8M, DÍA DE LA MUJER

Podemos sin careta: alienta a salir a la calle el 8M en Madrid pese a prohibirlo su propio Gobierno

Otro choque más entre los comunistas y el PSOE esta vez a cuenta de las manifestaciones feministas

Los comunistas exigen una "rectificación inmediata" de Franco para permitir las concentraciones

8M
Pablo Iglesias en una manifestación del 8M. (Foto: Podemos)

Otro choque más entre PSOE y Podemos, los partidos del Gobierno, esta vez a cuenta del 8M. La formación de Pablo Iglesias no ha tardado en alimentar una campaña contra el delegado del Gobierno en Madrid, el socialista José Manuel Franco, tras prohibir las manifestaciones feministas de los días 7 y 8 de marzo por motivos de «salud pública».

La coalición del vicepresidente segundo ha emitido un comunicado pidiendo «una rectificación inmediata» de su socio en el Ejecutivo de PSOE-Podemos. Y junto a ello, los comunistas han reivindicado «el derecho a la movilización», alentando así a las feministas afines a salir a calle pese a la alta incidencia del coronavirus en la región.

A través de un manifiesto conjunto, Podemos, Izquierda Unida, PCE, Equo, Más Madrid, UGT y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) han señalado que la decisión del delegado del Gobierno, que siguió instrucciones de Moncloa, constituye, a su juicio, «un precedente preocupante» en «términos de democracia» que va más allá del «daño a la reivindicación y la movilización feminista» al tener «un profundo punto de arbitrariedad».

«Esperamos que el Delegado del Gobierno entre en razón y dé marcha atrás en esta decisión, que supone un grave agravio comparativo con respecto a otras movilizaciones (algunas de ellas basadas en el odio o el negacionismo) que sí se han permitido», añade el comunicado.

Además, IU y el PCE, formaciones integradas en Unidas Podemos, también ha emitido otro manifiesto subrayando que «secundarán todas las decisiones de las compañeras de la Comisión 8M de Madrid que han trabajado durante meses para llevar a cabo esta movilización sin riesgo sanitario». De momento, la Comisión 8M, afín a Podemos, no ha desconvocado las decenas de manifestaciones previstas en Madrid ciudad y otros 17 municipios, sino todo lo contrario. A través de las redes sociales, estas activistas han comunicado que recurrirán la prohibición de la Delegación del Gobierno adoptada por «motivos de salud pública» y la situación de «riesgo extremo» en la Comunidad.

«Todas las herramientas legales»

«Vamos a recurrir. Vamos a usar todas las herramientas legales para conseguir salir a nuestras plazas este 8 de marzo bajo los permisos correspondientes y con todas las garantías sanitarias. Si hay alguien que sabe lo que es luchar, somos las mujeres y vamos a pelear por nuestro derecho a manifestarnos», ha advertido la Comisión 8M.

Además, los comunistas tachan de «decisión alarmante» la prohibición de 104 manifestaciones feministas los días 7 y 8 de marzo donde se podrían reunir más de 60.000 personas, según apuntó la Delegación del Gobierno. Y recalcan que «no compartimos ni entendemos dicha prohibición, al entender que responde a una cuestión política y no sanitaria como se quiere hacer ver.

De hecho, este enésimo choque entre PSOE y Podemos llega en plena guerra soterrada entre socialistas y comunistas sobre las futuras leyes de Igualdad. Los morados acusan a los socialistas de impulsar en solitario la proposición de la Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación (conocida como ley Zerolo) para frenar así la llamada ley Trans, basada en la teoría queer y que desde las filas del PSOE rechazan por su «negacionismo» de la mujer. A ello hay que sumar los reparos del Ministerio de Justicia, en manos del PSOE, al anteproyecto de Ley del ‘Sólo sí es sí’ que promueve la titular de Igualdad, Irene Montero, y que ha sido rechazado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por afectar a la presunción de inocencia.

Contra Ayuso

Los comunistas también aprovechan su comunicado para arremeter contra el Ejecutivo regional (PP), pese a que la competencia de seguridad recae en la Delegación del Gobierno, dirigida por el PSOE. «Mientras tanto vemos cómo el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso, sigue priorizando la economía antes que la salud de los y las madrileñas», critican. La Consejería de Salud de Madrid desaconsejó estas concentraciones en base a los datos técnicos epidemiológicos.

Sin embargo, los populistas pretenden movilizarse. «El 8 de marzo es más que un día. Es la culminación de un trabajo incesante de las compañeras para construir una sociedad más igualitaria, inclusiva y mejor para todas. Y pese a quien pese, el movimiento feminista demostrará que no se puede detener esa construcción», sentencian.

Lo último en España

Últimas noticias