álvaro de Orleans se vio obligado a comparecer ante el fiscal del “caso testaferros” el 10 de octubre de 2018. En su declaración ante Bertossa, se esforzó en demostrarle que cualquier patrimonio o cuenta bancaria que figurara a su nombre era sólo de su propiedad. Pero el procurador no quedó convencido de sus argumentos, sobre todo después de escuchar la versión de Corinna Sayn Wittgenstein.

OKDIARIO desveló este lunes que la Fiscalía helvética investiga desde hace más de 10 meses a varias personas que considera testaferros del Rey Juan Carlos. Muchas de esas pruebas se mantienen en secreto, bajo llave, en los archivadores del procurador de Ginebra.

Robin Rathmell, el abogado de Corinna Sayn Wittgenstein, en declaraciones a este periódico, se negó a entrar en el fondo de la investigación de la Fiscalía de Ginebra: “No podemos comentar nada relacionado con la investigación en curso en Ginebra dirigida por el fiscal Bertossa. Pero le puedo asegurar que todas las acusaciones falsas contra nuestra cliente serán finalmente rechazadas como infundadas”, manifestó.

El Ministerio Público de Ginebra, como ya es costumbre en lo tribunales suizos, optó por mantenerse en silencio sobre las revelaciones de OKDIARIO.

La investigación contra la trama ginebrina, calificada de momento como un supuesto delito de “blanqueo de dinero”, fue el detonante que obligó a Su Majestad a renunciar a su representación institucional en actos oficiales de la Corona.

El nombre de Álvaro de Orleans, el pariente de Don Juan Carlos, figura como investigado en las diligencias P14783/2018 del Ministerio Público de Ginebra junto a los fiduciarios Arturo Fasana y Dante Canonica. Y, al igual que los testaferros helvéticos, su declaración está recogida en la pieza judicial.

Mónaco: un enclave estratégico

El primo del Rey Juan Carlos negó ante Bertossa su condición de testaferro del monarca español y asumió ser el propietario de todas las sociedades, cuentas y fundaciones en las que figurara su nombre. Según su testimonio, el Rey Emérito de España nada tenía que ver con sus negocios.

Sin embargo, a pesar de su contundencia, el fiscal de Ginebra sigue investigando toda su estructura financiera porque las evidencias colocan a Álvaro de Orleans como uno de los hombres de paja del Rey Emérito.

Se da la circunstancia de que en todo este entramado financiero, además de Ginebra, sobresale Mónaco como uno de los enclaves estratégicos. Tanto Álvaro de Orleans como Dante Canonica disfrutan de domicilio fiscal en el Principado. El abogado suizo además mantiene parte de su estructura económica en territorio monegasco.

La ex compañera sentimental del Rey Juan Carlos, Corinna Sayn Wittgenstein, también posee su residencia fiscal en Mónaco, lugar donde el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desplegó un operativo para recuperar documentos privados de Don Juan Carlos, como denunció en su día la princesa alemana.

Álvaro Jaime de Orleans Borbón y Parodi Delfino, de 71 años, es un primo lejano del Rey Emérito, cuyos lazos familiares se remontan a mediados del siglo XIX. Vive en Montecarlo donde se casó en segundas nupcias, en 2007, con Antonella Rendina, una italiana 22 años más joven que él. El enlace pudo celebrarse tras divorciarse de Giovanna San Martino, sobrina carnal de la reina Paola de Bélgica.

Del matrimonio con Rendina, su segunda mujer, tuvo a su hija Eulalia de la que Don Juan Carlos es su padrino. El bautizo se celebró, en febrero de 2008, en Sanlúcar de Barrameda.

Las confesiones grabadas a Corinna

Las investigaciones del Ministerio Público de Ginebra contra Álvaro de Orleans arrancaron a raíz de las confesiones de la princesa Corinna, grabadas subrepticiamente en el verano de 2015 por el comisario José Villarejo, sin que la princesa alemana se percatara.

En la conversación en su domicilio londinense de Eaton Square, Corinna afirmaba que Álvaro de Orleans Borbón se aprovechaba de su residencia en Mónaco, una plaza considerada un paraíso fiscal en Europa, para ocultar los bienes del monarca. Los otros dos testaferros, con sede en Ginebra, como ya adelantó OKDIARIO, eran Arturo Fasana y Dante Canonica.

Corinna, la ex compañera sentimental del Rey Juan Carlos durante seis años, aseguraba a Villarejo en la cinta que Álvaro de Orleans había actuado de testaferro de Don Juan Carlos en inversiones y en la ocultación de propiedades: “Han puesto algunas cosas a nombre de su primo, que es Álvaro Orleans Borbón….. Las cuentas de bancos en Suiza se han puesto a su nombre….. Ahora están tratando que yo pase esas cosas a Álvaro a través de Dante (Canonica). Me están haciendo la guerra porque yo no quiero cometer un delito”, afirmaba la princesa alemana.

Corinna además aseguraba: “Es él (Álvaro de Orleans Borbón) quien paga hasta los vuelos a Los Ángeles. Esos vuelos privados salen de Torrejón, de la zona militar, para no estar controlados. Es una compañía inglesa que se llama Air Partner y salen de ahí con los aviones alquilados. Es él, Álvaro (De Orleans Borbón), quien los está pagando”.

La Fiscalía investiga si el primo septuagenario del ex monarca español utilizaba la cuenta “Soleado”, en el Credit Suisse (First Boston) de Ginebra, para garantizar la opacidad de las operaciones. La cuenta estaba gestionada por la sociedad de Fasana “Rhône Gestion”. En la misma cuenta, los agentes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) hallaron depósitos de dinero y movimientos millonarios de Correa, Crespo y otros investigados de la trama Gürtel.

Álvaro de Orleans conoció a Corinna en una de las tantas cacerías africanas que organizó hace años la princesa alemana. El noble, aunque no es un buen cazador, acompañaba en aquel viaje a su primo Don Juan Carlos.

Lo último en Investigación