Elecciones generales 2019

Nepotismo en ERC: ser familiar de un preso separatista te asegura un puesto en las listas electorales

Montse Bassa, hermana de Dolors Bassa.
Montse Bassa, hermana de Dolors Bassa. Foto: EP

La esposa de Raül Romeva como dos a las europeas o la hermana de Dolors Bassa como uno por Gerona el 28A, son un claro ejemplo de esta práctica muy alejada de la política de las bases.

Ser familiar de un preso independentista, en Esquerra Republicana, tiene premio. La formación independentista ha decidido tirar de ellos para la formación de las listas electorales de las próximas elecciones que se van a celebrar en nuestro país, tanto las generales al Congreso y el Senado del próximo domingo 28 de abril como las municipales y europeas del día 26 de mayo. La pareja del ex consejero de Asuntos Exteriores y ex euro diputado Raül Romeva, Diana Riba, y la hermana de la ex consejera de Asuntos Sociales y Familias Dolors Bassa, Montse Bassa, son un claro ejemplo de nepotismo en las filas de ERC.

Ambas mujeres, sin prácticamente ninguna experiencia en política, dan el salto al ruedo con altas responsabilidades. Riba, la pareja de Raül Romeva, acompañará al presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, en la candidatura de ERC a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. Diana Riba ocupa la segunda posición en la lista justo por detrás de Junqueras -esta pasada legislatura los republicanos consiguieron dos escaños en el Parlamento Europeo-, lo que provocará que con el líder de la formación encarcelado y siendo juzgado por el Tribunal Supremo, tenga que asumir todo el peso de la campaña electoral como si fuese la numero uno. De ser elegida, la recompensa será un sueldo de alrededor 12.000 euros mensuales durante el tiempo que ocupe un escaño en la Eurocámara.

Montse Bassa, hermana de la ex consejera de Asuntos Sociales y Familias Dolors Bassa, encabezará la candidatura de ERC por la circunscripción de Gerona a las elecciones generales del próximo 28 de abril. Su hermana, Dolors, se encuentra en prisión preventiva en Alcalá Meco mientras es juzgada en el Tribunal Supremo, tras entrar en política hace 4 años procedente de la UGT, donde ejerció de secretaria general en Gerona bajo el liderazgo de Pepe Álvarez en Cataluña. Dolors Bassa ha sido una de las más críticas con todo lo que pasó en octubre del 2016 en Cataluña, llegando a reconocer que ni el referéndum ni la DUI tenían ningún valor. Además, para centrar su estrategia de defensa en argumentos jurídicos, también abandonó la política renunciando a su escaño. Ahora su hermana, una vez sea elegida tras el 28A y después de erigirse como una de los portavoces de los familiares de los presos, pasará a tener un sueldo de alrededor de 4.000 euros mensuales -que podría ser superior en función de las comisiones en las que participe- como diputada en el Congreso.

Desde Esquerra Republicana justifican el fichaje de los familiares de los presos de su partido como una forma de “dar voz a los que están encarcelados”. No obstante, mientras el PDeCAT presenta directamente a los presos a distintos comicios, en Esquerra juegan electoralmente con sus familiares ya que excepto Junqueras, el resto prefieren mantearse al margen de la vida política para intentar rebajar sus condenas una vez el Tribunal Supremo dicte sentencia por los hechos por los cuales están siendo juzgados.

Lo último en España