Nuevo Gobierno

Sánchez modificará la estructura del Gobierno para diluir la entrada de Podemos

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones.
  • Luz Sela y Joan Guirado

La intención de Pedro Sánchez es pasar de los diecisiete ministerios actuales a veinte o veintiuno, alguno de ellos con rango de vicepresidencia que habrá más de una.

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha empezado a diseñar ya su futuro gabinete. Mientras Adriana Lastra, Carmen Calvo y Maria Jesús Montero negocian el programa y los nombres con Podemos, en La Moncloa y junto a un pequeño grupo de colaboradores, el socialista dibuja ya cómo será su futuro Gobierno que, a diferencia del anterior, que ha durado sólo un año, tiene por delante cuatro de mandato.

Entre las novedades que planea su gabinete estaría, según fuentes cercanas al candidato, incluir más ministros, más vicepresidentes y más altos cargos que en el actual Ejecutivo. Y todo ello con un objetivo: diluir la entrada de la formación morada, reforzando el papel de dirigentes del PSOE.

Así, la intención del presidente en funciones es pasar de los actuales 17 ministerios actuales a 20 o 21, alguno con rango de vicepresidencia. En este punto se señala otra de las principales novedades: de una vicepresidencia -ahora en manos de Carmen Calvo, también ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad-se pasará previsiblemente a tres o cuatro.

Hasta ahora, tanto Mariano Rajoy como Sánchez habían tenido un único titular en este cargo. Sánchez quiere potenciar, en cambio, áreas como Ecología, desarrollo tecnológico y servicios sociales, convertiéndolas en vicepresidencia del Gobierno.

Cabe recordar que Iglesias ya diseñó en su día un Gobierno con tres vicepresidencias. Según se recogía en el programa de la formación morada para el 28 de abril, éstas serían:  ‘Transición Ecológica y Nuevo Modelo Industrial’, ‘Feminismos y Economía de los Cuidados’ y  ‘Digitalización y Nueva Economía’. 

En este sentido, cobra fuerza la idea de una vicepresidencia más política, con gran peso en el Ejecutivo, frente a otra social, que es a la que aspira Podemos. Las vicepresidencias permiten además a Sánchez hacer depender de ellas algunos ministerios, en manos de los de Iglesias, a modo de ‘paraguas’, de forma que su poder quedaría supeditado.

Los socialistas avisan, en cualquier caso, de que los ministerios no son autónomos, y que sus decisiones deben ser validadas por el gabinete.  El partido de Pablo Iglesias reclama competencias en HaciendaTrabajoViviendaMedio Ambiente y Transición Ecológica. Las tres últimas son más factibles. Pero Hacienda se prevé prácticamente intocable, ya que su actual titular, María Jesús Montero, es una de las grandes artífices de las negociaciones con Podemos para la investidura. Montero participó también con peso en otras conversaciones con los morados, como la de los Presupuestos Generales.

Más poder para Ábalos

Entre los principales planes de Sánchez está también reforzar el poder de José Luis Ábalos, ahora ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del PSOE. Ábalos se ha mantenido en este tiempo como fiel colaborador del socialista, ejerciendo además como portavoz en momentos incómodos. Es por ello que su nombre suena para reemplazar a la actual cara visible del Ejecutivo, Isabel Celaá, una de las ministras que tiene menos asegurado su puesto. Otra de las reforzadas será Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica. Por parte de Podemos, Irene Montero es, a día de hoy, la candidata llamada a ocupar las mayores responsabilidades.

Entre otras propuestas que hay sobre la mesa, confirman estas fuentes, figura también la recuperación de un ministerio dedicado exclusivamente a la Agenda Digital, actualmente con rango de secretaria de Estado. Se trata de competencias que podrían ser asumidas por Podemos, teniendo en cuenta que los llamados ‘ministerios de Estado’ -como Defensa, Interior, Exteriores o Justicia- estarán ‘vetados’, tal y como avanzó en su día OKDIARIO.

Este aumento de las carteras ministeriales, que tendrá una repercusión evidente en las arcas públicas en un momento en el que todavía no se han recuperado de la crisis económica, implicará también consecuencias en los altos cargos de segundo y tercer nivel, como secretarios de Estado y directores generales, que también aumentarán su presencia en el Gobierno de Pedro Sánchez. Un movimiento que facilita la entrada de miembros de Unidas Podemos, ya que habrá más cargos para repartir.

Podemos quiere ministerios ‘populares’

El partido de Pablo Iglesias prefiere no quemarse con ministerios responsables de las decisiones que puedan tener un impacto negativo en la opinión pública. En su lugar, apuesta por carteras con peso, pero más amables, desde las que impulsar su agenda social.

En el caso de Trabajo, una de las reclamaciones iniciales, se generan controversias, ya que Podemos asume, según fuentes del partido, que Sánchez no derogará las reformas laborales, una de las grandes banderas de su programa.

Ministros ‘asegurados’

Los cambios obligados con la entrada de Podemos obligan a Sánchez a prescindir de algunos de sus actuales ministros, pese a que su intención inicial, como avanzó este diario -en caso de un Gobierno en solitario- era mantenerlos prácticamente a todos (a excepción de las obligadas salidas, como Borrell o Nadia Calviño, en su caso).

De los ministros actuales hay algunos que tienen su continuidad asegurada, como los titulares de Hacienda, Fomento, Interior, Trabajo, Sanidad, Industria o Agricultura. Pero no todos ellos repetirán en la misma área que han desarrollado sus funciones en los últimos doce meses.

Ábalos podría ocupar el ministerio de Defensa con rango de vicepresidente en sustitución de Margarita Robles, si ésta se marcha a dirigir el Consejo General del Poder Judicial. Robles y la titular de Justicia, Dolores Delgado, son dos de las que podrían causar baja, aunque por motivos distintos.

Entre los nuevos fichajes, como ya avanzó el propio presidente hace unos días en una entrevista en Informativos Telecinco, habrá algunos independientes no necesariamente vinculados al socialismo aunque sí con un compromiso progresista. También se da por segura la entrada del primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

Más cuota catalana

Iglesias, por su parte, quiere incrementar la cuota catalana, y su apuesta es Jaume Asens, líder de los ‘comunes’ en el Congreso.

El dirigente aseguró este domingo, en una entrevista en Catalunya Radio, que no renunciarán al referéndum en Cataluña, aunque hace unos días aseguró que no sería una ‘línea roja’ para negociar un Gobierno.

Según Asens, una de las primeras medidas de Sánchez debe ser conformar una mesa de diálogo con independentistas para "hablar y negociar" ese referéndum. "El Gobierno tiene que respetar a Cataluña", dijo.

Lo último en España