Memoria Histórica

PSOE y Podemos rechazan que el Congreso equipare el totalitarismo comunista con el nazi

Los dos partidos del Gobierno de coalición frenan un iniciativa del PP que pedía transponer la resolución europea

El Parlamento Europeo equipara el estalinismo al nazismo y pide que se investiguen sus crímenes

PSOE y Podemos han rechazado este jueves a que el Congreso de los Diputados equiparase el totalitarismo comunista con el nazi como planteaba una proposición no de ley del Partido Popular, que pedía transponer la resolución del Parlamento Europeo contra los regímenes fascistas y estalinistas. La iniciativa ha sido tumbada por los socialcomunistas, junto a sus socios nacionalistas y separatistas, por 20 votos en contra frente a 16 a favor.

Por parte del Grupo Socialista, el diputado Valentin García Gómez ha subrayado que «la resolución europea no condena el comunismo democrático, ni tampoco habla del terrorismo de organizaciones yihadistas y de ETA, sino del totalitarismo que han gobernado en Europa en el siglo XX». En esta línea, el parlamentario del PSOE ha señalado que «apoyamos la resolución del Parlamento Europeo, pero no la manipulación torticera que hace el PP con esta proposición».

En representación de Unidas Podemos, el diputado y secretario general del Partido Comunista, Enrique Santiago, ha manifestado que «equiparar el nazismo con cualquier otra ideología es banalizar el mal de los crímenes de Hitler y Mussolini». «Comparar el comunismo con otro sistema político es complicidad y negacionismo», ha enfatizado el colaborador del vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias. En su intervención, Santiago ha evitado condenar los «crímenes del comunismo», como figuraba en la proposición de ley de los populares.

La iniciativa del PP presentada en la Comisión Constitucional del Congreso instaba al Congreso a equiparar el «totalitarismo comunista» con el «totalitarismo nazi» y que el Gobierno tuviera en cuenta los pronunciamientos del Parlamento Europeo a la hora de relacionarse con «los herederos de ETA», en alusión a Bildu.

El PP buscaba así que el Congreso emplazara al Ejecutivo de PSOE y Podemos a proceder a esa condena suscribiendo la resolución que, sobre esta cuestión, aprobó el Parlamento Europeo en septiembre de 2019.

Aquel texto, que se aprobó por con 535 votos a favor, 66 en contra y 52 abstenciones, defiende que, mientras los crímenes nazis fueron evaluados y castigados en los juicios de Nuremberg, todavía sigue «existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo y otras dictaduras, evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos».

En la PNL debatida este jueves, el PP califica la resolución de la Eurocámara de «histórica» porque «corrige definitivamente la diferenciación que algunas instituciones y líderes europeos han realizado tradicionalmente entre unos totalitarismos y otros».

El PP condena la «dictadura»

«Se trata de un problema que afecta igualmente a nuestro país, en el que hemos condenado reiteradamente la dictadura franquista y los totalitarismos fascistas, pero, sin embargo, no hemos condenado desde las instituciones los totalitarismos comunistas y los crímenes cometidos por los comunistas tanto en la República como en la Guerra Civil», recogía la proposición no de ley de los de Pablo Casado.

Además, el PP apuntaba que hay «miembros del actual Gobierno que aún siguen reivindicando el comunismo y su memoria». A juicio de los populares, «una memoria auténticamente democrática debe condenar todos los totalitarismos». «Nuestra Memoria debe incluir la condena del fascismo y del comunismo, y de todos los crímenes cometidos en sus nombres», decía la iniciativa.

La formación de Pablo Casado también exigía que las recomendaciones de dicha resolución del Parlamento europeo se hicieron también «extensivas al tratamiento que se le da a la banda terrorista ETA y a sus herederos políticos» por estar «inspirados en buena medida por el comunismo». El Gobierno de PSOE y Podemos ha negociado con los proetarras de Bildu su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y el líder batasuno, Arnaldo Otegi, ha avanzado que están dispuestos a votar ‘sí’. La oposición denuncia que por primera vez en Democracia el Ejecutivo central ha pactado unos presupuestos generales con el «brazo político de ETA».

Durante el debate, el diputado del PP Jaime Mateu Istúriz reclamó que «el Gobierno de España debe tener en cuenta todas las declaraciones de esta resolución para su aplicación tanto en la actual ley de Memoria Histórica como en el nuevo anteproyecto de Memoria Democrática», que pretende reformar la norma anterior.

Enmiendas de Vox

Sin embargo, precisamente sobre este extremo, Vox presentó una enmienda a la PNL del PP al considerar que la Ley de Memoria Histórica «no debe ser reformada, sin derogada al estar informada por la mentira histórica sobre la cual sólo uno de los bandos de la Guerra Civil cometió crímenes masivos». «Eso es mentira. La izquierda de los años 30 no luchaba por la democracia», enfatizó el diputado de Vox Francisco José Contreras.

Además, en una segunda enmienda, los de Santiago Abascal también plantearon la «interrupción de relaciones políticas por parte de partidos democráticos con partidos comunistas». Contreras instó a ello al PSOE en su relación con Podemos y al PP en su «memorándum» con el Partido Comunista Chino. Ninguna de estas dos enmiendas fueron aceptadas por los populares.

Desde Ciudadanos, el diputado Miguel Gutiérrezcriticó que el Gobierno de PSOE y Podemos «no está por la reconciliación, sino por abrir la brecha entre los españoles de la peor manera posible».

Lo último en España

Últimas noticias