Usan a Barbijaputa para educar a los niños de Baleares contra el «terrorismo machista»

Barbijaputa
Portada del cuaderno de actividades didácticas editado por el STEI y uno de los tuits antisemitas publicados por Barbijaputa.

El feminismo y la violencia de género, como pretexto para inculcar a los escolares la ideología de extrema izquierda. El sindicato STEI, financiado con 380.000 euros por el Govern balear, aconseja a los profesores de las Islas educar a sus alumnos contra el «terrorismo machista» con programas de Barbijaputa, relatos sobre la violación de la Manada de los Sanfermines y artículos de la podemita Cristina Fallarás.

Barbijaputa es el pseudónimo de una articulista del diario digital de Nacho Escolar, convertida en el referente del feminismo de Podemos. También es conocida por sus posiciones antisemitas, que expresa en las redes sociales con mensajes como el siguiente, en el que se mofa del asesinato de 5 millones de judíos en las cámaras de gas: «Hitler era un cabrón por cargarse judíos y un cutre por no acabar el trabajo«.

Barbijaputa
Mensaje publicado por Barbijaputa en Twitter en febrero de 2012.

El sindicato independentista STEI ha editado un cuaderno de actividades didácticas titulado «¡Ya basta de terrorismo machista!», para trabajar en las aulas con alumnos de cero a 18 años, con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género.

El documento se abre con un manifiesto que pide tipificar la violencia contra las mujeres como un delito de terrorismo, ya que «está claro que el machismo mata, pero además genera miedo, terror e inseguridad a todas las mujeres».

«Estamos en guerra»

A lo largo de una 24 de páginas, el cuaderno editado por el STEI propone actividades didácticas para desarrollar con los alumnos en todos los ciclos de educación –Infantil, Primaria y Secundaria– utilizando cuentos, cómics y vídeos. Incluyendo un vídeo sobre las Trece Rosas, las milicianas de las Juventudes del PSOE que fueron fusiladas al final de la Guerra Civil.

En el apartado final, incluye distintos materiales didácticos para trabajar con los alumnos en clase. Entre ellos, recomienda un libro sobre la violación de La Manada, otro de Cristina Fallarás (a la que Podemos intentó colocar en el consejo de administración de RTVE) y los audios en podcast de Barbijaputa. Aunque la receta que propone Barbijaputa para luchar contra la violencia de género parece poco apropiada para los escolares.

«Navajas en nuestras manos«, se titula el artículo que publicó en abril de 2018, tras conocer la sentencia contra la Manada. En el texto propone la siguiente solución para luchar contra la violencia de género: «Estamos en guerra. Podemos verlo o no verlo, pero eso no hará que la guerra pare (…). Cuando empecemos a clavar navajas hasta la empuñadura a los prenda que nos digan qué hacer en un portal, nos juzgarán aún más. Las navajas sólo se nos permiten si están clavadas en nuestro cuerpo, no asidas por el mango en nuestras manos».

En otro artículo publicado el pasado 30 de marzo, dejaba claro cuál es su visión del feminismo: «Es precisamente nuestra vulva lo que miran al nacer para ver si hay que agujerearnos las orejas, seccionarnos el clítoris, vestirnos de rosa, maltratarnos, abusarnos, ponernos un nombre y no otro, llamarnos princesas, dejarnos el pelo largo y ponernos vestidos (…) Por supuesto que eso puede ser considerado una guerra, y también terrorismo«.

STEI
Portada e índice del cuaderno de actividades didácticas editado por el sindicato STEI para educar a los niños contra el «terrorismo machista».

Y aclaraba que el objetivo final del feminismo, tal como lo concibe, es dar votos a los partidos de izquierdas: «En el movimiento feminista nuestro ADN es rojo, el capitalismo nuestro enemigo y el sujeto de nuestra lucha, la mujer». Estos son los textos que el sindicato independentista STEI, financiado por el Govern balear, recomienda leer a los niños en las aulas.

Porque no se puede ser feminista y liberal, o de derechas, según Barbijaputa: «Margaret Thatcher, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes, Rocío Monasterio y ahora Cayetana Álvarez son sólo algunos ejemplos de mujeres antifeministas que se mueven cómodamente en el rol de poder que una sociedad desigual les otorga». Tampoco se puede ser feminista y votar a Ciudadanos (Cs), porque este partido practica el «feminismo blanco, racista y privilegiado, ya sin ningún pudor».

En cambio, el referente utilizado por el sindicato STEI para educar a los niños de Baleares considera que tener miedo a la delincuencia de los MENAS (menores inmigrantes no acompañados) es ser «poco hombre». Barbijaputa lo explicó así en respuesta a unas declaraciones del líder de Vox, Santiago Abascal: «Hombres… medio hombres. Hombres débiles y asustadizos como mujeres y niños. Hombres que no han desarrollado toda su masculinidad, que no los tienen bien puestos. Porque, ¿cómo vas a tener miedo a un MENA siendo un tiarrón? ¿Es que te faltan huevos, nenaza?»

Como ha informado OKDIARIO, el Govern balear, que preside la socialista Francina Armengol, ha inyectado durante los últimos cuatro años 380.000 euros al sindicato STEI, que defiende la independencia de Cataluña y los llamados països catalans, y que tiene el respaldo de más del 40% de los profesores de las Islas.

Lo último en España

Últimas noticias