Extremadura tiene la mayor tasa de contagios de España

Vara el negacionista: afirma que ha retrasado la vacunación por si había «reacciones adversas»

El presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara, pone en duda así la seguridad de la vacuna, pese a los esfuerzos del Ministerio de Sanidad para generar confianza entre la ciudadanía

El presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara, se apunta al carro de los negacionistas con la vacuna del coronavirus. Pese a las múltiples advertencias del Ministerio de Sanidad para no infundir el miedo al antídoto entre la ciudadanía, este miércoles, el presidente extremeño ha reconocido que «era bueno que en los primeros días esperáramos a ver los efectos de la vacuna, en forma de reacciones adversas o efectos colaterales».

Justifica así, Fernández Vara, el retraso de la comunidad autónoma que preside en el cumplimiento del plan de vacunación que empezó a finales de diciembre. Hace unos días la región sólo había administrado el 29% de las 21.735 dosis que había recibido, lo que ha permitido vacunar únicamente a alrededor de 6.300 personas. El socialista, médico forense de profesión, asegura que lo han hecho «desde el rigor, que en todo momento ha presidido nuestra actuación».

Guillermo Fernández Vara, en una comparecencia para anunciar un endurecimiento de las medidas en su región, la más afectada a día de hoy por la pandemia, reconoce que «una vez hemos comprobado, de acuerdo con lo que todos deseábamos, que no había ninguna reacción, hemos agilizado la implementación de la vacuna». Tras iniciar la vacunación en los centros de mayores libres de coronavirus, ahora, la Consejería de Sanidad recaba ya los datos para proceder con los sanitarios de primera línea.

El barón socialista, que ha comparecido junto a sus consejeros de Sanidad y Servicios Sociales y Economía, José María Vergeles y Rafael España, ha deslizado respecto a la vacunación masiva del primer grupo que «teníamos que hacerlo con prudencia o con cautela los primeros días, hasta que tuviéramos la seguridad que no tenía ninguna reacción». «Entendibles o no, comprensibles o no» asegura Guillermo Fernández Vara, «esas fueron las razones» que siguieron desde su administración.

Restricciones

El Gobierno de la Junta de Extremadura, más allá de poner en duda la eficacia y la seguridad de la vacuna de Pzifer, la primera que llegó a nuestro país, ha anunciado este miércoles que aislará perimetralmente todos sus municipios a partir de la medianoche horas de este jueves, 14 de enero, y cerrará la hostelería y comercio no esencial en los municipios de más de 5.000 habitantes. Medidas más restrictivas, dice Vergeles «para limitar lo máximo posible la movilidad de las personas».

Paralelamente al cierre perimetral de los municipios, del comercio y la hostelería, medidas que se añaden a las que ya estaban en vigor hasta ahora, la Junta de Extremadura ha prorrogado el «nivel de alerta 3 agravado» en todo su territorio, por lo que mantiene el toque de queda a las 22.00 horas y la limitación de reuniones a un máximo de cuatro personas durante 28 días.

Independientemente de la incidencia acumulada, que supera ya los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, situándose en los 1.131, la más alta de toda España, las medidas estarán en vigor hasta el miércoles de la semana que viene. Ese día, cuando se reúna el comité de crisis de la pandemia en Extremadura, analizarán si cabe mantenerlas o las deben reforzar.

La situación en la región, reconoce el consejero de Sanidad, es altamente preocupante. Desde este martes se encuentra en nivel de alerta 4 en los indicadores de hospitalización, al registrar una ocupación del 14 por ciento en camas de agudos, y de un 24,6 por ciento de ocupación de las UCis. Unas cifras que ponen en riesgo la saturación de la sanidad extremeña de cara a finales de enero.

Respecto a la vacuna, y en el ámbito nacional, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado que, pese al retraso de algunas regiones en la administración al primer grupo, la próxima semana se van a decidir cuáles van a ser los siguientes grupos de población que van a recibir las dosis de las vacunas contra el Covid-19 autorizadas hasta el momento.

Tras la reunión que ha mantenido este miércoles con las comunidades, en el marco del Consejo Interterritorial de Sanidad, Illa y los consejeros han subrayado la necesidad de decidir la semana que viene cuáles serán las personas que vayan a vacunarse una vez ya lo han hecho las personas mayores de las residencias y los profesionales sanitarios.

La propuesta la realizará un grupo de técnicos de vacunación, que la elevará a la Interterritorial, rigiéndose por criterios como el riesgo de mortalidad, la posibilidad de que estas personas puedan contagiar más o el impacto socioeconómico de la actividad que desarrollan, entre otros. Aunque en lugares como Extremadura se está muy lejos de llegar al objetivo que se habían marcado la semana que viene, dice el ministro que la voluntad es finalizar la vacunación en las residencias en los próximos días.

Lo último en España

Últimas noticias