Las víctimas piden que se prohíba una nueva concentración de apoyo a presos etarras en Pamplona

terrorismo
Homenaje celebrado en Pamplona al etarra Patxi Ruiz.

La Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) ha pedido que se prohíba una concentración convocada por la plataforma SARE el sábado 20 de junio en Pamplona con la que considera que se pretende «ensalzar» a los presos de ETA y «refugiados» de la banda terrorista.

Las víctimas piden que se prohíba una nueva concentración de apoyo a presos etarras en Pamplona

En un comunicado, APVAT informa de que ha presentado este miércoles en la Audiencia Nacional un escrito pidiendo la prohibición de esa concentración, que dicen está enmarcada dentro de la dinámica IZAN BIDEA, por considerar que es constitutiva de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Dicha dinámica, según la plataforma convocante SARE, trata de avanzar en la solución de la situación de las personas presas y refugiadas y, en su página web, deja «constancia de la situación que se vive en las cárceles y la crueldad de las consecuencias de la «legislación de excepción» en España, denuncia APVAT.

A juicio de esta asociación, las reivindicaciones de SARE «coinciden en lo esencial con las que hasta hace poco realizaban» las ilegalizadas Herrira y anteriormente Askatasuna.

«Consecuentemente, detrás de SARE pudiera estar una organización ilegalizada que utiliza una plataforma legal para poder seguir desarrollando sus ilícitas actividades».

Por ello, APAVT considera que la finalidad de la concentración es la de «ensalzar a quienes han sido condenados por pertenecer o colaborar con ETA, o por la realización de acciones terroristas que han causado un gran número de fallecidos y heridos a lo largo del sangriento historial criminal de la banda».

Un objetivo, que a su juicio, «constituye una actuación de enaltecimiento y justificación pública del terrorismo, con el menosprecio y humillación a las víctimas y sus familiares que ese tipo de delitos generan».

Además de la prohibición de este acto, la asociación reclama que la Audiencia Nacional que se dirijan oficios a Guardia Civil, Policía Nacional y Ertzaintza para que emitan informes sobre los convocantes formales «por si realmente, detrás de los mismos, se encontrase alguna organización ilegalizada».

El etarra Patxi Ruiz abandona la huelga de hambre

El preso de ETA Patxi Ruiz ha abandonado este miércoles la huelga de hambre que llevaba a cabo desde hace 31 días en la cárcel de Murcia, ha informado el Movimiento pro Amnistía y contra la Represión (ATA).

El recluso, que inició la huelga el 11 de mayo en protesta por el supuesto acoso que recibía en la prisión, ha solicitado hoy su desayuno y ha pedido una «dieta de recuperación», han confirmado a EFE fuentes penitenciarias.

La huelga de hambre de Ruiz, que estuvo los primeros 12 días también sin beber, fue apoyada por el movimiento ATA, disidente de la izquierda abertzale, cuyos simpatizantes han desplegado en estos 31 días una campaña de presión a los partidos políticos, con pintadas y amenazas en las sedes del PNV, PSE, Podemos e incluso en una de Sortu, además de un ataque directo al domicilio de la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia.

Ruiz cumple una condena de 30 años de prisión por el asesinato a tiros del concejal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona Tomás Caballero, perpetrado en 1998.

En septiembre de 2017 Patxi Ruiz fue expulsado de ETA por las críticas públicas que dirigió a la izquierda abertzale, a cuyos actuales dirigentes acusó de «liquidacionistas».

El propio preso, en una carta que publicó ATA, informó de su expulsión y la atribuyó a dos escritos anteriores en los que había denunciado a la izquierda abertzale de imponer a los presos su «adhesión forzosa» a determinadas decisiones adoptadas a través de «un debate interno injusto y fraudulento en sus foros y contenidos».

El pasado 11 de mayo el preso denunció, a través del mismo medio, el trato recibido en la cárcel de Murcia II, que calificó de «acoso» y anunció el inicio de una huelga de hambre y de sed en señal de protesta.

A los once días de la huelga fue trasladado a un hospital con autorización judicial tras su rechazo a ser tratado en la cárcel y un día después abandonó la huelga de sed.

El recluso volvió a la prisión y permaneció aislado en el módulo de enfermería hasta ayer, cuando fue dado de alta, según informó en su portal el Movimiento pro Amnistía y contra la Represión.

 

Lo último en España

Últimas noticias