Asuntos Internos entrega al juez una transcripción sesgada del diálogo entre Villarejo y Corinna según las cintas

La transcripción de la conversación entre Corinna y Villarejo en octubre de 2016 que los agentes de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) han entregado al juez de la Audiencia Nacional no se ajusta a la literalidad del diálogo. Las cintas en poder de OKDIARIO demuestran que los policías han traducido parte de los audios de una manera sesgada.

Los policías informan al juez Manuel García-Castellón: «Villarejo le recomienda chequear las llamadas y mensajes de la asistente para saber con quién habla o a quién escribe, pidiéndole que le facilite su número de teléfono en España». Pero ese chequeo en Inglaterra, en su inicio, lo iban a realizar otras personas y no Villarejo.

La transcripción real, como puede escucharse en la grabación que reproduce OKDIARIO, tiene otro contenido. La que toma la iniciativa es Corinna, que comenta: «Y este teléfono, fíjate, este teléfono, el inglés, el número inglés, está puesto a nombre de Noelia. Yo me he puesto en contacto inmediatamente con el ex del MI6 de nuestros abogados. He tenido una conferencia. Van a…».

Villarejo le responde: «Que te chequeen el tráfico».

Y la princesa alemana le aclara: «El domingo va a la finca y éstos van a comenzar a chequear todo lo que hace ella cuando no estoy».

Villarejo:  «A quién llama».

Corinna: «Sí, las llamadas. Si pone mensajes y todo».

Y es, a partir de ese momento, cuando el ex comisario le pregunta: «¿Y tiene teléfono español?».

Corinna le contesta: «Sí».

Villarejo le propone: «Pues dámelo y yo te lo chequeo en España, con quién llama, porque igual lo utiliza».

A Corinna le satisface el favor: «Perfecto. Es muy importante».

Durante la conversación, en ningún momento, Corinna propone a Villarejo un contrato para espiar a su asistenta y, mucho menos, con una prestación económica. Sólo en otro momento del encuentro, el ex comisario le comenta que tiene un equipo de abogados que le pueden ayudar en España.

Por otra parte, la frase «pueden hacer un buen negocio», referida por los agentes policiales en sus informes, tampoco guarda ninguna relación con la propuesta de ayuda de Villarejo en el asunto de la sirvienta de Corinna. OKDIARIO no ha encontrado esa frase en los cortes del diálogo sobre la falta de fidelidad de la colaboradora de Corinna, la española Noelia Muñoz.

Son algunas de las imprecisiones de los funcionarios policiales en un proceso en el que las cintas grabadas por Villarejo a Corinna, sin que ésta lo supiera, son la prueba principal para su imputación.

Una pieza archivada y reabierta

El juez afirma en su auto que la pieza Carol fue archivada el 7 de septiembre de 2018, pero que los oficios remitidos desde entonces por los agentes de la UAI han proporcionado a la causa «una nueva perspectiva no conocida al tiempo de dictarse el archivo, hasta el punto de motivar la revisión de la decisión decretada en su día». El último informe presentado por la UAI al juez está fechado el 30 de abril de 2020.

¿Y cuáles son esos nuevos indicios? La conversación que Villarejo grabó a Corinna en su viaje del 7 de octubre de 2016 a Londres. Las mismas cintas que OKDIARIO ha difundido en la última semana y que la Policía tiene en su poder desde que realizaron la redada contra Villarejo, en noviembre de 2017. Los archivos con las grabaciones formaban parte del material incautado a Villarejo y a su número dos Rafael Redondo.

El contenido de esos audios ha sido la base para reabrir la conocida como pieza 5 – ‘Carol’- y para imputar a Corinna y al ex presidente de Telefónica Juan Villalonga por los delitos de cohecho activo y pasivo. Todo ello, bajo la suposición de «un encargo inicial de Corinna Larsen a Villarejo» para que investigara en España a su asistenta nacida en Cantabria.

El empresario Juan Villalonga.
El empresario Juan Villalonga.

Se trata de la española Noelia Muñoz Gómez, que lleva trabajando para Corinna desde hace más de 12 años. Ella fue la que se encargó del cuidado de su hijo Alexander cuando sólo tenía tres años y llegó a mantener una buena relación con Juan Carlos I hasta el punto de que la invitó a comer en Madrid. Durante la conversación con Villarejo, Corinna se queja de que su colaboradora la ha podido traicionar ante el Rey Emérito y que está filtrando información a su jefe de Seguridad.

Las grabaciones, que han permanecido en un cajón durante casi tres años, fueron aportadas por la Policía al Juzgado Central de Instrucción número 6, el 31 de enero de 2019. Los archivos denominados ‘Corin 16.10.7’ y ‘16.10.7-a’, que corresponden a las grabaciones en el domicilio de Corinna y en el restaurante londinense Santini, son ahora reactivados después de que OKDIARIO las haya difundido.

