El pacto en la Diputación dinamita el Govern

ERC dispuesta a dejar caer a Torra cuando salga la sentencia de los golpistas del 1-O

Quim Torra
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès. (EFE)

Los republicanos están ya hartos del presidente autonómico catalán y de sus socios de gobierno, Junts per Catalunya, el partido del ex presidente Carles Puigdemont.

"No gobiernan, se pasan el día con fantasías y buscando excusas, son unos inútiles". Así se despacha un alto cargo de Esquerra Republicana con responsabilidades en el Govern, en conversación con OKDIARIO, contra sus socios de Gobierno de Junts per Catalunya y el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra. Los republicanos están "hartos" de aguantar sus "delirios" y su "incapacidad" para gobernar y tienen decidido dejarle caer en cuanto se haga pública la sentencia del procés. Los catalanes, pues, volverán a las urnas a principios de 2020.

Las tensiones entre ambos partidos son públicas y latentes desde hace meses, hasta el punto de que Torra y su vicepresidente, Pere Aragonès, tuvieron que escenificar una reunión y una rueda de prensa conjunta en el Palau de la Generalitat para asegurar que trabajarían conjuntamente y limando sus diferencias hasta que como mínimo hubiese sentencia por el juicio del 1-O. Con el fallo del Supremo en plena cuenta atrás, y con la resaca de los pactos postelectorales en ayuntamientos y diputaciones, las diferencias entre ambas formaciones se ha hecho cada vez más visible, incluso a través de las redes sociales, donde dirigentes de peso de uno y otro partido discuten en público.

El detonante que habría llevado a ERC a tomar la decisión final de dejar caer a Torra es el pacto que han suscrito Junts per Catalunya y el PSC en la Diputación de Barcelona, el ente público catalán que reparte más subvenciones públicas, y que deja a los republicanos fuera del gobierno provincial pese a las presiones ejercidas por Torra para evitar el pacto con los socialistas.

El acuerdo se firmó el pasado viernes, horas después de que el presidente autonómico pidiese reafirmar la hoja de ruta estratégica unitaria del independentismo. ERC se muestra dolida por que hayan dado la presidencia de la Diputación "a los del 155" y se distancia aún más de su socio de gobierno.

Lo último en España