Sánchez prepara una reforma legal para anular la devolución en caliente de inmigrantes ilegales

inmigrantes
Un grupo de inmigrantes subsaharianos intentan saltar la valla en Melilla. (Foto: Getty)

Pedro Sánchez quiere dar carpetazo a las devoluciones en caliente de los inmigrantes ilegales en Ceuta y Melilla. Tras una fuerte campaña en favor de la relajación de los controles a los inmigrantes, el presidente quiere demostrar que sus palabras no eran huecas. Y lo pretende hacer reformando la legislación para desmontar el mecanismo que evita un hacinamiento aún mayor en los CIEs: la devolución en caliente.

Su plan pasa por adecuar la normativa española sobre las denominadas “devoluciones en caliente” en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio de Marruecos, a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Las resoluciones de este organismo no forman parte de nuestro sistema jurisprudencial ni jurisdiccional. Pero Sánchez ha trasladado ya a sus socios potenciales, especialmente a Podemos, su deseo de transformar la ley nacional con este fin.

Hay que recordar que el Tribunal de Estrasburgo ha dictado sentencias en los últimos años con motivo de las devoluciones en caliente. Con fecha 3 de octubre de 2017, este organismo señaló que las devoluciones en caliente a Marruecos -en concreto, en aquella ocasión, de emigrantes subsaharianos que habían intentado cruzar la frontera saltando la valla de Melilla en agosto de 2014- no respetaban los derechos a una defensa justa de los afectados.

Los emigrantes subsaharianos defendieron que habían sido expulsados y devueltos a Marruecos en contra su voluntad por la vía de hecho, sin mediación de decisión administrativa o judicial alguna y, por lo tanto, sin garantías judiciales ni intento de identificación de los demandantes. El mecanismo empleado fue el conocido como “devolución en caliente”: una práctica desarrollada en la frontera con Marruecos ante la evidencia de que el que cruza es detenido en ese momento y, por lo tanto, se tiene constancia plena de su comportamiento ilícito y del lugar de procedencia inmediata.

Pero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) no aceptó esos argumentos y señaló que ese procedimiento violaba artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos: en concreto y de forma principal, el artículo 4 del Protocolo nº 4, donde se prohíbe la expulsión colectiva de extranjeros.

Los inmigrantes cruzan sin documentación haciendo imposible su repatriación a sus lugares de origen

La realidad es que ese mecanismo de devolución en caliente ha sido empleado de forma continua por los Gobiernos españoles de todos los signos políticos y de forma pactada con Marruecos, ante la evidencia de que los inmigrantes cruzan esa frontera sin identificación para no poder ser devueltos a sus países de origen reales.

El resultado de esa situación es que los agentes españoles se ven obligados a llevarlos a los CIEs, donde se acaban hacinando sin posibilidad de reenviarlos a sus países de partida.

Más hacinamiento en los CIE

La reforma y anulación de este mecanismo hará que el hacinamiento sea aún mayor en estos centros de internamiento o que los inmigrantes tengan que ser puestos en libertad en la calle sin poder identificar su procedencia ni historial previo.

Se trata, de este modo, de un nuevo mensaje que puede sumarse al efecto llamada provocado ya por el Gobierno de Sánchez. Y es que los mensajes demagógicos de Pedro Sánchez han disparado la entrada de inmigrantes ilegales en España en las últimas fechas. De enero a marzo de 2019 han entrado de forma ilegal en España, tanto por tierra como por mar, 7.014 personas, según datos del Ministerio del Interior.

Es decir, que sólo en el primer trimestre de 2019, han entrado un 40% más de inmigrantes ilegales en nuestro país respecto al año anterior, según datos oficiales del Ministerio del Interior del propio Ejecutivo socialista.

Concretamente, las cifras reflejan que se ha disparado un 40,3% la entrada ilegal de inmigrantes y la mayor parte de ellos ha entrado por vía marítima: justo el flanco en el que Sánchez decidió lanzar el mensaje de la acogida del barco Aquarius y demostró que España se podía convertir en la puerta de entrada a Europa en un momento en el que se cerraban el resto de puertas en países como Italia.

La entrada de ilegales por mar se ha disparado en este trimestre y en términos interanuales un 12,3%. Ahora el efecto llamada se puede disparar en la valla si el mensaje se lleva a la práctica.

Lo último en España

Últimas noticias