Reciben como a un héroe al hombre que ayudó a huir a Puigdemont

Jami Matamala ha aterrizado esta mañana en el aeropuerto de Gerona procedente de Waterloo, tras dieciocho meses acompañando a Carles Puigdemont y eludiendo comparecer en la Audiencia Nacional.

Josep Maria (Jami) Matamala ya está en Gerona. El amigo íntimo del ex presidente Carles Puigdemont que le ayudó a planificar y a huir de España tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, ha vuelto esta mañana a su ciudad, Gerona, con un vuelo procedente de Bruselas – Charleroi. Ha sido recibido con todos los honores por una multitud de separatistas con esteladas en la terminal, que lo han escoltado hasta el centro de Gerona, donde a las 13.30 será recibido como un héroe por Quim Torra en la sede de la Generalitat.

A las siete y cuarto de la mañana Matamala, que está siendo investigado por la Audiencia Nacional por ayudar precisamente a Puigdemont a huir, no se presentó ante el juez Diego de Egea cuando éste le citó. En la causa, que ahora investiga la sala tercera de lo penal tras archivarse en octubre y reabrirse en febrero, también están investigados dos Mossos y el jefe de la oficina del ex presidente, Josep Lluís Alay, que fueron detenidos al llegar a Cataluña.

Matamala no fue detenido al encontrarse en Bélgica y la orden de detención nacional que tenía activa no se reactivó al archivarse y readmitir la causa, por lo que ha podido volver sin problema y en los próximos días recogerá su acta de senador por Gerona.

Según ha podido saber OKDIARIO, la intención de Josep Maria Matamala es continuar viviendo entre Waterloo, Gerona y Madrid, por lo que el Senado deberá abonar los desplazamientos del nuevo senador desde Bruselas hasta Madrid para asistir a las sesiones plenarias.

Fuentes cercanas a Matamala aseguran que el próximo día 26 de mayo, con las elecciones europeas y la constitución de las cámaras, volverá a la casa de la República de Waterloo de donde esta mañana ha sido despedido por Carles Puigdemont a las 7.15.

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .