Sánchez decía que Otegi no es un "hombre de paz" pero ahora ordena a TVE limpiar su imagen

Son las palabras de un presidente con principios tan livianos, que es capaz de decir una cosa y la contraria, según le dicten las conveniencias políticas de cada momento. Sólo han pasado tres años. En abril de 2016, Pedro Sánchez esgrimía la figura del ex ministro Ernest Lluch, asesinado por un pistolero de ETA en Barcelona, frente a quienes definían a Otegi como "un hombre de paz".

En aquel momento, Pedro Sánchez se encontraba en la oposición. Ahora como presidente del Gobierno ordena a TVE invitar a Arnaldo Otegi y blanquear su imagen, para que Bildu facilite su investidura.

En un acto celebrado el 27 de abril de 2016, Pedro Sánchez recordó que Ernest Lluch "se encaró a aquellos que defendían el terrorismo y a la banda terrorista ETA y les dijo: ‘Gritad, gritad, porque mientras gritáis no matáis’. Y les dijo que aquellas personas que se estaban manifestando a favor de ETA y en contra de la paz y la concordia en el país vasco no habían entendido nada".

"Porque la democracia había permitido, después de 40 años de dictadura, que aquellas personas pudieran manifestarse en paz", añadió el entonces líder del PSOE, "Ernest Lluch fue asesinado por aquellos que no pudieron soportar ese grito de libertad y concordia".

Pedro Sánchez concluyó su intervención con estas palabras: "El PSOE es el partido de la libertad, y aquellos que hoy ensalzan a Otegi y le llaman hombre de paz, convendría que recordaran las palabras y la memoria de Ernest Lluch".

Han pasado tres años, el mismo Pedro Sánchez que pronunció aquel discurso hoy aspira a ser investido presidente del Gobierno con el apoyo o la abstención de Bildu, el partido de los asesinos de Ernest Lluch. Y para cumplir este objetivo, al precio que sea necesario, está dispuesto a utilizar TVE para blanquear la imagen de Arnaldo Otegi, que hoy vuelve a ser presentado por el PSOE como un "hombre de paz".

Lo último en España