La Crida Nacional se constituye este sábado ante la expectativa de si se presentará a elecciones

crida
Congrés Constituent de la Crida. (Foto: Enrique Falcón)

La Crida Nacional per la República celebra este sábado su congreso constituyente, en el que no está previsto que desvele si se presentará a las elecciones europeas y municipales de mayo, y por tanto si actuará como partido o seguirá como asociación.

Bajo el lema ‘Unitat, Llibertat, República!’, el cónclave empieza a las 9.30 horas en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB) y durará todo el día, durante el cual intervendrán el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el líder de JxCat, Jordi Sànchez, vía carta.

Además de la votación de la mesa que dirigirá toda la jornada, que presidirá el diputado de JxCat en el Parlament Eduard Pujol, en el congreso se votará la ponencia política –el corpus ideológico, que presentará el diputado Toni Morral– y la ponencia organizativa, que define las estructuras de la nueva organización y que presentará Gemma Geis, diputada también.

El estrategia política avala dialogar con el Estado, pero no renuncia ni a la desobediencia ni a cualquier “otro camino” a la independencia siempre que sea pacífico.

La ponencia organizativa establece que por debajo de Puigdemont, como presidente impulsor, habrá un ‘Gobierno de dirección política’ que ejercerá de núcleo duro de la formación; después un ‘Consejo de Representantes’ y también una ‘Asamblea’ en la que podrán participar todos los asociados.

Dos listas

Dos listas se han presentado para aspirar a la dirección de la Crida: una con Jordi Sànchez de presidente y el propio Morral de secretario general, y otra con Jordi Ferrés de líder y Oriol Izquierdo de número dos.

Sin embargo, fuentes de la segunda candidatura consultadas por Europa Press indican que su voluntad no es disputar el liderazgo de Sànchez, sino tener presencia en los 19 miembros que configurarán la dirección.

Se da la circunstancia de que ni Puigdemont, Sánchez ni el resto de presos y dirigentes en el extranjero que avalan la Crida podrán participar en las votaciones: el mecanismo elegido ha sido el voto presencial y se ha descartado el voto electrónico por su elevado coste.

Sin decisiones clave

Fuentes de la Crida han explicado que el sábado no se abordarán algunas de las decisiones clave de futuro, como si la Crida se presentará a las europeas y municipales, alegando que una decisión de este calado debe debatirse primero en el seno de la nueva dirección.

Otra de las decisiones que quedarán pendientes es si la Crida actuará como partido, pese a que a principios de enero se inscribió como tal en el registro de formaciones políticas del Ministerio de Interior.

De momento, la Crida funcionará como asociación, sin descartar en un futuro convertirse en partido: este segundo escenario es el que más controversia podría generar con el PDeCAT, partido de origen de varios miembros de la Crida como el propio Puigdemont.

Encaje con la Crida

Los estatutos del PDeCAT recogen que sus asociados no pueden militar en ningún otro partido ni ser cargos electos por otra formación, mientras que la Crida concluye que debe garantizar a sus asociados militar en este movimiento y a la vez “en otras entidades, asociaciones, partidos políticos o de cualquier otra naturaleza”.

Otra de las incógnitas que se vislumbran es qué pasará si la Crida decide finalmente presentarse a las europeas, dado que el PDeCAT ya ha anunciado que concurrirá en coalición con el PNV.

Últimas noticias