Presupuestos

Iglesias recibe a Rufián y Bildu en su despacho con un cartel guerracivilista del Frente Popular

Esta evocación del vicepresidente a la "unidad de las milicias republicanas" se produce en plena negociación presupuestaria y al día siguiente de que el Gobierno actualice la Ley de Memoria Histórica

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha recibido al portavoz de ERC, Gabriel Rufián,  y a los diputados de Bildu Mertxe Aizpurua y Oskar Matute en sendas reuniones sobre los próximos Presupuestos con un cartel guerracivilista de 1937 del Ejército del Frente Popular que evoca la unión de las milicias republicanas de distintas regiones.

Este cartel, que lleva el lema «Todas las milicias fundidas en el Ejército Popular», ha aparecido en una estantería justo detrás del plano del líder de Podemos y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030. Se trata de todo una declaración de intenciones ante la negociación presupuestaria que acaba de iniciarse y en la que Iglesias aboga por volver a reunir la mayoría Frankenstein de la investidura de Pedro Sánchez, es decir, nacionalistas, separatistas y proetarras, para sacar adelantes las cuentas estatales. Dejando, por tanto, a Ciudadanos fuera de la ecuación, pese que el jefe del Ejecutivo sigue jugando con esta carta.

El cartel guerracivilista -cuya autoría se atribuye al ilustrador Emeterio Melendreras- simboliza la «unidad de todas las milicias de regiones e ideologías republicanas en contra del bando nacional bajo un mismo mando militar». De este modo, representa la cabeza de un soldado en cuyo casco y rostro figuran las banderas de esas regiones así como la bandera anarquista, la comunista y la republicana. Una apelación a la suma de fuerzas que no cuajó entonces, con cada una de estas milicias actuando finalmente por su cuenta y siendo derrotadas.

Resulta llamativo que el vicepresidente del Gobierno haga esta apología del Ejército del Frente Popular, que cometió matanzas y atrocidades, desde el propio despacho oficial de la Vicepresidencia segunda del Gobierno, ubicado en el Ministerio de Sanidad del Paseo del Prado, justo al día siguiente de que el Ejecutivo apruebe la reforma de la ley de Memoria Histórica de 2017 para sancionar y perseguir conductas que inciten «al odio y la violencia» en relación a la página más negra de la historia reciente de España.

Iglesias recibe a Rufián y Bildu en su despacho con un cartel guerracivilista del Frente Popular
Pablo Iglesias reunido en su despacho con Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. (Foto: Dani Gago / Vicepresidencia segunda del Gobierno)

Esta reunión de Iglesias con los portavoces de ERC y Bildu en el Congreso se produce en paralelo a las que mantiene la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, con las fuerzas parlamentarias del hemiciclo. El líder de Podemos también tiene previsto reunirse este miércoles con Bildu a fin de que los proetarras apoyen los Presupuestos cuando lleguen a la Cámara en las próximas semanas. No obstante, y dado que el Gobierno todavía no ha remitido al Congreso el techo de gasto -paso previo a la presentación de los PGE-, todo apunta a que 2021 comenzará con una tercera prórroga de las cuentas de 2018 (elaboradas por Cristóbal Montoro en el Gobierno de Mariano Rajoy).

La propia vicepresidenta Calvo ha reconocido este miércoles que en Moncloa ya asumen la posibilidad de que haya que prorrogar los PGE «por un estrecho margen de tiempo» hasta que sea posible culminar la negociación y aprobación, primero, de la senda de déficit y el techo de gasto, y después, de las nuevas cuentas.

«Vamos muy ajustados, somos conscientes, pero no dramaticemos. Se pueden prorrogar los Presupuestos por un estrecho margen de tiempo para poder tener los nuevos», ha declarado la número dos del Gobierno en una entrevista en Onda Cero. Los próximos presupuestos tiene también la dificultad añadida de administrar el fondo europeo de reconstrucción ante el coronavirus.

Al término de sendos encuentros, la Vicepresidencia de Iglesias los ha valorado así en la red social Twitter: «El vicepresidente Pablo Iglesias se ha reunido esta mañana con representantes de ERC y de EH Bildu para conversar sobre los retos de país en la reconstrucción y sobre la estabilidad de la legislatura». El líder morado del Gobierno de coalición otorga a separatistas y proetarras el estatus de ‘socios preferentes’ para este mandato, ignorando a Ciudadanos. Los independentistas exigen avanzar en la ‘mesa de diálogo’ mientras que los bildutarras condicionan su apoyo al acercamiento de presos de ETA.

Sin convocatoria a la prensa

Tal y como ha informado OKDIARIO, en la agenda oficial de Iglesias no han aparecido tales reuniones con los portavoces parlamentarios de Esquerra, Gabriel Rufián, y Bildu, Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. El número tres del Gobierno ha querido así negociar el futuro de España, los Presupuestos, con los partidos separatistas y al margen de la transparencia que él mismo ha exigido durante muchos años, puesto que no ha habido convocatoria de prensa.

Fuentes de Esquerra y Bildu avanzaron que tras la finalización de estos encuentros en el despacho del vicepresidente segundo del Gobierno no habría declaraciones públicas ante los medios de comunicación por parte de ninguno de los cuatro participantes.

Lo último en España

Últimas noticias