Errejón vuelve a desmarcarse de Iglesias y evita confirmar si asistirá al ‘rodea el Congreso’

iglesias-errejon-podemos
Los diputados de Unidos Podemos, Íñigo Errejón (i) y Pablo Iglesias (Foto: Efe)

La manifestación convocada frente al Congreso el día de la investidura de Mariano Rajoy siembra de nuevo la discordia entre los dos sectores mayoritarios en Podemos, y vuelve a poner de relieve las diferencias entre sus cabezas visibles, el secretario general Pablo Iglesias y el secretario Político y portavoz parlamentario Íñigo Errejón.

Y es que esta movilización llega al fondo de las diferencias entre los dos: el mayor protagonismo de la movilización en la calle -vía defendida por Iglesias- o la "seducción" mediante el trabajo institucional que propugna Errejón.

Ya desde la convocatoria de la manifestación la postura oficial del partido morado ha sido la de apoyarla, aunque a lo largo de los días se han podido apreciar diferencias entre los que prefieren mantener la distancia con la movilización -el sector ‘errejonista’- y los que apuestan por participar de forma directa en la protesta.

Entre ellos se situaba este lunes el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que en rueda de prensa tras su entrevista con el Rey dentro de la ronda de contactos confirmaba que asistiría a la manifestación si se lo permitían sus obligaciones parlamentarias, una intención que también hizo pública la representante de En Marea, Alexandra Fernández.

Este martes, Pablo Iglesias se ha unido a los que confirman su asistencia a este nuevo ‘rodea el Congreso’. En una entrevista concedida a la Cadena Ser, el líder de Podemos ha asegurado que hará acto de presencia en la protesta: “Yo en todo caso saludaré, creo que ahí el protagonismo lo tiene que tener la gente y que nuestro papel está trabajando dentro”.

Una postura que -de nuevo- contrasta con la de su secretario Político, que evita comprometerse más allá del apoyo oficial del partido. Preguntado por su valoración, señalaba que "hay gente que pueda sentirse defraudada" y que entiende que consideren el "golpe palaciego de Ferraz" como una "estafa democrática".

También ha destacado que "no fue la gente que rodeó los congresos la que hizo daño a nuestra democracia, fue la gente que rindió y puso de rodillas nuestros parlamentos e instituciones ante la señora Merkel y los poderes extranjeros no elegidos por nadie".

"Toda la gente que salió a manifestarse a las plazas provocó una sacudida democrática que hacía falta en España. Bienvenidas sean todas las movilizaciones sociales y que la gente salga a expresar sus opiniones a la calle", ha manifestado, evitando pronunciarse sobre si finalmente acudirá o no.

 

Lo último en España

Últimas noticias