Independentismo en Cataluña

Torra pulsa el botón de la desobediencia y tramita las leyes suspendidas por el Constitucional

Pedro Sánchez
Quim Torra junto a Pedro Sánchez. (Foto: EFE)
Comentar

El presidente del gobierno autonómico catalán, Quim Torra, anunció en su discurso de Navidad que la primera reunión del Govern de 2019 tramitaría varias leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional tras recursos del gobierno del PP. Torra lanza este martes un nuevo desafío y se coloca al borde de la desobediencia.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, lo anunció el pasado 30 de diciembre coincidiendo con el mensaje de navidad televisado por TV3 y este martes, 8 de enero, se empezará a materializar. El Govern pulsará mañana el botón de la desobediencia con el inicio de la tramitación de distintas leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional.

En concreto, la reunión del ejecutivo catalán de este martes dará luz verde a la memoria preliminar de una futura ley ómnibus, cuyo objetivo principal es la activación de varias leyes aprobadas por el Parlament de Cataluña durante esta pasada legislatura y que el anterior gobierno del PP recurrió al Tribunal Constitucional al considerar que sobrepasaban las competencias del gobierno autonómico.

Torra ya había avanzado en su discurso de investidura que su intención era recuperar estas leyes y en el mes de julio, el Parlament aprobó, a instancias de la CUP, una moción en la que instaba al Govern a desarrollar las leyes suspendidas por el TC antes de acabar el mes de enero. Su importancia justificaba la desobediencia, aseguraba la moción.

Entre las leyes suspendidas que el Govern empezará a recuperar está la ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres, la del cambio climático, las de creación de impuestos comerciales, turísticos, de emisiones de CO2 y sobre las bebidas azucaradas y el impuesto sobre bienes y activos no productivos.

La reacción del Gobierno

Tanto el anuncio de Torra como el inicio de la desobediencia al alto tribunal por parte del actual Govern, coinciden en el tiempo con la mejora de las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat. Es por eso que, a pesar de que el Presidente Pedro Sánchez había prometido actuar si el ejecutivo de Torra se saltaba la ley o desobedecía, nada parece indicar que ahora, con los Presupuestos Generales del Estado pendientes de los votos independentistas, Moncloa vaya a castigar al Govern por saltarse la ley.

Últimas noticias