ADOQUINES CONTRA LOS POLICÍAS

Los manifestantes anti-Ayuso pretendían asaltar la Asamblea de Madrid

Fuentes policiales hablan de "despliegue insuficiente" e "imprevisión" por parte del Delegado del Gobierno, José Manuel Franco

Podemos habla de "agresiones policiales" y exige a Marlaska que abra una investigación y sancione a los agentes

Los manifestantes anti-Ayuso que anoche protagonizaron incidentes en Vallecas pretendían asaltar la Asamblea de Madrid. Es lo que creen fuentes policiales consultadas por OKDIARIO. Fuentes de la Delegación del Gobierno corroboran que «los policías vieron que los manifestantes se acercaban a la valla del parlamento regional y pensaron que iban a saltarla. Hubo que actuar para alejarlos». Su actitud era -según las mismas fuentes- «violenta y provocativa» en el cara a cara con los agentes, a pocos centímetros de ellos, aunque en los videos no se aprecie con el griterío.

Las fuentes de la Delegación del Gobierno consultadas aseguran que, antes de la carga policial, los manifestantes de extrema izquierda habían ya lanzado a los agentes «piedras, adoquines, latas llenas y mobiliario urbano». Los policías llevaban un rato pidiéndoles que no cortaran la calle y que se alejaran del perímetro de seguridad de la Asamblea. En las imágenes tomadas desde el lado policial, cuando ya se ha iniciado la carga, se ve y se escuchan caer sobre policías y periodistas objetos contundentes y adoquines.

Por las redes sociales de extrema izquierda circulan ya videos que pretenden acusar a los agentes de «brutalidad», incluyendo uno de un policía golpeando con su casco a un detenido. Podemos ha pedido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y al Delegado del Gobierno, José Manuel Franco, que abra una investigación y sancione a los policías. Rafael Mayoral habla de «agresiones policiales ilegales e inaceptables».

«Esto va a ir a más», señalan fuentes policiales. «Lo estamos detectando en sus grupos. Se están calentando. Pretenden hacer de lo de ayer su George Floyd particular con las imágenes de los detenidos en el suelo gritando». La Brigada Provincial de Información tiene perfectamente identificados e infiltrados a estos grupos de extrema izquierda, que están entrenados para «teatralizar» sus detenciones.

Fuentes de la Delegación del Gobierno destacan la violencia de los manifestantes: «Hay 4 policías heridos», recuerdan. «Les patearon incluso la cabeza mientras practicaban las detenciones».  La maniobra de detención, por llamativa que sea -dicen fuentes policiales- es correcta. Poner la rodilla al detenido en el suelo es algo que se entrena para reducirlo sin causarle daños. «Saben hacerlo. Lo que no es normal es que peguen a los policías de esa manera». En las imágenes se ve que los policías que practican las detenciones tienen poca cobertura de compañeros a su alrededor, lo que permite a los ultras acercarse y agredirles.

Imprevisión

Fuentes oficiales de la Delegación del Gobierno en Madrid señalan que se está recabando toda la información de lo sucedido en Vallecas para actuar en consecuencia y que José Manuel Franco se ha puesto en contacto con el Jefe Superior de Policía de Madrid para conocer todos los detalles de esta manifestación y de la posterior carga policial.

Las mismas fuentes reconocen que no estaba prevista la manifestación frente a la Asamblea. La manifestación contra a Ayuso se había convocado en el Centro de Salud «Ángela Uriarte», que está justo enfrente del parlamento regional. Algunos de los manifestantes cruzaron la plaza y se situaron en la avenida Pablo Neruda frente al edificio oficial.

En ese momento el despliegue de la policía se limitaba a los GOR de Seguridad Ciudadana. Por eso, se ve en las imágenes a muchos policías que no llevan casco frente a estos grupos violentos. Tan solo su gorra reglamentaria. El número de manifestantes fue yendo a más y fue superando al de policías. «Cuando ciertos elementos -dicen fuentes oficiales- se fueron mostrando más agresivos e iban acercándose a la valla de la Asamblea, se pidieron los refuerzos de las UIP». La violencia de los manifestantes de extrema izquierda, aseguran dichas fuentes, fue a más con la llegada de los antidisturbios y comenzaron a lanzarles objetos hasta que se produjo la carga policial.

A priori y a la vista de las imágenes, fuentes policiales creen que pudo haber «despliegue insuficiente e imprevisión» por parte del Delegado del Gobierno, José Manuel Franco. Las fuentes consultadas plantean por qué no se perimetró la Asamblea y por qué no hubo, desde el principio, unidades de la UIP, como ocurre cuando hay manifestaciones cerca del Congreso de los Diputados. Y dicen que quieren saber también si las instrucciones «fueron políticas o realmente operativas».

Los sindicatos policiales han mostrado todo su apoyo a los agentes desplegados ayer en la Asamblea. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) dice que sus compañeros «tuvieron que intervenir ante las agresiones de un grupo violento dentro de la masa».  La Confederación Española de Policía (CEP) muestra fotos de las agresiones a sus compañeros y habla de los «pacíficos» manifestantes.  JUPOL, sindicato mayoritario en la Policía Nacional, ha expresado su «repulsa» a las agresiones y exige una condena expresa del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. JUPOL habla de una «intervención perfecta» y pide condenas penales ejemplares para los agresores.

Lo último en España

Últimas noticias