El Gobierno de Sánchez que persigue el diésel compra 249 coches diésel para la Guardia Civil

Los nuevos coches de la Guardia Civil
Los nuevos coches de la Guardia Civil

El Gobierno socialista ha declarado la guerra al diésel, pero a la hora de dotar de nuevos coches a la guardia Civil no ha tenido reparo en que utilicen este combustible denostado por su alto nivel contaminante.

El Gobierno de Pedro Sánchez, que por primera vez creó un ministerio exclusivamente dedicado a la Transición Ecológica, ha plantado cara a los vehículos diésel. El ministerio de Teresa Ribera lleva meses imponiendo restricciones a los vehículos de gasoil y ha llegado a amenazar con prohibirlos a partir del año 2040. Pero una vez mas, las contradicciones del Gobierno se dejan ver en la toma de decisiones que adopta. Mientras Ribera cerca los diésel, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha comprado 249 coches patrulla de esta combustión para la Guardia Civil.

Los nuevos coches patrulla son de la marca española SEAT, modelo León ST. Cuentan con un motor diésel 2.0 TDI de 150 CV, cambio automático DSG y acabado deportivo FR, vehículos de alta potencia que provocan una importante emisión de gases contaminantes.

Interior considera que el buen comportamiento y la confortabilidad de este modelo lo hacen perfecto para el patrullaje de los agentes del instituto armado, que desde la salida de los SEAT Exeo no habían vuelto a conducir ningún coche de la automovilística española. Anteriormente, la Guardia Civil había patrullado con el SEAT 124, 131 y 132.

La Dirección General de la Policía ha invertido un total de seis millones de euros para la compra de estos 249 nuevos patrulleros de la Guardia Civil, que han estado completamente adaptados para la función policial. Unos vehículos que en las próximas semanas ya serán visibles por las calles y las carreteras españolas, persiguiendo a los conductores que infrinjan las normas de circulación.

Los principales sindicatos de la Guardia Civil hace años que pide más material nuevo con el que poder ejercer su trabajo, ya que aún continúan patrullando con Nissan Patrol y Terrano que tienen más de veinte años y que no cuentan con las medidas de seguridad necesarias para trabajar con las exigencias que requiere un cuerpo policial.

Lo último en España