Ministerio del Interior

Marlaska dice que no dimite pese a que purgó a De los Cobos por no avisarle de la investigación judicial

Un documento reservado admite que el coronel fue destituido por "no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento"

Marlaska destituye al jefe de la Guardia Civil que ayudó a la juez a investigar al Gobierno por el 8-M

Se aferra al sillón. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no piensa dimitir ni siquiera después de que haya salido a la luz pública una nota interna, de carácter reservado, con el motivo real de la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos: «No informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento», según documento firmado por la propia directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

En la sesión de control al Gobierno en el Senado, donde el PP, Ciudadanos y Vox han exigido su dimisión, Grande-Marlaska ha asegurado que no dejará el puesto y ha defendido a los «profesionales dignos» que forman parte de su equipo en Interior y al frente de la Guardia Civil. Según Marlaska, el coronel fue relevado al tener constancia de un posible delito de descubrimiento de secretos por publicarse un informe sobre el que la juez Carmen Rodríguez-Medel había pedido que sólo se le informara a ella.

Sin embargo, el documento firmado por la directora general de la Guardia Civil admite abiertamente que el coronel Pérez de los Cobos, del que dependían los agentes de policía judicial que investigan al Gobierno por el 8-M, fue destituido por «no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento».

Marlaska dice que no dimite pese a que purgó a De los Cobos por no avisarle de la investigación judicial

El documento reservado, con fecha del pasado 24 de marzo y adelantado por El Confidencial, demuestra que la destitución del coronel Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid no fue parte de un «nuevo impulso» a la cúpula de la Guardia Civil, tal y como defendió el ministro Marlaska en el Congreso de los Diputados la semana pasada.

«Ni este ministro ni ninguna persona de su departamento ha hecho ningún tipo de injerencia, ha pedido informe alguno, acceso al contenido de informe alguno, ni ha injerido en la tramitación del mismo», ha afirmado Grande-Marlaska este martes en el Senado, acorralado por toda la oposición.

«Coño, que me mintió; que me mintió a mí y mintió a todos los españoles, en sede parlamentaria», le ha espetado el senador del PP Fernando Martínez Maillo.

La semana pasada, Marlaska afirmó en el Congreso. «No ha habido ni habrá ninguna injerencia con otro poder de Estado mientras yo sea ministro del Interior. Y mire, no voy a decir más que lo que dije. Ustedes conocen que hay un informe, que vuelvo a decir, desconozco, que está ante la autoridad judicial, donde debe estar para que lo valoren, para que lo estudien. ¿Dónde ha existido injerencia? ¿dígamelo usted?», aseguró el ministro en respuesta a la diputada de Vox Macarena Olona.

La versión de Marlaska vuela por los aires en el momento en que se conocen los detalles de la destitución, que apuntan efectivamente a que a De los Cobos fue relevado de su puesto, textualmente, por «no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento». La carta en ningún momento habla de reestructuración prevista de antemano, tal y como ha defendido Marlaska desde entonces.

Versión de Interior

El Ministerio del Interior asegura que el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid se produjo por haber «incumplido el procedimiento de comunicación de actuaciones», aunque puntualiza que esa comunicación debía ser «a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas«.

Según el departamento de Marlaska, la pérdida de confianza se produce porque el coronel no informó del «desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil en el marco operativo y de Policía Judicial con fines de conocimiento».

Tras esta información, el Ministerio del Interior señala que el cese se produce por una pérdida de confianza derivada «entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando».

Dos tenientes generales dimiten

Apenas 24 horas más tarde de la destitución de De los Cobos, el general Laurentino Ceña, Director Adjunto Operativo (DAO) de la Guardia Civil, presentaba su dimisión ante el Ministerio del Interior. Todo relacionado  causa en la que ha sido imputado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.

El general Ceña presentó su dimisión tal sólo un día después de que se conociesen los detalles de la destitución de su subalterno y jefe de la Comandancia de Madrid. Y lo hizo faltando una sola semana para pasar a retiro.

Al día siguiente se producía una nueva dimisión, que Interior vistió como un «cese pactado» del teniente general Fernando Santafé, jefe del Mando de Operaciones de la Guardia Civil (MOPS). Esa tercera salida suponía la marcha del número 3 de la Guardia Civil. De hecho, una tradición no escrita marca que así sea, cosa que Interior no ha respetado esta vez al nombrar sucesor de Ceña al general Pablo Salas Moreno.

El teniente general Fernando Santafé ha pasado la mayor parte de su carrera en la Comandancia de Valencia como comandante durante varios años. Más tarde, durante un periodo más corto de tiempo, como teniente coronel y segundo jefe de la comandancia. Tras su salida, Interior le recolocó en un puesto relacionado con la formación de guardias civiles.

Lo último en España

Últimas noticias