Caso Dina

El juez rechaza el recurso de Pablo Iglesias: no será víctima en el caso del móvil de Dina

El juez cree que Iglesias ha podido incurrir en un delito de obstrucción a la Justicia

Iglesias contra las cuerdas: el juez ordena un informe forense sobre cómo destrozó la tarjeta de Dina

El juez Manuel García Castellón confirma que Pablo Iglesias no ha sido víctima en el caso Dina. En un auto, al que ha tenido acceso OKDIARIO, el magistrado ha rechazado el recurso de reforma presentado por el líder de Podemos contra la decisión de retirarle la condición de perjudicado en la investigación del supuesto robo del teléfono móvil de la ex asesora de Podemos Dina Bousselham.

El juez, en línea con la Fiscalía, ha explicado que al inicio de la investigación Pablo Iglesias tuvo la condición de perjudicado, pero a medida que ha ido evolucionando la instrucción de esta causa y con la aportación de datos nuevos se ha revelado un escenario diferente que conduce a revocar dicha condición de perjudicado.

Iglesias sostiene «su condición de víctima de un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos, trazando una conexión entre el encargo de la sustracción del teléfono móvil a Dina Bousselham con fines políticos, la publicación en el medio de comunicación OK DIARIO de las imágenes procedentes del terminal sustraído y el investigado José Manuel Villarejo Pérez».

Pero García-Castellón responde a Iglesias que «tuvo en su poder la tarjeta de Dina Bousselham antes de que se crearan los archivos hallados en poder de José Manuel Villarejo Perez». Hay que recordar que Antonio Asensio, presidente de la editora de la revista Interviú proporcionó al ahora vicepresidente la tarjeta de de Dina el mismo día que llegó a la extinta revista a finales de enero 2016. El líder de Podemos la guardó en su poder durante meses (como mínimo hasta 2017). Sin embargo, el comisario José Manuel Villarejo no accedió a parte del contenido de la tarjeta hasta el 14 de abril de ese mismo año, señala el juez.

Fue el periodista Alberto Pozas, ex número 2 de Pedro Sánchez en la Secretaría de Estado de Comunicación, quien acompañado del periodista de investigación de Interviú Luis Rendueles, le proporcionó al comisario jubilado un pendrive con la información que contenía la tarjeta de memoria del terminal de Dina.

La segunda razón que alega el juez instructor es que «Iglesias Turrión ocultó a Dina Bousselham la posesión de la tarjeta de memoria». Y añade: «Se infiere de lo actuado que Iglesias, pese a ser conocedor del contenido de la tarjeta y de la sustracción de la misma, no se la devolvió a Dina hasta tiempo después, con consecuencias para el esclarecimiento de los hechos investigados».

García-Castellón explica por último que, cuando Iglesias decidió devolver la tarjeta a su propietaria, se la «devolvió dañada». Por ello, Iglesias pudo cometer los delitos de revelación y descubrimiento de secretos y destrucción de pruebas que supone obstrucción a la Justicia.

«Se infiere de lo actuado que Iglesias, pese a ser conocedor del contenido de la tarjeta y de la sustracción de la misma, no se la devolvió a Dina hasta tiempo después, con consecuencias para el esclarecimiento de los hechos investigados», sostiene el juez

En un último apunte el magistrado señala que fue la propia Dina quien hizo las capturas de pantalla del chat machista de Iglesias sobre la periodista Mariló Montero. Un extremo que la ex asesora podemita reconoció en sede judicial.

«Estas imágenes estaban almacenadas en la tarjeta de memoria e incluían capturas de intervenciones de Pablo Iglesias Turrión entre ellas: (en referencia a una popular periodista) «la azotaría hasta que sangrase… esta es la cara B de lo nacional popular… Un marxista algo perverso convertido en un psicópata…»; «vas a ver lo que es un macho alfa cuando acosan a alguien de su grupo»; o «estoy gozando» (en referencia a una intervención televisiva de Irene Montero)», expone el juez.

Continúa el magistrado afirmando que «se desconoce el motivo por el que Dina Bousselham hizo estas fotografías, pero resulta acreditado que cuando Pablo Iglesias Turrión accedió al contenido de la tarjeta de memoria, el 20 de enero de 2016, pudo ver que estas imágenes estaban allí».

Y finalmente García-Castellón concluye ofreciendo una clave reveladora para la causa:» Iglesias afirmaba además que cuando verificó el contenido de la tarjeta, comprobó que las imágenes se habían capturado desde el teléfono de Dina. Esto mismo lo corrobora  la propia Dina Bousselham, quien afirmaba en su declaración del 18 de mayo de este año que Pablo Iglesias sabía lo que había dentro de la tarjeta, porque él mismo se lo dijo. Es probable que este último apunte pueda ser la clave para entender no solo por qué Pablo Iglesias Turrión no devolvió la tarjeta a la Sra. Bousselham, sino lo más relevante; el estado en que se la devolvió».

Lo último en España

Últimas noticias