Las gigantescas explosiones en el puerto de Beirut dejan más de 100 muertos y más de 4.000 heridos

Las autoridades no han confirmado por el momento la causa de las deflagraciones

Una potente explosión ha sacudido este martes la zona del puerto de la capital de Líbano, Beirut, sin que por el momento haya confirmación sobre la causa. Otra explosión aún mayor se registró momentos después. Según informa el secretario general de la Cruz Roja Libanesa, George Kettneh, la deflagración ha causado al menos 100 muertos y más de 4.000 heridos, según ha confirmado el Gobierno. La magnitud de la tragedia hace suponer que estas cifras puedan aumentar a lo largo de la noche.

Además, el jefe de la organización humanitaria en el país ha advertido de que el número de víctimas mortales podría seguir aumentando. Las autoridades libanesas han indicado que los servicios de emergencias aún buscan a unos cien desaparecidos entre los escombros.

El ministro de Sanidad, Hamad Hasán, ha confirmado el balance, poco después de afirmar que las explosiones habían dejado «un muy alto número» de víctimas, sin que el Gobierno se haya pronunciado por ahora sobre las causas de las deflagraciones.

Asimismo, el organismo ha publicado una alerta para pedir donaciones urgentes de sangre. «Hay una necesidad urgente de todos los tipos de sangre», ha señalado en su cuenta oficial en Twitter.

Por su parte, el primer ministro libanés, Hasán Diab, ha decretado el miércoles como jornada de luto nacional en homenaje a las víctimas de las explosiones y ha pedido ayuda internacional ante lo que ha descrito como «una catástrofe».

Diab ha resaltado además que los responsables de lo sucedido «pagarán el precio», sin dar detallas sobre las posibles causas de las explosiones. «Es una promesa a los mártires y a los heridos», ha señalado, tal y como ha recogido la agencia libanesa de noticias, NNA.

Sin embargo, en una reunión posterior del Alto Consejo para la Defensa ha tildado de «inaceptable» que 2.750 toneladas de nitrato de amonio estuvieran almacenadas «desde hace seis años» en un almacén en el puerto, lo que supuestamente habría causado la explosión en la zona, si bien aún no hay una confirmación oficial.

Fuentes citadas por la agencia estatal libanesa de noticias, NNA, han señalado que el incidente habría tenido lugar en un silo del puerto que acoge una fábrica de fuegos artificiales, mientras que el director de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, ha dicho que no se pueden aclarar las causas del suceso hasta que no concluyan las investigaciones.

Ibrahim ha resaltado además que en la zona se encuentran explosivos incautados en el puerto de Beirut desde hace años, sin pronunciarse directamente sobre si han estado detrás de la potente deflagración en la zona.

Estado de desastre

El Alto Consejo para la Defensa ha celebrado una reunión de emergencia para abordar la situación en la que ha decidido declarar el estado de desastre en la ciudad y recomendar al Gobierno la declaratoria del estado de emergencia, tal y como ha recogido el diario libanés The Daily Star.

Tras la reunión, el presidente, Michel Aoun, ha pedido que se declare el estado de emergencia durante dos semanas y ha anunciado tres días de luto nacional y la liberación de fondos para hacer frente a la situación, incluida la entrega de dinero a los hospitales y el pago de compensaciones.

Asimismo, ha resaltado que un comité investigador deberá entregar las conclusiones en torno a las causas del desastre en un periodo de cinco días y ha anunciado la creación de una célula de crisis para abordar las repercusiones de lo sucedido, según ha confirmado la Presidencia a través de una serie de mensajes en Twitter.

Aoun ha ordenado además al Ministerio de Sanidad que garantice apoyo a las familias de las víctimas de la explosión, que ha causado daños materiales en el Palacio de Baabda, que acoge la sede de la Presidencia.

Los vídeos que circulan en redes sociales muestran una explosión y una gran columna de humo en la zona, previa a una segunda deflagración de mayor potencia que ha causado enormes daños materiales en los alrededores, llegando a escucharse en Tiro y Sidón.

No hay militares heridos españoles

El Ministerio de Defensa ha informado que no hay personal militar español herido en las dos potentes explosiones que se han sucedido este martes en el puerto de Beirut, capital del Líbano, y ha anunciado que prepara un convoy con medios sanitarios y logísticos para desplazarse hasta el lugar si se solicitara apoyo.

El departamento dirigido por Margarita Robles ha explicado que no ha resultado herido ningún militar español tanto del contingente
integrado en la Fuerza de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL) como del personal de la Embajada española en el país.

Desde Defensa confirman que sí hay información de afectados de otros países entre los miembros de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (UNIFIL). Según los primeros datos, se habrían registrado 12 heridos graves y entre 30 y 40 leves, uno de ellos italiano y el resto de Bangladesh pertenecientes a la Maritime Task Force de la Misión.

El balance de víctimas a causa de las dos potentes explosiones que han sacudido este martes la zona del puerto de la capital de Líbano, Beirut, ha ascendido a 73 muertos y más de 3.000 heridos, según ha confirmado el Gobierno.

Israel niega responsabilidad alguna

Por su parte, fuentes oficiales israelíes han negado cualquier vínculo del país con lo sucedido, que ha tenido lugar en medio del incremento de las tensiones entre Israel y el partido-milicia chií Hezbolá.

Así, los ministros de Defensa y Exteriores de Israel, Benjamin Gantz y Gabriel Ashkenazi, respectivamente, han recurrido a mediadores internacionales para ofrecer ayuda humanitaria y médica a Líbano, según el diario israelí ‘Haaretz’.

En este sentido, fuentes de Hezbolá citadas por la cadena de televisión libanesa han descartado que el incidente tenga relación con un ataque por parte del Ejército de Israel.

La Fuerza Provisional de Naciones Unidas para Líbano (FINUL) ha indicado en un comunicado que «la eorme explosión» ha causado daños a uno de sus barcos anclados en el puerto y ha agregado que varios ‘cascos azules’ han resultado heridos, incluidos algunos de gravedad.

«La FINUL está trasladando a los ‘cascos azules’ heridos a los hospitales más cercanos para que reciban tratamiento médico», ha dicho, antes de subrayar que «está analizando la situación, incluida la escala del impacto sobre el personal» de la misión.

«Estamos junto al pueblo y el Gobierno de Líbano en estos momentos difíciles y dispuestos a ayudar y entregar cualquier tipo de asistencia y apoyo», ha destacado el jefe de la FINUL, Stefano del Col.

Las explosiones han tenido igualmente lugar en un momento en el que país atraviesa una grave crisis económica -la peor desde la guerra civil (1975-1990)- y se teme que la destrucción ocasionada por las mismas impacten directamente en los trabajos de importación de alimentos y otros productos básicos.

En este sentido, el Consejo Supremo de Defensa ha ordenado la importación del trigo perdido a causa de las explosiones y que se lleven a cabo preparativos para que el puerto de Trípoli pueda llevar a cabo las actividades de importación y exportación.

Lo último en Internacional

Últimas noticias