Voló en el Falcon

Sánchez manda su coche oficial vacío a La Rioja para hacer 7 kms hasta un acto tras bajarse del Falcon

En el aeropuerto de Agoncillo le esperaba el Audi A8 traído desde Madrid para desplazarse hasta el Museo Würth

Moncloa dice que el Falcon es imprescindible para Sánchez: "Ejerce 24 horas al día y 7 días a la semana"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, bajándose de su coche oficial este viernes en un polígono de Agoncillo (La Rioja).
  • J. Guirado y S. Sanz

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajó en el Falcon este viernes por la mañana desde la capital hasta Agoncillo (La Rioja) para participar en un acto de propaganda sobre su ‘Plan de Recuperación’, al que llegó en su coche oficial movilizado desde Madrid para cubrir la distancia de apenas 7 kilómetros que existe entre el aeropuerto riojano y el lugar de la visita.

Según ha podido saber OKDIARIO, el avión presidencial Falcon 900 salió de la base aérea de Torrejón de Ardoz y aterrizó en el aeropuerto Logroño-Agoncillo, en La Rioja. Fue allí donde le estaba esperando su coche oficial, traído por carretera desde Madrid tras recorrer cerca de 400 kilómetros. El uso abusivo que el presidente socialista hace del Falcon, a diferencia de su predecesor, Mariano Rajoy (PP), que optaba en estos casos por otros medios de transporte, ha sido criticado con frecuencia por la oposición en estos años y ha generado rechazo en la opinión pública.

Moncloa trasladó desde la capital el coche oficial que usa el presidente para cubrir simplemente los 7 kilómetros que separan el aeropuerto riojano del Museo Würth, ubicado en la Avenida Cameros del polígono industrial El Sequero, en la localidad de Agoncillo. Allí fue recibido al bajarse del vehículo por la presidenta de La Rioja, la socialista Concha Andreu, según muestran las imágenes distribuidas por Moncloa.

Según las fuentes consultadas por este diario, además del Audi A8 ultra blindado que usa Sánchez, fueron desplazados hasta La Rioja los otros seis coches de seguridad que utiliza Moncloa en el dispositivo habitual del presidente.

No es la primera vez que el jefe del Ejecutivo moviliza su coche oficial tras haber viajado en una aeronave de las Fuerzas Armadas para luego hacer uso del mismo y recorrer una distancia tan corta. Tal y como publicó OKDIARIO, Sánchez también hizo gala de tal ostentación en noviembre de 2018 para acudir a la XXX Cumbre Hispano-Portuguesa celebrada en Valladolid (a 188 kms de Madrid).

Una vez se bajó del Airbus oficial junto a otros miembros de su Gobierno, el presidente socialista se subió a su coche oficial, trasladado desde la capital,  para recorrer los 8 kilómetros que separan el aeropuerto de Villanubla del centro de la ciudad del Pisuerga.

Entonces, el coche del presidente viajó también vacío desde Madrid a primera hora de la mañana, recorriendo los 188 kilómetros que hay entre el Palacio de la Moncloa y Valladolid, para esperarle a pie de pista a su llegada al aeropuerto y trasladarlo hasta la Plaza de San Pablo, donde tuvo lugar la cumbre.

«Debates estériles»

En declaraciones a los medios este viernes, Pedro Sánchez rechazó el «jugueteo político» y «el ruido de debates estériles» que se ha generado, a su juicio, en torno a la ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE), y defendió que son unas cuentas públicas «imprescindibles» para la recuperación, con las que no «gana» el Gobierno sino España y «todos y cada uno de los territorios».

Durante la presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, el jefe del Ejecutivo socialcomunista hizo así alusión a la polémica que se ha generado por el apoyo de los proetarras de Bildu al proyecto de cuentas públicas para 2021.

En este contexto, Pedro Sánchez insistió en el «respaldo histórico» que cosecharon los PGE en su primer trámite en el Congreso, al rechazarse las enmiendas a la totalidad de la oposición con el voto de 198 diputados. Además, confió en que tales cuentas salgan probadas antes de que acabe el año, según informó Ep.

Críticas internas

El acuerdo de PSOE y Podemos con Bildu no sólo ha generado el rechazo de PP, Vox y Ciudadanos sino que también ha recibido críticas internas, en la propias filas socialistas, de algunos barones territoriales como los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; y Aragón, Javier Lambán; e históricos ex dirigentes como Alfonso Guerra o Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

El jefe del Ejecutivo remitió precisamente el jueves una carta a los militantes socialistas para pedirles que «estén a la altura» y contribuyan a defender la necesidad de sacar adelante los Presupuestos con el mayor apoyo posible. Además, subrayó que los «adversarios del Gobierno» solo quieren desviar la atención con polémicas «artificiales», «fake news» y «asuntos del pasado como la lucha antiterrorista».

Lo último en España

Últimas noticias