Más de 100 muertos en Nigeria en el peor ataque terrorista del año

  • Diego Urteaga | atalayar.com

Al menos 110 personas fueron asesinadas el sábado en Koshobe, cerca de Maiduguri, la capital del estado de Borno, al noroeste de Nigeria. Naciones Unidas emitía un comunicado a través de Edward Kallon, el coordinador humanitario de la ONU en Nigeria, en el que anunciaba que “hombres armados realizaron un ataque contra los civiles que trabajaban en los campos de arroz de Koshobe, causando al menos 110 muertos y otros tantos heridos”. Este ataque es el más mortífero en lo que va de 2020 en Nigeria, que sufre la lacra del terrorismo en esta región especialmente desde 2009.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque por ahora, por lo que no se sabe con certeza si el ataque corresponde a Boko Haram o al Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP por sus siglas en inglés). Naciones Unidas tampoco lo especifica en su comunicado. Sin embargo, Babakura Kolo, el líder de una de las milicias de autodefensa presentes en la región, declaraba que el ataque lleva la seña de identidad de Boko Haram, que ya realizó un ataque de similares características el pasado junio, en el que el balance fue de 70 víctimas mortales. Los miembros de la milicia se toparon con más de 40 cuerpos que aparecieron decapitados, cifra que luego se elevó hasta más de un centenar.

Según el Global Terrorism Index de 2020, que recoge la situación y tendencia del terrorismo durante el año pasado, Nigeria presentaba un notable descenso de la violencia respecto a 2018, con una reducción del número de víctimas mortales de casi el 40%. No obstante, durante el año 2019, Nigeria y Afganistán fueron los únicos cuya cifra de muertes superaba la barrera de los 1.000, una cifra que sigue siendo demasiado alta. A la espera de que concluya este 2020, el año puede dejarnos una cifra superior a los 1.245 muertos por terrorismo que dejó 2019.

Según el OIET, el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo, Nigeria está experimentando un nuevo crecimiento en el número de ataques de carácter terrorista en octubre frente a los meses de septiembre y de agosto, 31 frente a 22 y 17 respectivamente, con un mayor protagonismo del grupo ISWAP respecto de Boko Haram. 2020 está demostrando ser un año muy activo en cuanto al número de ataques terroristas realizados en el país si tenemos en cuenta las cifras del año pasado, 2019, cuando el pico en el número de ataques en un mismo mes se produjo en febrero, con 18 ataques.

Turbulencias internas

Nigeria vive una turbulenta situación interna, en la que el terrorismo ya no es la única causa de inestabilidad. El movimiento End SARS, que rechaza la violencia desatada por una de las unidades de las fuerzas de seguridad nigeriana, está afectando a la situación de las grandes ciudades, lo que unido a la violencia desatada por el terrorismo en zonas más rurales como las citadas del noroeste, debilitan la situación de una de las principales potencias del continente africano.

Las Fuerzas Armadas nigerianas despliegan desde hace tiempo la operación Lafiya Dole, con la que están realizando una labor importante en la lucha contra el terrorismo, especialmente en los santuarios que ambos grupos terroristas mantienen en los bosques de Borno. La operación, que incluye medios terrestres y aéreos, está teniendo victorias importantes a la hora de neutralizar campamentos e incautarse de armamento, pero es necesario recordar que la acción militar es sólo una de las vías de combatir el terrorismo, y que resolución de la situación implica también otras vías, como la policial y la judicial.

El ataque de este fin de semana en Koshobe, evidencia que los grupos terroristas se salen en ocasiones de la lucha que mantienen contra las fuerzas de seguridad, que suelen ser sus principales objetivos. De esta forma visibilizan su poder e imponen el terror en la región, algo que no siempre consiguen al atacar localizaciones o patrullas militares, como sí sucede en la otra región del Sahel que ha visto incrementada la actividad terrorista, donde las fuerzas armadas burkinabés, malienses y nigerinas, cuentan con una menor formación y medios militares. La inseguridad de las zonas rurales en la región noroeste del país es uno de los principales problemas con los que tendrá que lidiar Nigeria para evitar la proliferación de Boko Haram e ISWAP.

Lo último en Internacional

Últimas noticias