Contratos

Cómo hacer un contrato de alquiler

contrato de alquiler
Aprede paso a paso cómo se hace un contrato de alquiler

¿Estás a punto de alquilar un piso como propietario o como inquilino? Sea cuál sea tu papel, debes saber que pasos seguir para hacer un contrato de alquiler que sea correcto y legal; algo que te explicamos a continuación con detalle.

Qué debe incluir un contrato de alquiler

Hacer un contrato de alquiler es algo que requiere de una legalidad y seriedad de modo que podemos seguir esta guía de pasos a continuación de modo que nos aseguremos que está bien hecho ya sea que eres casero o inquilino.

1. Fecha del contrato y su duración

Una de las primeras cuestiones a resolver cuando se hace un contrato de alquiler es la de fijar una fecha para saber cuando entra en vigor y de este modo saber cuándo llega a su cumplimiento o fin.

Será el casero y el inquilino quienes pacten la duración del contrato de alquiler aunque tenemos que mencionar la Ley de fomento que fija un mínimo. Antes era de cinco años y ahora es de tres años.

Una vez que ha pasado ese tiempo, ya sea el pactado o el mínimo de tres años, se produce una prórroga del contrato inicial que será de un año (anteriormente era de tres).

2. Quién aparece en el contrato

El contrato de alquiler debe incluir en la primera página del mismo el nombre, apellidos y DNI del casero así como el nombre, apellidos y DNI del inquilino. Además se debe incluir el estado civil de ambas partes y mencionar que son mayores de edad.

Puede que al hacer el contrato y su firma falte una de las partes, de modo que será necesario la presencia de una persona jurídica que los represente y con ello se tendrá que hacer constar en el contrato la razón social de dicha persona y en título de qué acude a la firma del contrato. Además se deberá incluir la dirección de las partes en el caso de que se tenga que hacer cualquier requerimiento.

contrato de alquiler

3. Tipo de inmuble y dirección

El contrato debe señalar qué es lo que se alquila en función de si por ejemplo es un bajo, un ático o un piso (con la dirección exacta) así como la referencia catastral.

Además se debe incluir un listado de los muebles que contiene el piso o casa alquilada, en función de si se alquila o no con muebles.

4. El precio del aquiler y subidas

En cuanto al precio del alquiler que debe reflejar el contrato (sin contar la viviendas de protección oficial), estará pactado por el casero y el inquilino de manera libre. Por otro lado, desde hace más de dos años las subidas del alquiler de pisos ya no oscilan en función del IPC sino que se pueden guiar por este índice o también se puede pactar libremente.

5. La fianza

Hemos de hacer también mención a la fianza que es el depósito que el inquilino deja a la hora de alquilar el piso. Ese depósito queda guardado por la oficina pública que corresponda a cada Comunidad Autónoma. hasta el momento del vencimiento del contrato que es cuando el inquilino recupera la fianza.

La fianza también debe constar en el contrato. Lo habitual es que el importe corresponda a un mes de alquiler aunque dependiendo de cómo se haga el contrato y cómo sea el piso a alquilar es posible que el importe se multiplique por más meses.

Eso sí, si se cumple el contrato y este se renueva, el casero debe pedir una subida de la fianza o el inquilino puede pedir una bajada hasta que esta sea la misma que una o dos mensualidades del importe del alquiler.

6. Gastos de comunidad e IBI

El casero y el inquilino son los que pactan quien paga los gastos de comunidad, que pueden incluirse en el precio del alquiler y el IBI .

7. Contrato y registro de la propiedad

Imagina que alquilas una vivienda y deseas seguir en ella aunque el casero la venda. Para ello es importante que te asegures de eso conste en el contrato de alquiler pero además, tienes que comprobar si la vivienda está en el Registro de la Propiedad.

En el caso de que la vivienda no esté en el el Registro de la Propiedad, el inquilino solo podrá vivir tres meses más desde que le hayan notificado (por burofax) que la vivienda ha sido vendida.

8. Reformas

Si el piso que se alquila necesita reformas, también debe constar en el contrato. Además debe incluirse la clausula que el inquilino podría no pagar el alquiler durante un tiempo si se compromete a hacer la reforma pertinente.

De este modo, en el contrato deberá especificarse que tipo de obras se han de hacer, qué plazo hay para hacerlas y qué número de rentas o alquileres son los que se puede evitar el inquilino.

Últimas noticias