Sánchez se pone una corbata de luto 39.000 muertos, 234.000 contagiados y 69 días después

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez luciendo corbata negra. Foto: EFE

Pedro Sánchez se ha puesto, por fin, una corbata de luto. Han tenido que pasar 69 días para que el presidente del Gobierno tuviera un gesto hacia las familias de los 39.000 fallecidos por el coronavirus en España. Ha aprovechado su comparecencia de este sábado en la que, precisamente, ha anunciado que el Gobierno decretará el próximo martes 10 días de luto oficial.

El jefe del Ejecutivo se ha resistido a lucir un crespón, una corbata o cualquier otro símbolo de luto pese a que España ha sido uno de los países más golpeados por la pandemia. Con 39.000 muertos y 234.000 contagiados, Sánchez ha accedido finalmente a ponerse una corbata negra, de luto. Algo que ya habían hecho su rivales políticos, Pablo Casado, Santiago Abascal y Edmundo Val, de Ciudadanos, sí se decantaron hace tiempo por rendir homenaje a las víctimas.

Unas víctimas cuyas familias han estado totalmente desamparadas, no se han podido despedir de ellos e incluso no han podido velar sus cuerpos por la emergencia sanitaria. Pedro Sánchez, que si algo ha demostrado es que el marketing político se le da de miedo, ha mostrado hasta hoy una total falta de empatía con un gesto que, recordemos, sí que tuvo cuando compareció en 2015, cuando era jefe de la oposición, para condenar los atentados terroristas de París.

Luto oficial

El presidente del Gobierno ha anunciado un luto oficial de 10 días en España, el «más prolongado de la historia de la democracia», que aprobará el Gobierno de España a partir del próximo martes cuando todos el territorio nacional estén ya en fase 1.

En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, Pedro Sánchez ha señalado que ese duelo tendrá una duración de 10 días y durante ese tiempo «ondearán a media asta todas las banderas de todos los edificios públicos y de los buques de la armada».

«Queremos mostrar todo nuestro reconocimiento a las víctimas con este luto oficial», ha señalado, para añadir que al luto se sumará al final de la desescalada «un gran acto de homenaje oficial» y «otras conmemoraciones y memoriales presididos por el Rey».

«Los fallecidos en esta pandemia merecen nuestro recuerdo, nuestra memoria perdurable pero también merecen un homenaje aún mayor: nuestra convivencia y nuestra concordia», ha resaltado el presidente del Gobierno.

Lo último en España

Últimas noticias