Bélgica propone prisión preventiva para todos los combatientes que regresan de Siria

Charles Michel
Charles Michel, primer ministro de Bélgica. (Foto: Getty)

Ante el pleno del Parlamento federal belga el primer ministro del país ha hecho pública una serie de hasta 18 medidas para plantar cara a al terrorismo yihadista. Decisiones de carácter “excepcional y temporal” tras conocer que los autores de los atentados de París fueron desarrollados “por células franco-belgas”. Mientras se realizaba este discurso en el barrio de Molenbeek y en sus proximidades estaban en curso seis registros policiales.

Este paquete de medidas se engloban en una enmienda al presupuesto para seguridad de 2016 que alcanzará 1.400 millones de euros. Entre las propuestas que más han llamado la atención se encuentran la prisión preventiva para los yihadistas que retornan al país desde Siria, un fondo extraordinario de 400 millones para seguridad o una reforma constitucional.

Esta revisión incluye el aumento de 24 a 72 horas del máximo que por ley se puede tener bajo custodia a un sospechoso por terrorismo o el fin al límite que prohibía realizar redadas de nueve de la noche a cinco de la madrugada. A partir de ahora se podrán llevar a cabo operaciones policiales a lo largo de todo el día y la noche.

En un discurso entre el francés y el flamenco, el líder político ha asegurado que «el riesgo que tenemos frente a nosotros es el fin del proyecto europeo si no aceptamos las responsabilidades que nos corresponden». Estas palabras han recibido un prolongado aplauso de la cámara que ha durado varios minutos.

También ha pronunciado sentidas palabras para agradecer “el valor y la movilización» de la Policía y los investigadores que han recibido fuertes críticas de sectores de dentro y fuera del país. «No acepto los comentarios enfocados a denigrar nuestros servicios de seguridad, que llevan a cabo un trabajo difícil y tenaz», ha remarcado.

Lista completa de medidas

La relación de decisiones que más ha destacado la televisión belga de las palabras del liberal Michael han sido:

  • Esfuerzo presupuestario adicional de 400 millones de dólares para la seguridad y la lucha contra el terrorismo.
  • Fortalecimiento de los controles fronterizos de la Policía.
  • Despliegue de 520 nuevos soldados para reforzar la seguridad.
  • Revisión del Código de Procedimiento Penal: revisión de los métodos de investigación y nuevas tecnologías (reconocimiento de voz, escuchas telefónicas, mayor control del mercado de armas).
  • Ampliación de la custodia policial a 72 horas (en lugar de 24 actuales) en relación a sospechas de terrorismo.
  • Posibilidad de hacer redadas durante todo el día si se trata de delitos terroristas.
  • Privación de libertad preventiva para los combatientes yihadistas a su regreso a Bélgica.
  • Pulsera electrónica para personas sospechosas por los servicios de análisis de amenazas.
  • Nuevo sistema de registro de datos de todos los pasajeros en  aviones y trenes de alta velocidad, PNR en sus siglas en inglés.
  • Arresto domiciliario, privación de la libertad o expulsión del país a predicadores radicales “de odio”.
  • Destrucción de los lugares de culto no reconocidos que difunden el yihadismo.
  • Fin del anonimato para las tarjetas de prepago de telefonía móvil.
  • Nuevo ‘Plan Molenbeek’ para la prevención y la represión de nuevas células radicales.
  • Fortalecimiento de los procesos de selección para puestos de trabajo sensibles.
  • Ampliación de la red de cámaras de reconocimiento de matrículas.
  • Cierre de páginas web que predican el odio.

Por último Michel ha remarcado que “la fragata belga Leopold I está actualmente realizando labores de escolta al portaaviones galo Charles de Gaulle” y, añadió, que “en el marco internacional es imprescindible garantizar la seguridad de los países aliados».

Lo último en Internacional

Últimas noticias