El PSOE acusa a Iglesias de querer "imponer ministros" para formar "un Gobierno a su servicio"

Sigue el cruce de acusaciones entre el PSOE y Podemos después de que Pedro Sánchez diera por rotas todas las negociaciones sobre la investidura del socialista. Adriana Lastra, la vicesecretaria del PSOE, ha criticado que Pablo Iglesias pretenda "imponer ministros" y tener "un Gobierno paralelo a su servicio".

Lastra se ha expresado de esta forma tras la cita que ha mantenido con Gabriel Rufián, dirigente de ERC, en el Congreso de los Diputados. La socialista ha atacado de manera firme a Iglesias tras las declaraciones que el líder morado ha hecho en una entrevista con ‘La Sexta’: "Sólo ha querido hablar de nombres del Consejo de Ministros, no está a la altura de las circunstancias quien se niega a negociar y no es capaz de ceder en absolutamente nada".

Lastra ha insistido en que su partido eligió a Podemos como "socio preferente" porque comparten una "sensibilidad de izquierdas" y habían ofrecido "un Gobierno de cooperación" a los morados, sin embargo, tal y como recordó Sánchez este lunes "Iglesias lo tildó de idiotez". 

Sin embargo, ha señalado Lastra sólo se han encontrado con un Iglesias en "maximalista" que "se ha negado en todo momento a la negociación" y sólo ha buscado "la imposición". "Ha rechazado todo, supeditaba todo a la presencia de nombres en el Consejo de Ministros y no se ha movido de ahí desde la primera reunión", ha sentenciado.

Tras las múltiples negativas de Iglesias, la conclusión de los socialistas es que el dirigente podemita no ha tenido nunca una voluntad real de negociar, sino de "imponer" a Sánchez los nombres de aquellos que deber formar parte del Ejecutivo. "Eso no es negociar", ha explicado Lastra, Iglesias acabó "dinamitando" la negociación con la convocatoria que hizo el pasado viernes a las bases de Podemos para una "consulta trampa".

Iglesias, ha señalado la socialista, sólo busca "blindarse" ante una decisión que ya tenía tomada "hace tiempo": votar no por segunda vez a una investidura de Sánchez, pero en esta ocasión coincidiendo en el no también con la "ultraderecha".

Lo último en España