Trump pide a los gobernadores «débiles» que dominen las calles ante las protestas

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha emplazado este lunes a los gobernadores a «dominar» las calles tras los disturbios ocurridos en numerosas ciudades del país en medio de las protestas por la muerte durante una detención policial del afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo.

Trump ha mantenido una videoconferencia con los gobernadores en la que les ha emplazado a «recuperar las calles» y ha criticado la «débil» respuesta de las autoridades ante las manifestaciones, según diferentes fuentes conocedoras de la reunión citadas por medios estadounidenses.

«Tenéis que ser dominantes o pareceréis una panda de idiotas. Tenéis que detener y juzgar a la gente», ha argumentado, al tiempo que ha vuelto a culpar a la «izquierda radical» de los disturbios. «El mundo entero se ríe mirando cómo arde una comisaría de Mineápolis», ha asegurado.

El mandatario ha pedido «ley y orden» y ha invitado a los gobernadores a solicitar la intervención de la Guardia Nacional en respuesta a los incidentes. La mitad de los 50 estados han pedido ya la presencia de la Guardia Nacional en las calles.

Además, ha instado a los gobernadores a empezar a detener a gente. «Tenéis que ponerles en la cárcel durante diez años y así jamás volveréis a tener algo así», ha sugerido, según la grabación obtenida por la cadena CBS.

Semillas de odio

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, ha criticado las «peligrosas» palabras de Donald Trump. «Envían un claro mensaje de que esta Administración está decidida a sembrar las semillas del odio y la división que me temo solo conducen a más violencia y destrucción», ha apuntado Whitmer en un comunicado.

«En lugar de ofrecer apoyo o liderazgo para bajar la temperatura de las protestas, el presidente Trump ha dicho a los gobernadores que debían ‘acabar’ con ello o de lo contrario seríamos ‘superados’ (…). Debemos rechazar este tipo de pensamiento. Es el momento de llamar a la empatía, la humanidad y la unidad», ha argumentado.

«El presidente atacó repetida y agresivamente a los gobernadores, quienes están haciendo todo lo posible para mantener la paz mientras luchan contra una pandemia global única en una generación», ha añadido.

Acusaciones contra la campaña de Biden

Previamente, Donald Trump ha acusado a miembros de la campaña de su rival por la presidencia en las elecciones de noviembre, Joe Biden, de hacer donaciones a un fondo para prestar asistencia a manifestantes detenidos y pagar finanzas en Minesota.

«La gente del ‘Somnoliento Joe’ son tan de la izquierda radical que están trabajando para sacar a los anarquistas de la cárcel y probable más. Joe no sabe nada de ello. Está perdido, pero ellos tendrán el poder real, no Joe. ¡Piden disparos! ¡Más impuestos para todos, más!», ha afirmado Trump en su cuenta personal en Twitter.

Varios miembros de la campaña de Biden han anunciado en Twitter durante el fin de semana de que donarían dinero al Minnesota Freedom Fund, un grupo que está aportando dinero para las fianzas de los detenidos.

El único pronunciamiento oficial de Biden ha sido un comunicado respaldando la legitimidad de las portestas ante la «brutalidad» policial. «Es una respuesta genuinamente estadounidense. Pero incendiar comunidades y provocar una destrucción innecesaria no lo es. La violencia que pone en peligro vidas humanas no lo es. La violencia que ataca y cierra los negocios que sirven a la comunidad no lo es», ha argumentado.

También en clave electoral, Trump ha destacado este lunes que «Trump está cabeza en todos los estados clave según una encuesta muy tendenciosa de los demócratas, igual que en 2016». «Entusiasmo por la mayor ventaja!», ha remachado.

Miles de personas se han manifestado en todo el país tras la muerte el pasado 25 de mayo de Floyd, tras ser reducido con una rodilla en el cuello por un agente de raza blanca que ya está detenido e imputado por homicidio en tercer grado.

Lo último en Internacional

Últimas noticias