Comunidad Foral de Navarra

Nueva cesión a Bildu: el PSOE recula y no prohibirá la ikurriña en los ayuntamientos de Navarra

PSOE
María Chivite, presidenta de la Comunidad Foral de Navarra

La mayoría que el PSOE tiene en el Parlamento de Navarra junto a los nacionalistas de Geroa Bai, la ultraizquierda de Podemos y Ezkerra y los proetarras de Bildu tumbará la proposición de Navarra Suma para aprobar una Ley de Símbolos que prohíba la ikurriña en los ayuntamientos navarros. La Mesa ha emitido este lunes informes contrarios a la iniciativa de la coalición constitucionalista que integran UPN, PP y Ciudadanos.

El gesto de los socialistas con sus socios partidarios de la euskaldunización de la Comunidad Foral no es baladí. La Ley de Símbolos que vetaba la exhibición de la bandera del País Vasco en los edificios oficiales de Navarra fue derogada en 2017 por los partidos que ahora han convertido en presidenta a la socialista María Chivite: Geroa Bai, Podemos, Ezkerra y Bildu, entonces todos hermanados bajo el Gobierno de la nacionalista Uxue Barkos.

La posición del PSOE contrasta con la que vino defendiendo hasta las elecciones del pasado 26 de mayo. Los socialistas se opusieron a la derogación de la ley, junto a UPN y el PP, las otras dos formaciones constitucionalistas de la Cámara foral. Y en su programa electoral, el PSN-PSOE incluía el compromiso de impulsar una ley que «dignifique» los símbolos propios «frente a la dejación del Gobierno nacionalista de Navarra».

La promesa electoral era tajante: «Mantendremos un compromiso inequívoco con los símbolos de la Comunidad Foral, impulsando de nuevo una normativa que los dignifique frente a la dejación del Gobierno nacionalista de Navarra».

Ahora, meses después, la socialista Chivite es presidenta gracias a los votos (y la abstención) de quienes formaban ese Ejecutivo al que criticaban. Y con ellos alcanzó un acuerdo de investidura en el que desapareció el compromiso para impulsar la norma prometida.

PSOE Navarra
El programa del PSN-PSOE y el acuerdo alcanzado para la investidura de Chivite

Así, este lunes, el portavoz de los socialistas, Ramón Alzórriz, ha tenido que hacer auténticos equilibrios para, donde antes el PSOE defendía la necesidad de una ley que dignificara los símbolos «frente a la dejación» que hicieron en el pasado quienes hoy son sus socios, explicar que ahora «hace falta un mayor consenso, una negociación y un dialogo entre diferentes para que haya mayor estabilidad en torno a estas cuestiones».

El cambio de criterio ha sido denunciado como «una cesión enorme» de los socialistas al nacionalismo por el líder de Navarra Suma. «Son ejemplos evidentes de la incoherencia manifiesta del PSN y dejan a las claras que por el sillón se está renunciando a los principios, a los valores y a la ideología», ha asegurado Javier Esparza.

Donde dije digo…

La derogación de la ley que impedía a la ikurriña ondear en los edificios oficiales de Navarra fue justificada por los hoy aliados del PSOE con el argumento de que «el camino de la exclusión y la prohibición» conducía a «una espiral de enfrentamiento y restricción en el empleo de símbolos mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales», según puede leerse en la exposición de motivos de la ley derogatoria.

Chivite, entonces en la oposición, afirmó que la derogación era un asunto «prioritario para el proyecto nacionalista vasco», que facilitaba su avance en Navarra bajo el trípode «lengua, bandera y territorio» y que lo único que conseguía era «separar a los navarros».

Tres años y medio después, Chivite es presidenta de la Comunidad Foral gracias al respaldo de aquellos a los que acusó de estar ejecutando en Navarra el proyecto nacionalista vasco. O, como denunció el PSOE en su programa electoral, «la vieja agenda del nacionalismo vasco».

Lo último en España

Últimas noticias