Examinando la información que la Policía facilita al magistrado y una vez comparada con la transcripción de la cinta se puede deducir que los agentes de la UAI no muestran ningún respeto por la literalidad de los diálogos. «De la conversación mantenida entre Villarejo y la señora Larsen podemos destacar como que ésta le expone a aquel sus inquietudes respecto a una asistenta personal española, quien pudiera estar filtrando información referente a su vida privada. Villarejo le recomienda a Corinna chequear las llamadas y mensajes de la asistenta para saber con quién habla o a quién escribe, pidiéndole que le facilite su número de teléfono en España y afirmando que él se encarga de chequearlo en España, a lo que Corinna responde que perfecto, que eso es ‘muy importante’».

Recoge el magistrado en su auto judicial pero la conversación presenta otros matices que no son recogidos por los transcriptores de la Policía. Sobre todo, el motivo por el que Corinna se preocupa por los contactos de su criada. Está preocupada por los contactos que ha mantenido Noelia Muñoz con Vicente García Mochales, el jefe de Seguridad del Rey Emérito, y con el propio Juan Carlos I. Para Corinna su trabajadora hace de espía de Mochales y de Juan Carlos I.

Los servicios vendidos por Villarejo

La Policía así mismo informa al magistrado de que, mientras Corinna se queja de su asistenta, Villarejo «le vende sus servicios -a Corinna- explicando que tiene los mejores especialistas del mundo y que además la hará la ‘interface’, que eso no lo sabrá nadie». Y no es cierto. En ningún momento se puede relacionar esa supuesta propuesta con el tema de la criada. Y si existe tal afirmación sería en otra cinta o en el resto de las casi cuatro horas de grabación. O en algún otro documento que Asuntos Internos conserve del material incautado a Villarejo como: «Un archivo de audio de una grabación entre Rafael Redondo y Corinna Larsen de 1 h y 57 minutos y los documentos en formato Word: pequeñas notas Carol, nota apoderamiento, Carol o Carol2», según se recoge en el auto judicial.

El juez García Castellón, entrando en la Audiencia Nacional.
El juez García Castellón, entrando en la Audiencia Nacional.

En lo que sí aciertan los agentes es en la insistencia de Villarejo en ofrecerle a la princesa alemana sus servicios, pero ella en ningún momento de la conversación admite unas pautas contractuales. Las ofertas del ex comisario se mueven más en el campo de los favores.

Los policías confunden al magistrado con algunas de las observaciones sobre la entrevista en Londres, porque Manuel García-Castellón no dispone de las transcripciones de las cintas, como reconoce en una de sus disposiciones: «Oficiar a la Unidad Policial actuante para que proceda a la transcripción del archivo de audio registrado en los archivos denominados ‘Corin 16.10.7’ y ‘16.10.7-a’ localizados en el domicilio habitual de José Manuel Villarejo Pérez y que se aportaron en el oficio policial de 31 de enero de 2019».

Las cintas de Corinna forman parte del sumario desde el 16 de julio de 2018, aportadas a la causa por la UAI cinco días después de que las publicara OKDIARIO. Más tarde, como relata el juez en su auto, la Policía aportó las del segundo viaje, el 31 de enero de 2019. Desde entonces, el juez no ha dispuesto de una transcripción para poder entender cómo discurre el diálogo de Corinna y Villarejo cuando hablan de la asistenta.   

El juez mantiene en el auto que se ha producido «un posible encargo efectuado por Corinna a un funcionario en activo», pero cuando Villarejo trata con Corinna el asunto de su asistenta, en 7 de octubre de 2016, llevaba ya retirado del Cuerpo Nacional de Policía desde hacía tres meses. En la propia grabación queda acreditada tal condición de jubilado. Villarejo le dice a Corinna: «Me he retirado de la Policía pero sigo asesorando al Ministerio».

El ex comisario no le miente porque sigue ayudando a sus ex compañeros del Cuerpo Nacional de Policía, pero desde su despacho de la empresa Cenyt. Sobre todo, coopera con ellos en asuntos relacionados con el yihadismo, del que conserva varias fuentes, y en casos relacionados con la corrupción política, pero Villarejo exagera cuando utiliza la categoría de asesor del Ministerio.

El magistrado, a partir de los informes presentados por la Unidad de Asuntos Internos mantiene que la reapertura de la pieza 5, conocida por el nombre ‘Carol’, «se dirige al esclarecimiento de la posible existencia de un encargo por parte de la señora Larsen al señor Villarejo, encargo que vendría referido a la obtención en España de unos datos correspondientes a una persona de nacionalidad española, así como recabar todas las circunstancias  que pudieran rodear este hecho, sin perjuicio de que ello nos pueda llevar a otro tipo de infracciones, conforme al carácter dinámico de la investigación».

Lo último en Investigación

Últimas noticias