Prensa a la ‘catalana’ en Navarra: PSOE, PNV y Bildu regarán con fondos públicos a los medios nacionalistas

maria-chivite-navarra-prensa-independentista
La secretaria general del PSN-PSOE, María Chivite, ha sido elegida este viernes por el Parlamento de Navarra presidenta del Gobierno Foral con los votos de su partid

El precio exigido por el separatismo y los proetarras a cambio de apoyar la Presidencia del PSOE en Navarra está cada vez más claro: Geroa Bai (formación que lleva inmerso al PNV) y EH Bildu han exigido a los socialistas la dotación de partidas millonarias para impulsar la prensa nacionalista y discriminar a los medios que no se sumen a la causa separatista.

El modelo es fácil de adoptar, básicamente porque pretende copiar el ya implantado por la Generalitat en Cataluña: un esquema que ha permitido financiar con fondos públicos a todo un listado de más de 150 medios en esa región y que ha cumplido perfectamente con su cometido de adoctrinar a la población.

La exigencia ha sido trasladada a los socialistas por Geroa Bai. Y es que Geroa es el partido que se va a encargar de forma más evidente de trasladar las exigencias de Bildu a la presidenta María Chivite (PSN-PSOE) a lo largo de toda la legislatura, de forma que los socialistas no tengan que mancharse en contactos directos con los proetarras.

El plan consiste en «adecuar la concesión de las ayudas a los medios de comunicación en euskera para dar una respuesta que garantice su estabilidad y viabilidad, promoviendo el uso de estos medios y fomentando la presencia en nuevos formatos, dirigidos de manera especial a la población joven», tal y como lo define la propia Geroa Bai en su página web. La traducción de este plan es obvia: un mecanismo basado en subvenciones para regar con fondos públicos a la prensa amiga de manera que sobreviva y compita con ventaja frente a los medios críticos.

Las exigencias de Geroa incluyen «desarrollar líneas de actuación orientadas a aumentar la información en euskera en los medios de comunicación en castellano. Aumentar la presencia del euskera en el ámbito socioeconómico, de manera especial en el comercio y servicios. Aumentar las posibilidades de uso del euskera en el entorno digital y redes sociales».

El esquema tiene como modelo el catalán, donde el Gobierno de Quim Torra destina cada año más de dos millones de euros -en 2019, 2,15 millones- a subvenciones estructurales a los medios digitales en catalán.

La mayoría de medios catalanes, de hecho, sobrevive gracias a esa lluvia de dinero público. Y es que esos 2,15 millones son sólo la punta de un iceberg donde entran el resto de entidades administrativas catalanas para disparar los importes. Así, sin contar con la Diputación de Barcelona, en 2016 y con cifras ya cerradas y definitivas, un total de 35,7 millones de euros fueron destinados de una u otra manera a los medios catalanes. En 2017 esa cifra se elevó hasta los 36,1 millones contando publicidad institucional, subvenciones, subscripciones y contratos con los medios.

Y esta pata del plan de adoctrinamiento trasladado a la prensa de Navarra es sólo el inicio de un potente esquema de ingeniería social. Porque el Gobierno socio-separatista de la Comunidad Foral, con el apoyo de los proetarras, prepara igualmente una completa inmersión lingüística de Navarra en el Euskera.

Geroa Bai ha exigido ya -y Chivite ha aceptado- distintas medidas: la primera, garantizar el derecho de la ciudadanía a elegir «cualquiera de las dos lenguas propias de Navarra en las administraciones públicas», en referencia al castellano y el euskera, pese a ser esta última la lengua vasca.
En segundo lugar, garantizar el acceso «a la enseñanza en euskera y del euskera» a cualquier alumno que lo solicite. En tercer lugar, impulsar «el uso del euskera en la vida social», lo que conlleva toda una campaña de lanzamiento y su respectivo presupuesto.

El derecho a reclamar el euskera quedará blindado, además, por una nueva Ley Foral. Por otro lado, se primará «el acceso a la educación en euskera para las familias que opten por ella para sus hijos e hijas»; se ampliará «la oferta en euskera en todos los niveles educativos, así como en actividades formativas complementarias y extraescolares»; se aumentará la oferta de grados universitarios y de postgrados en euskera; y la inmersión en el euskera no será sólo a título particular y en los colegios: también lo será en el ámbito oficial. Para ello se garantizará que la Administración de la Comunidad Foral pueda atender en euskera a la ciudadanía que así lo solicite.

La medida, por último, supondrá nuevas promociones de funcionarios con pleno conocimiento del euskera. Todo, con tal de implantar en Navarra un sentimiento que favorezca una futura e hipotética anexión con el País Vasco. Es decir: cumplir el plan de PNV y EH Bildu.

Lo último en España

Últimas noticias