La alcaldesa de Vic prohíbe una carpa del PP por ser «contraria a la moral y las buenas costumbres»

PP Vic
Manuel Reyes, presidente del PP de Barcelona, en una carpa informativa.

La alcaldesa independentista de Vic ha impedido al Partido Popular instalar una carpa informativa en la localidad alegando que va en contra de «la moral, las buenas costumbres ciudadanas y el orden público».

El pasado 28 de diciembre, el PP de Barcelona presentó la solicitud al Ayuntamiento de Vic para instalar una carpa del partido el próximo 22 de enero. Este lunes, según ha podido saber OKDIARIO, ha recibido la respuesta por la que se deniega la instalación.

El Ayuntamiento -en manos de Junts per Catalunya- se remite a la ordenanza de «buen gobierno, civismo, buenas costumbres y convivencia ciudadana» que regula el uso de la vía pública «y que establece que la autoridad municipal podrá autorizar o denegar discrecionalmente cualquier otra clase de uso anormal de la vía pública que no esté regulado». En concreto, hace referencia al artículo 96.3 de dicha ordenanza, que permite no autorizar licencias para actividades en la vía pública a aquellas «actividades contrarias a la moral, las buenas costumbres ciudadanas y el orden público».

Es el mismo «argumento» con el que el Consistorio denegó la semana pasada la instalación de una carpa informativa de la plataforma Escuela de Todos, que pretendía recoger firmas para que se cumpla la sentencia que obliga a impartir al menos el 25% de las clases en español en todos los colegios de Cataluña, como también informó este periódico.

Polémicas

La alcaldesa de Vic, Anna Erra, es presidenta del Consell Nacional de JxCAT y afín al ex presidente de la Generalitat fugado en Bélgica, Carles Puigdemont. La localidad es uno de los grandes bastiones del independentismo y la regidora ha sido polémica en varias ocasiones. En 2020, como diputada en el Parlament, llegó a pedir que los catalanohablantes se dirijan en catalán a personas que «por su acento o por sus rasgos» no aparenten hablar la lengua autonómica. Erra defendió que hay que «concienciar a los catalanes autóctonos que hayan nacido fuera de que hay que aprender el catalán y poner fin a la costumbre muy presente en determinadas zonas del país de hablar en castellano con cualquier persona que, por su aspecto físico o su nombre, no parezca catalana». Sus palabras provocaron las críticas de los grupos parlamentarios y Erra aseguró en las redes sociales que su intervención se había «malinterpretado».

La alcaldesa también difundió un vídeo en sus redes sociales en el que se veía cómo un coche irrumpía en la plaza de la localidad arrollando varias hileras de cruces amarillas en apoyo a los políticos presos por el referéndum ilegal, derribando decenas de ellas.

«Denunciemos enérgicamente este atentado contra la libertad de expresión en Vic. No caigamos en sus provocaciones. Seguiremos reclamando nuestra coaccionada libertad de expresión», criticó Erra.

Desde el PP aseguran que, pese a lo que consideran una «censura de la libertad política», acudirán a la localidad según lo previsto.

«No nos van a callar», afirma Manuel Reyes, presidente del PP de Barcelona. Explica que el partido lleva recorridos 10.000 kilómetros en los últimos meses por distintos puntos de la provincia «para que haya una alternativa en Cataluña». «Nuestro objetivo es recuperar la libertad en Cataluña, luchar contra el separatismo en Barcelona y conseguir entre todos que Pablo Casado sea presidente», dice Reyes en declaraciones a OKDIARIO.

Lo último en España

Últimas noticias