Podemos quiere dejar a media Europa a los pies de Putin: rechaza la construcción del gasoducto Midcat

Podemos gasoducto
Juan López Uralde y Pablo Iglesias

Podemos rechaza la construcción del gasoducto Midcat que conectaría la Península Ibérica y Europa central, aliviando la grave crisis de suministro que se avecina este otoño si Vladimir Putin cierra el grifo a los países del centro y norte de la UE. Los ecologistas de la formación morada aseguran que «el chantaje de Putin no puede servir de excusa para cambiar».

Mientras países como Alemania empiezan a ahorrar energía y tiran del carbón para abastecer de electricidad a su industria, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha permitido el lujo de agraviar a Argelia con su cambio de política sobre el Sáhara. La decisión de los socialcomunistas ha tenido consecuencias: Argelia ha empezado a suministrar menos gas a España y se ha echado en brazos de Italia, al que ha convertido en socio preferente.

Tanto es así, que España ha aumentado en un 15% las importaciones de gas ruso, a la vez que ha descendido casi a la mitad la aportación que venía realizando Argelia.

Alemania y otros países de centroeuropa han puesto sobre la mesa otra alternativa que aliviaría la situación de dependencia de Rusia a la que se enfrentan. Finalizar el gasoducto Midcat. Un proyecto que lleva parado varios años por su costosa financiación, pero que, sin duda, permitiría no depender del gas ruso.

El canciller Olaf Scholz lamentó que éste no se hubiera construido todavía, ya que ahora se echa en falta «de forma dramática» la «masiva contribución» que estaría prestando al abastecimiento del norte de Europa, según dijo en una rueda de prensa tras el receso estival, centrada en la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania.

Mientras la ministra Teresa Ribera ha asegurado que el Midcat podría estar listo en ocho meses, su socios en el Gobierno se han mostrado totalmente en contra de invertir dinero en una infraestructura que consideran dañina al ser utilizada para el transporte de combustibles fósiles. El diputado podemita Juan López Uralde considera que España debe dar ejemplo y sólo avanzar en la generación a través de «energía renovables» para así conseguir la ansiada «soberanía energética».

Los socios de Sánchez no quieren que Putin sea la excusa, pero mientras tanto no alzan la voz contra el aumento de las importaciones de gas ruso, dinero español que, sin duda, irá destinado a financiar la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Tampoco consideran ser un socio leal y fiable de los países del norte de Europa.

«Si se construye el Midcat –y en plazos acelerados– es para transportar gas; vincularlo al hidrógeno únicamente busca ocultar la realidad de una infraestructura innecesaria», ha añadido Alianza Verde.

Viaje a Argelia

Ante este panorama, OKDIARIO ha descubierto este viernes que el Gobierno ha enviado una legación a Argelia, probablemente para intentar recomponer las relaciones bilaterales, tocadas desde que Sánchez se echara en brazos de Marruecos dando la razón al reino marroquí en sus demandas sobre el Sáhara.

Un avión partía sobre las 11 de la mañana de España rumbo a Argel, donde ha permanecido poco más de cinco horas. El gas argelino sería clave para aumentar el suministro a Europa si se construyera el Midcat, por lo que España debe recomponer las relaciones con el Gobierno argelino lo antes posibles.

Lío en el Gobierno

Esta posición de Podemos choca de nuevo con los deseos de una parte del Gobierno, que vería con buenos ojos la construcción del Midcat, siempre y cuando lluevan los millones desde Bruselas para financiarlo. Principalmente, porque en la UE no se entendería una postura contraria de España después de que los 27 permitieran a España y Portugal adoptar la llamada ‘excepción Ibérica’ para topar el precio del gas.

Este sería el enésimo desencuentro entre los socios del Gobierno de coalición socialcomunista. El envío de armas a Ucrania, el aumento del presupuesto de Defensa o el radical giro, sin una motivación aparente, de Sánchez en la posición histórica de España sobre el Sáhara, han provocado sonoros desencuentros entre el PSOE y Podemos. Roces que, por otra parte, el partido morado ha tenido que asumir para poder seguir en el poder y no romper la coalición.

Midcat

El proyecto MidCat lleva años paralizado por sus elevados costes y el bajo precio del suministro ruso. Restan por construir 226 kilómetros de tuberías desde la localidad catalana de Hostalric hasta la francesa Barbaira y España pide que la UE sufrague los gastos.

En la actualidad, solo dos gasoductos pasan desde suelo español al otro lado de los Pirineos y suman una capacidad de apenas 8.000 millones de metros cúbicos anuales, cuando el ‘Nord Stream 2’, el fallido proyecto planteado para exportar gas de Rusia a Alemania, puede llevar unos 55.000 millones de metros cúbicos.

 

Lo último en España

Últimas noticias