La Generalitat interroga a los alumnos sobre el uso del castellano en su casa, en redes y con amigos

Nueva ESO
Alumnos de un instituto.

La Consejería de Educación de Cataluña ha preparado una encuesta para alumnos de 5º de Primaria (10-11 años) y de 3º de ESO (13-14 años) con el fin de interrogar sobre el uso del castellano en patios, hogares, con los amigos y familia o en las redes sociales. La encuesta ha sido elaborada por el Síndic de Greuges y cuenta con un identificativo del centro escolar donde se realiza y no se prevé solicitar permiso a los padres para realizarla.

La encuesta pregunta por los usos lingüísticos, catalán o castellano, no sólo de los menores, sino también de sus familiares y profesores. Además, se prevé lanzarla sin pedir permiso a los representantes legales de los menores para que estos respondan a la mencionada encuesta, tal y como ya ha denunciado la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña.

Las preguntas, así, cuestionan, no sólo por la lengua que hablan habitualmente los niños, sino también, por la que hablan “en casa”, con la “familia”, “con amigos”, en “un mensaje electrónico”, “cuando lees libros, revistas, etc.”. Todo un interrogatorio centrado en la intromisión más absoluta en la intimidad de los menores de 10 y 11 años y de 13 y 14 años.
Una de las tareas que se piden a los alumnos implica, de hecho, “facilitar datos que afectan a su intimidad, como es la lengua que habla con su padre o madre o con sus amigos o la que utiliza fuera del entorno escolar”, destacan desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña.

En la encuesta, además, se pregunta por la lengua que emplean los profesores en cada una de las clases que se dan. “La pregunta dirigida a los alumnos sobre la lengua que usan los profesores no puede tener más función que la de verificar si el profesorado cumple con la pretendida imposición del Departamento”, señalan desde esta misma organización. Y es que la encuesta tiene un código de centro que permite averiguar la identidad del centro educativo y, por lo tanto, de los propios profesores.

“Por lo tanto, es fácilmente deducible que el director del centro dispondrá de todos los datos correspondientes a la lengua de uso en cada materia o asignatura, puesto que éstas están identificadas en la encuesta. De una manera indirecta, a través de la encuesta del Síndic, el Departamento puede fiscalizar el uso de las lenguas docentes que se hacen en cada una de las aulas de los centros educativos de Cataluña y adoptar las medidas contra los profesores que utilicen la lengua castellana en su actividad docente”, señala la organización.

La Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña destaca que “el menor, además, es titular de la libertad de ideología, conciencia y religión (art. 6 de la LO 2/2006). Sobre la base de esa libertad puede tener opinión formada, en función de su grado de madurez, sobre la mayor o menor bondad del régimen lingüístico aplicado en las escuelas, máxime cuando en los últimos días se ha sabido de la inconstitucionalidad del régimen que actualmente se aplica y de la obligación de modificarlo».

Añade, en este sentido, que «dada la vinculación de la encuesta con el debate político existente sobre el régimen de las lenguas en las escuelas de Cataluña, la realización de la encuesta puede no corresponderse con las convicciones del niño, en tanto en cuanto el Síndic de Greuges, que es quien ha preparado la encuesta y a quien se le trasladarán los resultados de la misma, ha manifestado con claridad su defensa del inconstitucional régimen vigente y su rechazo a la utilización normal del castellano junto con el catalán”.

Lo último en España

Últimas noticias