Monarquía

Sánchez cede al Rey el protagonismo en la visita a Seat en Cataluña para lanzar un mensaje a Podemos

Pedro Sánchez Rey
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI han visitado este viernes la planta de Seat en Martorell. Con Podemos orquestando ataques constates contra la Corona. Con Cataluña en llamas por los violentos alentados por Podemos y los separatistas. Y la decisión que ha adoptado en Moncloa ha sido la de ceder todo el protagonismo de la visita al Rey en muestra de apoyo a la Monarquía. La tensión se instala en el Ejecutivo entre el PSOE y Podemos y Sánchez ha ordenado apartarse de las tendencias antisistema de Pablo Iglesias para evitar un impacto en su estructura de captación de voto.

La visita ha contado con su habitual colección de radicales, aunque finalmente la convocatoria separatista ha sido un fracaso. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), una de las protagonistas del golpe del 1-O, ha convocado a sus colectivos ultra para boicotear la visita del Rey a la planta de Seat en Martorell bajo el lema «Cataluña no tiene Rey»,

El Rey ha acudido acompañado del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Y la recepción de la ANC desde las 09:30 horas se ha realizado para intentar bloquear los dos accesos a la planta, algo que ha resultado ser un fracasado.

El Gobierno ya ha abordado el debate sobre este asunto y la parte socialista tiene claro que debe alejarse de las tendencias antisistema de Podemos. En caso contrario, sus bolsas de votantes menos radicalizados dirán adiós al PSOE y el resultado será un adelgazamiento electoral de los socialistas: justo lo que persigue Podemos.

Sánchez conoce la estrategia de Iglesias a la perfección. Y aunque no quiere acabar con su apoyo a la gobernabilidad, sí quiere dejar claro que no respalda los ataques, por ejemplo, a la Monarquía. Y entre los gestos de cara a la opinión pública, como el de este viernes, deja claro que Sánchez ha acompañado al Rey a Cataluña para dejarle todo el protagonismo. Prueba de ello ha sido el discurso del monarca durante el acto, mientras que Sánchez no ha realizado ningún discurso.

Campaña contra la Monarquía

Podemos, por su parte, prepara ya el ataque a gran escala a Don Juan Carlos I como puerta para intentar desestabilizar la Monarquía. Podemos exige una actuación penal contra el emérito, una comisión de investigación en el Congreso, y ha lanzado una escalada de acusaciones en redes sociales.
Pedro Sánchez, por su parte, ha contestado con una orden de abortar la comisión de investigación y frenar los ataques de su vicepresidente Pablo Iglesias. El nuevo choque entre ambos líderes está servido.

Podemos ya ha hecho público que pretende impulsar en el Congreso una comisión de investigación sobre el patrimonio y los movimientos financieros de Juan Carlos I a raíz de su segunda regularización ante Hacienda.

El diputado morado Gerardo Pisarello ha señalado que hay un «clamor» para investigar el origen de esas actividades que «el propio presidente Pedro Sánchez ha calificado de perturbadoras».

El apoyo a esta comisión de investigación viene de la mano de los mismos que ya impulsaron en el pasado acciones similares. Los partidos separatistas, el PNV, Más País, Compromís y el BNG, han planteado ya esa comisión de investigación, y Podemos ha confirmado que apoyará su tramitación en la Mesa del Congreso, donde, hasta el momento, todas esas iniciativas han sido bloqueadas.

Pisarello considera que la comisión de investigación planteada por los independentistas es «genérica» y, para darle más eficacia legal, el diputado de Podemos prefiere acotarla al patrimonio del Rey Juan Carlos I desde su abdicación, puesto que los letrados ya avisaron de que era inviolable cuando era jefe de Estado.

Pero el PSOE ha cerrado filas y no quiere seguir esta senda. Y Pedro Sánchez ha dado orden de que se aborte esta comisión de investigación, como ya se hizo tras la primera regularización, y de que se bloqueen en el Gobierno y el Congreso los distintos ataques a la institución monárquica planteados por sus compañeros de Gobierno, como ya ha publicado OKDIARIO.

Hay que recordar que el objetivo final de Pablo Iglesias es uno: acudir a la vía penal para exigir responsabilidades a D. Juan Carlos y que cargue contra él la Fiscalía.

De hecho, tras la confirmación de la nueva regularización fiscal de 4,395 millones de euros de Don Juan Carlos, Pedro Sánchez ha limitado su crítica al Rey emérito a hablar de conducta «incívica» e «irregularidad», lejos de la terminología penal. Pero Podemos ya ha dejado claro quiere ir más allá. De hecho, mucho más allá: las presiones internas en el seno del Gobierno han vuelto a surgir porque el partido de Pablo Iglesias quiere que la regularización no mate la vía penal y que la Fiscalía investigue el caso como delito fiscal, como ya ha publicado este diario.

Lo último en España

Últimas noticias