Historia

Voltaire, el ilustrado que se hizo inmensamente rico con la lotería

voltaire-loteria
Voltaire junto a Charles Marie de la Condamine

Estamos a pocas horas para que se celebre el Sorteo de la Lotería de Navidad este 22 de diciembre. Un sorteo que este año será mucho más especial ya que, con la situación que hemos vivido los españoles debido a la pandemia, muchas familias estarán pendientes del sorteo para ver si la suerte no les da la espalda en este 2020.

Durante años, la lotería ha estado presente en todos los estados europeos, y siempre ha sido un tipo de juego en el que todo el mundo ha apostado en alguna ocasión, desde los más ricos hasta los más pobres. 

Resulta realmente curioso comprobar como algunos personajes muy famosos de la historia, terminaron siendo inmensamente ricos gracias a los juegos de azar, y más cuando descubrimos que uno de ellos fue el filósofo e ilustrado Francois-Marie Arouet, más conocido como Voltaire.

Un ilustrado millonario

Voltaire se considera uno de los ilustrados más famosos de la historia francesa y europea. Nació en 1964 y era el último de cinco hermanos. Ya en su juventud destacaba como escritor y con 12 años ya escribió su primera novela, ‘Amulius y Numitor’.

Es cierto que el autor francés no nació en una familia de clase baja. Su padre era notario y su madre era una joven de la nobleza de la época. Pero también es conocido que, a pesar de que nunca le faltó el dinero, a Voltaire le gustaba meterse en negocios poco provechosos y siempre tuvo problemas de dinero a lo largo de su vida.

En 1713 comenzó a trabajar como secretario en la embajada francesa en La Haya, aunque resultó expulsado después de que se conociera un romance suyo que una refugiada francesa. Estuvo recluido durante un año en la prisión de la Bastilla, después de escribir una de sus sátiras más recordadas dedicadas a Luis XIV, fallecido en 1715.

En 1726 se marchó desterrado a Gran Bretaña después de una discusión pública con el noble Chevalier de Rohan, al que retó a muerte. A su vuelta a París, la economía de Voltaire no pasaba por su mejor momento pero un golpe del destino hizo que conociese a uno de los matemáticos más sobresalientes de la época, Charles Marie de la Condamine.

Estafa al estado francés

La amistad de Voltaire con de la Condamine comenzó gracias a una cena donde se conocieron. Allí, el amigo del ilustrado, el físico Charles de Fay, presentó al matemático a Voltaire.

Durante los primeros años del siglo XVIII, la economía francesa sufrió una enorme crisis que obligó al estado a reducir, entre otras cosas, las tasas de intereses de los bonos. Esto supuso una caída drástica del valor de estos bonos en el mercado lo que redujo la confianza a nivel nacional e internacional de la economía francesa.

Por aquél entonces, el ministro de finanzas del país, Michel Robert Le Pelletier ideó un sistema para devolver esa confianza a los ciudadanos y lo hizo a través de la lotería.

El ministro anunció que los propietarios de estos bonos, basura prácticamente por su valor bajo, tendrían la posibilidad de comprar un billete de lotería con un coste calculado en función al valor de estos bonos. El coste del bono iba de 1/1000 el valor del bono, pero todos tenía el mismo valor. Así que si un bono de 1.000 libras valía 1 libra, el bono de 10.000 libras valdría 10 libras. Todos con el mismo valor, sin importar la cantidad, así que todos los boletos tenían la mismas posibilidades de ganar la importante suma de dinero del sorteo: 500.000 libras.

Hay que recordar que los nobles más adinerados del momento solían ganar unas 30.000 libras al año, por lo que este sorteo se convirtió en todo un reclamo para ricos y pobres.

Y aquí entró la mente privilegiada de Charles Marie de la Condamine. El matemático se dio cuenta el error que había cometido el ministro de finanzas francés. Si se dedicaban a comprar los bonos más baratos tenías más posibilidades de ganar y habiendo gastado menos dinero, además de tener unas posibilidades enormes de ganar.

Un grupo de ricos

Voltaire y de la Condamine se asociaron con otro grupo de inversores para comprar estos bonos baratos y así tener más posibilidades de ganar. Incluso consiguieron convencer a un notario, que debía firmar estas compras de bonos, para que no los delatara o hiciera saltar las alarmas.

El día 8 de cada mes, cuando se efectuaba el sorteo, eran premiados con alguno de los números que salía en la lotería. El ministro de finanzas francés llegó a descubrir la trama. Y es que Voltaire, como buen escritor de la época firmaba cada billete de lotería premiado con la frase «Aquí está la buena diea de M.L.C» (Marie de la Condamine) o «Larga vida a M. Pelletier-Desforts» en ministro de finanzas.

Cuando este se dio cuenta que todos los billetes que estaban siendo premiados iban firmados por las mismas personas, no tardó en descubrir a Voltaire y sus asociados. El ministro los denunció pero un juez dio la razón a Voltaire ya que no estaba haciendo nada ilegal.

Lo último en Historia

Últimas noticias