Villacís, Arrimadas y Zafra ponen excusas para no participar en la ‘clase de spinning’ de Rivera mañana

Arrimadas
Los dirigentes de Ciudadanos (Cs) Begoña Villacís, Inés Arrimadas y César Zafra.

Albert Rivera pretendía cerrar la campaña electoral de Ciudadanos (Cs) en Madrid pedaleando. El comité de campaña diseñó una performance para transformar la sede del partido de la calle Alcalá en un gimnasio, en el que los principales líderes naranjas aparecerían montados en bicicletas estáticas escenificando su «Sprint final» para llegar a las elecciones.

Sin embargo, la extravagante propuesta amenaza con convertirse en un monumental fracaso. Los principales referentes del partido en la capital han esgrimido todo tipo de excusas para descolgarse de un acto cuya eficacia nadie termina de ver.

La nueva portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas, ha alegado que su participación en el debate electoral de candidatas que se celebra esta noche en La Sexta le impedirá participar en la sesión de spinning prevista por Albert Rivera para el viernes por la mañana.

Arrimadas, que tras abandonar el Parlament ya se ha convertido en la gran figura emergente del partido naranja a nivel nacional, se enfrentará en el debate a María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Irene Montero (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (Vox).

Por su parte, tanto la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid Begoña Villacís como el secretario de Organización y portavoz adjunto de Cs en la Asamblea de Madrid, César Zafra, han esgrimido sus respectivas responsabilidades institucionales para borrarse de la foto de la clase de spinning. Aparentemente, no creen que este acto tan vistoso, en el que debían lucir camisetas con el lema «Liberales ibéricos«, vaya a aportar ni un solo voto a su partido.

Estas ausencias, que la dirección de Cs intenta frenar en el último momento, no son sino un reflejo de las tensiones internas que vive el partido de Albert Rivera en una campaña electoral marcada por las encuestas más desfavorables. Los sondeos indican que Ciudadanos podría perder dos millones de votos hasta caer a la quinta posición, tras Vox y Podemos.

Como ha informado OKDIARIO, los barones del partido ya se preparan para exigir la cabeza de Albert Rivera y su círculo de confianza, si Ciudadanos cae por debajo de los 32 escaños en las Elecciones Generales del domingo.

No sólo pedirán la renuncia del presidente nacional, sino también de los miembros del Comité Estratégico que ha dirigido la campaña electoral. Entre los señalados se encuentran el secretario general del partido, José Manuel Villegas; el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, y el secretario de Finanzas, Carlos Cuadrado.

El malestar no se debe sólo al desánimo que ha provocado en la sede de la calle Alcalá el goteo de encuestas que han ido reduciendo las expectativas electorales de Cs a una situación próxima a la irrelevancia. Los más críticos reprochan el desacertado diseño de la campaña electoral, que ha desdibujado la identidad del partido y no ha permitido remontar los resultados, y el estilo demasiado personalista de Rivera en la presidencia de la formación política.

Fue el propio Albert Rivera quien admitió que el resultado de Cs sería un fracaso, si se sitúa por debajo de los 32 escaños obtenidos en las Elecciones Generales de 2016. Pero también ha sido especialmente cuestionada la forma en la que ha gestionado los resultados de los comicios del pasado mes de abril, cerrando hasta el último momento la puerta a un acuerdo con el PSOE de Pedro Sánchez que habría evitado la convocatoria de nuevas elecciones.

El economista Luis Garicano, Toni Roldán y el eurodiputado Javier Nart fueron muy críticos con esta actuación, y los dos últimos acabaron abandonando el partido. Ahora algunos de los barones regionales que ejercen el poder surgido de las últimas Elecciones Autonómicas y Municipales afilan los cuchillos para exigir responsabilidades si se confirma el batacazo que casi todas las encuestas auguran para el 10-N.

Lo último en España

Últimas noticias