Iglesias copia a Le Pen: ahora está "orgulloso de ser español" y derrotará a los "enemigos de la patria"

Podemos
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el acto celebrado en la Puerta del Sol.

Pablo Iglesias se ha presentado hoy en la Puerta del Sol como un "patriota" y ha asegurado hasta en cuatro ocasiones que se siente "orgulloso de ser español". Hasta el punto de que algunos asistentes al acto convocado para apoyar su moción de censura temían que, de un momento a otro, comenzara a sonar el himno nacional. En su lugar, el mitin ha concluido con la música del cantautor Paco Ibáñez. Un viaje en el tiempo hasta la década de los 70.

Durante los 30 minutos de su discurso Iglesias ha mencionado una docena de veces la palabra "patria" y otras 50 la palabra "España", que durante los últimos tres años ha evitado pronunciar refiriéndose al "Estado español".

Pero el líder de Podemos ha optado ahora por un "populismo patriótico" propio del Frente Nacional de Le Pen, a pocas semanas de subir a la tribuna del Congreso para defender su moción de censura condenada al fracaso y presentarse como candidato alternativo a la Presidencia del Congreso.

Iglesias ha asegurado que una mujer que malvive con 400 euros, un bombero, un militar demócrata y un pescador le hacen sentir "orgulloso de ser español". "Querer a tu patria es querer a tu gente y a tu Comunidad", ha explicado, "que el orgullo de la clase obrera sea el empuje patriótico que nos lleve a construir un nuevo país".

Más adelante, ha animado a las cerca de 6.000 personas congregadas en la Puerta del Sol a luchar contra los "enemigos de la patria" y ha recitado: "La patria no es una bandera, la patria es sentirse orgulloso de tener a los mejores médicos y sanitarios, la patria es una sanidad pública que cuida a tu abuela".

A su juicio, ha indicado, el "patriotismo" es defender los privilegios de los estibadores "frente a los intereses de las multinacionales y frente a los vendepatrias que desde la tribuna del congreso se atreven a insultaros. Para nosotros vuestros puños en alto son una orden para defender la dignidad democrática y la dignidad de España".

Y a continuación, en apenas dos minutos, ha pronunciado 30 veces la palabra "España", ante el estupor de los asistentes: "España no es el partido más corrupto de Europa, España no es Ignacio González diciendo que Moix es un tipo cojonudo, España no es la infanta Cristina trabajando en La Caixa, España no es Iñaki Urdangarin, España no es Rodrigo Rato con cuentas en Suiza, España no es Jordi Pujol, España no es José Manuel Soria mintiendo..."

Y ha continuado: "España no es el marqués de Villar Mir porque España no tiene sangre azul, España la compone la gente digna, España no es el compiyogui, España no es una minoría de saqueadores que se ríen de la gente, España son los jóvenes que han tenido que emigrar, España son los jóvenes en paro, España son los que trabajan en condiciones precarias".

Tras explicar quién cabe en España y quiénes no, Pablo Iglesias ha pedido el apoyo de los "millones de españoles que no nos han votado". No ha aclarado si se refería a los "millones de gilipollas que votan al PP", como les describió gráficamente en su perfil de Twitter en marzo de 2012.

Más adelante, ha continuado en la misma línea: "Que no se atrevan a pronunciar la palabra España quienes tienen cuentas en Suiza, quienes tienen intereses en Panamá, los directivos del Ibex que tienen filiales en los paraísos fiscales".

Y ha concluido en el mismo tono patriótico, más propio del Frente Nacional de Le Pen: "Hay una España que viene, ¡adelante España! Hay una España en marcha. El futuro es de la patria, el futuro se llama España en marcha".

Tan sólo unos meses antes de convertirse en líder de Podemos, Pablo Iglesias explicó en una conferencia que se veía obligado a realizar auténticos ejercicios de "contorsionismo" porque "yo no puedo decir España", como muestra el siguiente vídeo. Ahora le pasa al revés:

Últimas noticias