En la huelga general de 2012

Sánchez indultó el día de la mujer a dos piquetes violentos que amenazaron a una trabajadora

Carlos Cano Navarro y Maria del Carmen Bajo Crémer entraron en un bar de Granada en la huelga general de marzo de 2012 y profirieron todo tipo de expresiones vejatorias y de corte amenazante contra quienes estaban dentro.

El Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez, que encabezó la huelga feminista del pasado 8-M, ha indultado a dos piquetes informativos del movimiento 15-M que acosaron a una mujer en Granada durante la jornada de huelga general del 29 de marzo 2012. Así lo recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE) este lunes, en base a la resolución del Ministerio de Justicia de Dolores Delgado que aprobó el Consejo de Ministros el pasado viernes.

En concreto, el Gobierno ha otorgado esta medida de gracia por “razones de justicia y equidad” a Carlos Cano Navarro y María del Carmen Bajo Crémer, dos piquetes a los que le ha perdonado “un año y un día de la pena privativa de libertad impuesta a condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de tres años desde la publicación del real decreto”.

Ambos fueron condenados en 2013 por el Juzgado de lo Penal número 1 de Granada como autores de un delito contra el derecho de los trabajadores a la pena de tres años y un día de prisión y multa de doce meses y un día con una cuota diaria de ocho euros (3.665 euros).

“Vamos a por ti”

Esta sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada fue ratificada luego, convirtiéndose en firme, por la Audiencia Provincial. En la misma se afirma que Carlos Cano Navarro y Maria del Carmen Bajo Crémer entraron en un bar de Granada donde comenzaron a proferir todo tipo de expresiones vejatorias y de corte amenazante contra quienes se encontraban en el interior, presionándoles para que lo abandonaran y secundasen la huelga.

Posteriormente colocaron pegatinas en las paredes, con el siguiente texto: “Hacemos una huelga por nuestros hijos y por los de los esquiroles, ni pactos, ni reformas, ni hostias”. La incursión en el bar finalizó amenazando a la propietaria: “Nos hemos quedado con tu cara, vamos a por ti (…), a partir de ahora ten mucho cuidado sabemos quien eres y donde estás, ojito”.

Con Cañamero

En su caso, Carlos Cano apenas pasó una semana en prisión ya que la Audiencia de Granada acordó su excarcelación. Por su parte, Carmen Bajo ni siquiera llegó a entrar en el centro penitenciario Los dos pidieron entonces el indulto al Ministerio de Justicia que entonces dirigía Alberto Ruiz-Gallardón, del Partido Popular.

A su salida de Albolote, le esperaron familiares e integrantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), que habían convocado una huelga de hambre ese mismo día para reclamar su puesta en libertad como “presos políticos”. Al frente de aquella delegación del SAT estaba el que ha sido diputado de Podemos hasta la pasada semana, Diego Cañamero.

Últimas noticias