Narcotráfico

El atestado sobre la muerte de 2 narcos que ha incendiado La Línea exculpa a la Guardia Civil

Varios vecinos de la La Línea de la Concepción, en Cádiz, protagonizan gravísimos disturbios contra Guardia Civil y Policía, a los que acusan de no haber intentado salvar a dos vecinos en el mar

OKDIARIO ha tenido acceso a los datos del atestado que desmiente la versión de que los agentes dejaron morir a las víctimas mortales

Ver vídeo

Pedradas a los vehículos de la Guardia Civil, intento de asalto a las dependencias de la Policía Nacional y bomberos insultados mientras apagaban los incendios que los propios vecinos habían provocado. Durante toda una jornada la localidad gaditana de La Línea se ha parecido preocupantemente a una zona de guerra tras la muerte de dos vecinos en el mar. La violencia la desató la falsa creencia de que los agentes de la Guardia Civil no auxiliaron a las dos personas ahogadas frente a La Línea de la Concepción.

Lo ocurrido durante el lunes día 10 en La Línea de la Concepción es una situación de inseguridad inaceptable que explica muy a las claras la situación social que atraviesa el Campo de Gibraltar. Una convivencia imposible entre el millonario negocio del tráfico de drogas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y una sociedad sumida en el paro y la falta de oportunidades fue de la delincuencia.

Barricadas ardiendo en las principales vías de la localidad, pedradas, negocios arrasados por la violencia. Durante el lunes decenas de personas iban acercándose a las inmediaciones del puerto de la localidad. Se había corrido la voz de que dos vecinos habían muerto en el mar ante la inacción policial. La curiosidad se tornó en tumulto y éste en violencia. Al final de la jornada eran varios los mensajes que corrían entre los vecinos animando a atacar abiertamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a cualquiera que llevara uniforme como represalia de los fallecimientos.

Sin embargo, OKDIARIO ha tenido acceso al contenido del atestado policial que explica el detalle de lo que les sucedió a los vecinos ahogados frente a La Línea y poco o nada tiene que ver con las excusas que se han usado para atacar a policías y guardias civiles.

Lo primero es identificar a los protagonistas fallecidos. Sergio R. P., un joven de 19 años, y Ángel A. S, un hombre de 53. Ambos tenían antecedentes por delitos de narcotráfico y contrabando y se encontraban a bordo de una embarcación sin la documentación necesaria y con un motor no identificado. Se trataba de una lancha clandestina. Estos datos son importantes para entender qué hacían en el agua. Al parecer ambos se estaban ocupando de las tareas propias de abastecer de gasolina a lanchas usadas para el narcotráfico.

Los investigadores se inclinan por pensar que, antes las evidencias obtenidas, ambos fallecidos sufrieron una avería en la embarcación y que acabaron lanzándose al agua para tratar de alcanzar el espigón a nado. Ninguno de los dos lo consiguió.

Rescatados ya cadáveres

Para completar esta versión hay que sumar lo que vieron los miembros de la patrulla del puesto de La Línea que vieron la escena cerca del Puerto de la Atunara. Lo que divisaron fue una embarcación “tipo patera” vacía y a la deriva. Cuando se acercaron consiguieron divisar otra embarcación con tres tripulantes a bordo.

Es esa embarcación la que los agentes ven acercarse a dos bultos que hay en el agua y que acaban subiendo a su barco, momento en el que los guardias ven que se trata de dos cuerpos humanos.

Este relato ya debería bastar para comprender que la Guardia Civil ya descubrió fallecidos a Sergio y a Ángel y que nada pudieron hacer por salvarlos. Aun así los agentes alertaron a Servicio Marítimo, quienes practicaron maniobras de reanimación a los fallecidos en la embarcación mientras los trasladaban a puerto.

Media hora reanimándoles

Ya en tierra fueron los servicios de una ambulancia del 061 los que siguieron tratando de reanimar a los dos hombres durante 25 minutos más, hasta que a las tres de la tarde se les dio por fallecidos.

Esto fue lo que sucedió, pero el bulo que corrió por el pueblo fue que los guardias habían dejado morir a dos de los suyos. La chispa de los disturbios más graves vividos en los últimos tiempos en la zona. Tan complicadas fueron las horas posteriores al rescate de los cuerpos de los vecinos que hubo que reforzar la presencia policial con unidades de otras provincias.

Desde Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía se recuerda que estos hechos son más graves porque ha habido dos personas fallecidas en el origen de los disturbios y porque los efectos han sido muy llamativos, pero que determinado sector del Campo de Gibraltar vive en permanente enfrentamiento con las policías de la droga. La causa es obvia: atacar a aquel que pretende acabar con el medio de vida en el que para muchos se ha convertido el narcotráfico de la zona.

Lo último en España

Últimas noticias