La Justicia deja en evidencia a Marlaska por reducir al mínimo las medallas a los policías enviados a Cataluña

policias
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso de los Diputados.

Fernando Grande-Marlaska se negó desde el inicio a conceder las medallas que merecían los integrantes de la Operación Ícaro. Se trataba del contingente de Policía Nacional enviado a Cataluña para contener los ataques separatistas tras la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a los golpistas catalanes.

Ahora, la Audiencia Nacional ha confirmado que el ministro del Interior se negó a escuchar las reclamaciones de condecoraciones de los sindicatos de Policía. Un varapalo que demuestra que Marlaska pretendía rebajar el número de medallas porque para su Gobierno no era objeto de orgullo aplacar los ataques de los mismos separatistas con los que cerraba acuerdos políticos y alianzas en La Moncloa.

El pasado mes de febrero, el Ministerio del Interior emitió la orden ministerial con las 322 condecoraciones a los policías que participaron en la Operación Ícaro en Cataluña, tras la sentencia del TS que condenaba a los golpistas separatistas. “Hubo queja generalizada porque muchos funcionarios se quedaron fuera, pese a haber participado en el mismo servicio, con los mismos puntos y en las mismas horas”, señalan desde el sindicato policial CEP.

Este sindicato decidió llevar la causa a la Audiencia Nacional (Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo nº 10) para denunciar que la Dirección General de Policía (DGP) “se había saltado su propio procedimiento de tramitación de medallas, que requiere consulta a los sindicatos, no sólo por transparencia, sino para que los policías que se hubiesen quedado fuera de las propuestas pudieran ser tenidos en cuenta”.

Y efectivamente así fue: el Ministerio de Grande-Marlaska no permitió cumplir con ese trámite de audiencia y ahora la sentencia, de 20 de julio, reconoce que se vulneró ese derecho. La demanda no ha sido estimada en su totalidad porque no anula la Orden Ministerial que establecía las 322 condecoraciones. De hecho, el sindicato CEP no quería bajo ningún concepto que se anularan esas merecidas medallas entregadas a los agentes de las UIP e Información. Pero sí se abre la puerta a que el Ministerio tenga que cumplir con el trámite de audiencia y, por lo tanto, a que se amplíe el número de condecoraciones a los policías integrantes de la Operación Ícaro.

Desde CEP destacan que “la Orden General publicaba el listado de medallas de la Operación Ícaro, con poco más de 320 compañeros condecorados por una intervención policial de orden público arriesgada y en defensa de la legalidad constitucional en Cataluña. La DGP se saltó su procedimiento para dar audiencia a los sindicatos e impidió que pudiésemos defender los muchísimos casos de afiliados que fueron excluidos injustamente, cuando su aportación fue exactamente la misma que la del resto de condecorados”.

“De nada sirvió que recordásemos a la División de Personal las obligaciones que la Dirección General de Policía aprobó en 2012 para contar con CEP en las propuestas, tanto a nivel central como en las plantillas (en Cataluña donde también hubo compañeros que se jugaron mucho aquellos días y no fueron condecorados)”, añaden desde el sindicato.

Por eso “nos fuimos a la Audiencia Nacional y el 20 de julio nos han dado la razón: la DGP vulneró nuestro derecho a ejercer la libertad sindical y a defender a más compañeros que merecían medallas”, añaden desde el sindicato.

La sentencia concluye que «la Administración demandada ha incurrido en la vulneración del derecho que motivó la interposición del recurso». Desde CEP señalan que “ya hemos pedido por carta que se abra otra convocatoria extraordinaria para los compañeros que no fueron condecorados en febrero”.

Presiones desde el separatismo

Hay que recordar las presiones que hubo en aquellas fechas por parte del separatismo para que el Gobierno no galardonara a los policías que intervinieron en la operación. Para los separatistas, la defensa de la ley en Cataluña era un acto de “invasión” y Sánchez decidió esconder la labor policial. Y reducir el número de condecoraciones.

Desde CEP señalan que la sentencia ha confirmado sus peores temores: “Gracias a este procedimiento hemos podido ver que la injusticia en el reparto de medallas es aún mayor. Y es que todos los expedientes de UIP contienen el mismo argumento por hecho concreto. Exactamente el mismo, calcado. No hay un solo motivo por el que dos policías que participan en un mismo servicio, con la misma implicación, no tengan idéntica recompensa. Y eso se ha acreditado aquí. Se hizo un formulario estandarizado en la mayor parte de los casos para incluir en las propuestas que, con un criterio desconocido y subjetivo, hizo la JUIP”.

El sindicato avisa: “En CEP volveremos a los juzgados si detectamos que este año se repite este despropósito que hemos podido acreditar”.

Lo último en España

Últimas noticias