El nuevo jefe de Política Territorial del PSOE enchufó a su hermano en el chiringuito público Gisvesa

Ignacio Sánchez Amor
Pedro Sánchez e Ignacio Sánchez Amor

El nuevo secretario de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor, enchufó a su hermano en el chiringuito público Gisvesa de la Junta de Extremadura. El diputado extremeño del PSOE en el Congreso era la mano derecha del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para asuntos internacionales. Un diputado y amigo del presidente del Gobierno que ahora será secretario de Estado de Política Territorial en el Ministerio que dirige Meritxell Batet.

Sánchez Amor es diputado en el Congreso de los Diputados por la provincia de Badajoz desde noviembre de 2011. Él ha sido un declarado sanchista y, de hecho, ha ejercido últimamente como portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores, vocal en la Comisión Mixta para la UE, en la Comisión Constitucional y en la ponencia de estudio sobre las consecuencias del Brexit. También ha sido ponente por parte del PSOE en la mal denominada Ley Mordaza.

Desde marzo de 2016 ha sido el presidente de la Delegación española en la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Pero, además de todo ello, ha sido uno de los que aprovecharon el chiringuito público extremeño de colocaciones Gisvesa. En concreto, para enchufar a su hermano.

Y es que el caso de enchufismo de la empresa pública Gisvesa —donde se llegaron a acumular 21 enchufados socialistas y que ha acabado dejando a la empresa en quiebra— incluyó un nombre que superaba claramente la política regional: el de Ventura Sánchez Amor, contratado en la empresa como auxiliar administrativo.

Ventura es el hermano de una de las personas más influyentes en el área de Exteriores del equipo personal de Pedro Sánchez: Ignacio Sánchez Amor, diputado y portavoz de Asuntos Exteriores del Grupo Socialista en el Congreso en el pasado más reciente. Y ahora, ya, secretario de Estado con Batet.

La empresa pública Gisvesa figuraba a cierre de 2017 en situación de “quiebra” con un “agujero económico” que era un 330% superior al del ejercicio pasado. El PP solicitó hasta en seis ocasiones a la Junta de Extremadura, concretamente a la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, que informase de las contrataciones, encargos y encomiendas de gestión que se habían estado realizando en Gisvesa. Y el resultado fue sido siempre el mismo: nada, el silencio como respuesta.

Entre los nombres de la lista de enchufados que acompañaron al hermano del secretario de Estado en Gisvesa figuran Francisco Saavedra Santos, exdiputado autonómico; Concepción Cáceres, concejala en Talayuela; Vanessa Macías, primera teniente de alcalde en Navas del Madroño; José María Paredes, coordinador de IS-PSOE en Mérida; José Antonio Pajuelo Casado, concejal en Badajoz; Noelia Durán Galapero, exjefa de gabinete de la Consejería de Presidencia; Juan Carlos Jiménez Parejo, concejal en Zorita; Andrés Licerán González, concejal en Cáceres; Ana Isabel Pérez, exalcaldesa en Valverde del Fresno y hermana de la diputada Eva Pérez; o Javier Sevilla de la Montaña, exjefe de gabinete de Carmen Heras, entre otros. Y todos ellos, no justificados legalmente como “puestos de personal de confianza”, sino como contrataciones puras y duras en una empresa pública que el Tribunal de Cuentas señala que “deben regirse por los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

El PP calificó, de hecho, la utilización de Gisvesa como “agencia de colocación del PSOE”, algo que contribuyó, además, a la “quiebra” de esta empresa pública, dedicada a la gestión de infraestructura, suelo y vivienda de Extremadura.

Hay que recordar que no era la primera vez que Extremadura saltaba a las portadas en los últimos años por casos de enchufismo relacionados con Pedro Sánchez. Hace año, se descubrió que David Sánchez Pérez-Castejón, hermano de Pedro Sánchez, había sido nombrado Coordinador de Actividades de Conservatorios de Música del Área de Cultura, Juventud y Bienestar Social de la Diputación de Badajoz. El fichaje del hermano se hizo en régimen de contratación laboral de alta dirección.

Lo último en España