'Caja B' de Podemos

Podemos oculta en sus cuentas el destino de las donaciones de sus cargos

Nadie sabe el paradero de las donaciones de los cargos de Podemos. Aunque todos sus miembros deben donar el excedente de sus salarios para dedicarlo a distintos fines, la formación oculta en sus cuentas el destino de esta recaudación. La tormenta provocada por la imputación de Podemos como persona jurídica en la investigación sobre la presunta ‘caja B’ del partido ha puesto en duda ciertos aspectos del manejo del dinero en la formación de Pablo Iglesias. Sus cuentas, publicadas en su Portal de Transparencia, tampoco despejan la incógnita.

Según los datos del documento, el partido recaudó 1,9 millones de euros en el año 2019 a través de las aportaciones de sus cargos públicos. Pero, ¿a qué se destina ese dinero?

En 2016, el partido se jactaba de haber repartido 500.000 euros donados por sus cargos públicos a la tercera convocatoria de Impulsa, «una herramienta que permite el desarrollo de proyectos innovadores con proyección social».

Sin embargo, ésta fue la última vez que, al menos públicamente, se supo algo de ese proyecto. Desde entonces, se desconoce en qué invierte el partido el dinero recaudado.

Este programa financiaba iniciativas ciudadanas que debían pasar por varios procesos selectivos para ser adjudicatarias del dinero. Precisamente, este proyecto ha sido uno de los puntos destacados de todas sus campañas electorales donde destacan que las donaciones de sus cargos públicos van a ayudar al ciudadano.

Tras varias ediciones anuales, desde la publicación de las bases de la tercera convocatoria, en septiembre de 2016, no se han vuelto a convocar públicamente las ayudas.

Las últimas cuentas publicadas, relativas a la contabilidad de 2019, apuntan a que el gasto social fue de 360.000 euros pero no detallan – como antes sí hacían – cuáles son estos proyectos a los que se destina el dinero. La transparencia de Podemos, por tanto, queda en duda.

‘Caja B’ de Podemos

La formación de Pablo Iglesias está imputada en el marco de la investigación por irregularidades en su financiación.

El juez acordó las diligencias tras la declaración del ex jefe del equipo jurídico de Podemos, José Manuel Calvente -purgado del partido por sus indagaciones- quien ratificó que la formación morada tenía una ‘caja B’ y pagaba sobresueldos.

El letrado enumeró «una a una» las irregularidades expuestas en la denuncia presentada ante la Guardia Civil, que ha dado lugar a la apertura de esta investigación judicial contra Podemos. En la misma hablaba de la existencia de una «Caja de Solidaridad» que estaba siendo utilizada como una ‘caja B’ del partido para ocultar gastos opacos.

Esta caja fue creada en 2018 a iniciativa de Rafael Mayoral, secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, y se nutría de las donaciones mensuales de cargos públicos estatales del partido. Por tanto, según su Reglamento, este dinero debía destinarse a «donaciones a colectivos, entidades, procesos litigiosos o cajas de resistencia de colectivos en movilización y o huelga que pueda haber abiertas».

Sin embargo, José Manuel Calvente detectó irregularidades al observar que esta «Caja de Solidaridad» estaba siendo utilizada por Rafael Mayoral para realizar donaciones de forma indiscriminada y sin control legal alguno sobre los destinatarios, a supuestas entidades opacas y sin identificar. Entre estas entidades se encontraba una supuesta asociación denominada #404 Comunicación Popular que no está registrada.

Sospechas sobre la sede

Asimismo, el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha llamado a declarar al arquitecto que realizó el proyecto de la nueva macro-sede de Podemos y a los responsables de todas las empresas que realizaron la reforma. Además, ha pedido al partido que presente el expediente de licitación de la ejecución de las obras.

Podemos tendrá que rendir cuentas sobre su recién estrenada sede de 2.180 metros cuadrados, que supuso un coste de más de dos millones para el partido.

El juez, que ha imputado a Podemos como persona jurídica por la supuesta ‘caja B’ del partido, quiere ahondar más en los tejemanejes de la nueva sede morada.

Entre otros asuntos, el partido tendrá que presentar el expediente de licitación de las obras que llevó a cabo en su sede. Según pudo comprobar OKDIARIO, éstas comenzaron incluso antes de que se acabase el plazo para que las empresas que quisiesen optar al concurso pudiesen hacerlo. Es decir, publicó una licitación únicamente para ofrecer una imagen de transparencia de cara a la galería.

Tal y como ha podido constatar OKDIARIO, Podemos tendrá que entregar «los contratos de ejecución de obra suscritos con las seis entidades mercantiles» y adjuntar «el expediente de licitación de la ejecución de las mencionadas obras».

Lo último en España

Últimas noticias