Gobierno Pedro Sánchez

La última de Huerta: dice que es ministro de Cultura y Educación robándole la cartera a Celaá

A Màxim Huerta le traicionaron los nervios durante su intervención en el programa La Sexta Noche. Iñaki López le preguntó por los controvertidos tuits que han salido a la luz desde su nombramiento como ministro del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez y Huerta se hizo un lío con las atribuciones de su nuevo cargo asumiendo la cartera que le corresponde a Isabel Celaá: “Esos tuits son de una época en la que no era ministro de Cultura y Educación”. Cultura y Educación, en lugar de Cultura y Deportes, su verdadero cargo. El subconsciente traicionó a Màxim.

El de Huerta ha sido uno de los nombramientos más mediáticos del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Lo cual implica estar bajo el foco y el escrutinio constante, tanto de rivales políticos como de los ciudadanos y de los propios medios de comunicación, por eso llama la atención cómo un periodista y escritor, curtido en los platós de televisión, titubea y se muestra nervioso e inseguro ante las cámaras, algo que, como en el caso de Huerta, puede provocar errores de bulto como el que cometió el pasado sábado en el programa La Sexta Noche.

Màxim Huerta aseguró que los tuits y los comentarios por los que ha recibido innumerables críticas fueron hechos o escritos antes de ser “ministro de Cultura y Educación”. Desde luego, como él mismo decía, le gusta poco practicar deportes, pero de ahí a sacarlo de sus atribuciones, y añadirse la cartera de la ministra Isabel Celaá hay un mundo.

El nuevo ministro de Cultura y Deportes ha estado en el centro de la polémica desde que se descubrieron mensajes que compartió en las redes sociales –en las que es muy activo– y comentarios televisivos que ralizó tiempo antes de su nombramiento. “Menos deporte creo que hago de todo”, “Y pensar que a los políticos no sólo les votamos sino que les pagamos!”, “Puedes usar el agua de lavarte el potorro para fregar el piso” o “Niño, ya te contaré en secreto donde tengo mi varita…”, son sólo algunos de los ejemplos que han provocado la polvareda política.

Es evidente que a Huerta le incomoda verse en el centro de la polémica de ahí que el lapsus que tuvo en el programa de La Sexta pueda ser fruto de los nervios de saber que cualquier cosa que haga o diga se mirará con lupa.

Últimas noticias